La curvatura de la córnea

06 julio 2020

Restar


Restar

Confinado en el sofá
me siento féretro transportado
por la climatización.
Resto el desencanto a la vida
para seguir viviendo
en esta amarga luz de verano.
Calculo las posibilidades de ser feliz
pero me pierdo entre campos de golf
paraísos fiscales
y un rifle de caricias.
Aunque creo tenerlo todo
no estoy seguro que cifras usar.
Olvido la brújula
pierdo el Norte
y vuelta a empezar:
Resto el desencanto de la vida

Etiquetas:

23 junio 2020

Literatura, política y las lentejas de mi madre

Literatura, política y las lentejas de mi madre
El escritor Sergio Ramírez ha glosado en un artículo su encuentro con el Presidente de Costa Rica Carlos Alvarado Quesada que también es escritor. Alvarado, que llegó a la presidencia en 2018 cuando contaba con 38 años de edad, tres novelas y un libro de cuentos, piensa que la literatura y la política son dos formas creativas y transformadoras que precisan de frascos separados porque, mientras que la literatura precisa de mentiras creíbles, la política debe crear verdades que aporten credibilidad al oficio de gobernar, y Alvarado continúa diciendo que si en la literatura la verdad y la ficción son solo componentes que dimensionan la obra, en la política no queda otra que la verdad sea la verdad, el espacio de la ficción no tiene cabida en la política.
Leyendo el artículo de Ramírez he recordado a mi madre cuando limpiaba las lentejas en el Barrio del Piojo de Utrillas. Las esparcía sobre la mesa de la cocina y seleccionaba las que iban a la olla mientras desechaba piedrecillas y otras impurezas. Lo hacía con muchas rapidez, ella parecía que tenía claro donde estaban las lentejas fetén. Tal vez el duro oficio del ciudadano ante el ágora de la política española tenga mucho que ver con cómo seleccionaba mis madre las lentejas y tengamos que observar las actuaciones y los discursos de nuestros representantes y separar de la acción política la verdad de la ficción y del postureo. Me temo que esa es una de las claves para conseguir un guiso rico rico y con raciones para todos.

Etiquetas:

20 junio 2020

La catarsis stripper de Penny




Hacía mucho que tenía este espectáculo pendiente pero el tiempo pasaba y los horarios de Penny no terminaban de acoplarse con los míos y así, en lugar de ir a verla a La Suite, el encuentro se produjo ayer en el nuevo local de Teatro Bicho, el penúltimo día de la Fase 3 de esta pandemia que nos había dejado sin teatro y a puntito de entrar en la nueva normalidad distópica de nuestras vidas. La espera mereció la pena cuando la función, que comenzó con veinte minutos de retraso, puso delante de mis ojos una imagen mucho mejor que la del cartel que encabeza esta crónica: Penny ya no es pelirroja de pelo largo, ahora es morena con el pelo recogido en dos moñetes galácticos, sus gafas han dejado de ser marrón de concha de una vidente de un programa nocturno de esa tele que nadie ve pero todo el mundo consume, para convertirse en dos diminutos rectángulos color pistacho que conectaban sus ojos con los míos, y en lugar de un traje de chaqueta negro como fetiche para cubrir el cuerpo, la nueva Penny me recibió con un ajustado traje de terciopelo a cubierto de una chupa de cuero, todo de negro, como el tacón alto de sus zapatos de tírame tu mirada y fíjala aquí, en esa espectacular presencia que es Penny atrapada en plástico. Y así, tras la sorpresa inicial de tantos cambios a mejor, amé a Penny a primera vista.
Penny es una striper como otros son mecánicos, electricistas o dependientas del Zara, al fin y al cabo Penny llegó hasta su profesión por uno de esos avatares que pasado el tiempo no sabes muy bien como calificar y sin embargo, lo que Penny no olvida es que en realidad lo que ella quería ser era estrella del cine que es mucho más que ser una actriz. Es algo muy parecido a lo que nos pasa a usted, improbable lector y a mí, o lo que le pasaba a los sueños del mecánico que quería ser piloto de Fórmula 1, del electricista que soñaba con ser un astronauta en el Apolo y a la dependienta de Zara que siempre quiso ser estilista de J Lo, Shakira y Beyonce. Porque el espectáculo que levanta Penny, entre el hidrogel alcohólico, las mascarillas y el fusfrish,  va de eso, de reconocer sin remilgos lo que de verdad somos para que la mala vibra inquisidora abandone nuestro cuerpo y nos deje ser, por fin liberados, lo que una vez soñamos. Conseguirlo puede parecer difícil, pero es mucho más fácil si sigues las indicaciones de Penny. Tienes que estar muy atento porque Penny es de mucho hablar y mirar a los ojos del espectador. Ella no puede contener tantas ganas de conectar con su público, de sentirse querida. Penny nos cuenta su vida porque que es imprescindible para entender cómo ha llegado a convertirse en camino y guía, por eso nos habla de las emociones que construyeron su personalidad, del día que subió al cielo de la licra y del día que bajo al infierno del folclor. A mí, en ese entregarse, me recordó al monólogo de La Agrado de la película Todo sobre mi madre de Almodóvar, y a ese maravilloso momento en el que con tan solo desabrocharse un botón de su rebeca consigue que un personaje común y de diario se convierta en toda una brillante ráfaga de humor y buen corazón, las mismas herramientas que usa Penny para meterse al público entre la piel y la cinta de su tanga.
Me gusta imaginarme a la actriz Inma Chopo dando cuerpo de escritura al personaje de Penny entre los pases del mítico Cabaret El Plata en El Tubo de Zaragoza y las clases de danza del vientre porque, para la construcción de un personaje como Penny, además de la fluidez, el desparpajo en la expresión hablada y ese desenvolverse con el público, se precisa de una coreografía corporal donde la pose, el gesto y el ademán transiten entre la contención (o no) y la provocación sensual para salvar con éxito la gran dificultad de que un personaje como Penny, a la que adoras desde el primer segundo del espectáculo, tenga la capacidad de erotizar la sala con elegancia. Ese salto es definitivo para armar el éxito de la función y sin embargo, una vez que Penny ha alcanzado esa cota y ya es la dueña de nuestros corazones, ay, se produce ese momento que tan poco me gusta de subir al público al lugar de los sueños, tal vez funcione en ambientes más nocturnos y canallas o a otras horas, no lo sé, pero a mí, esa relación de la que ya era mi diosa Penny con los mortales que han pagado una entrada no termina de gustarme. Pero olviden de inmediato esta manía personal que no puede ocultar todo mi agradecimiento a Penny, y cómo consiguió la catarsis de descubrir que si somos capaces de sacar hacia afuera el soñador que tenemos dentro, la vida stripper que nos ha tocado vivir se lleva mucho mejor.
No se pierdan la próxima sesión de las historias de Penny el viernes 26 de junio en el Teatro Bicho de Zaragoza.




Etiquetas: , , , , ,

29 mayo 2020

Krugman: Comercio y Geografía del Nobel al Covid 19



El catedrático de Economía Financiera y Contabilidad Luis Ferruz ha formado un grupo de análisis y debate en Facebook al que me invitó a participar para glosar las contribuciones que hizo Krugman para alcanzar el Premio Nobel de 2008. Nada más aceptar la propuesta recordé aquellos días en los que comencé a hojear el suplemento dominical color salmón de El País y me detenía en el artículo de Krugman. En realidad lo hacía por el placer de la narración porque muchas veces no entendía muy bien de que iba todo aquello, un poco como me pasa ahora y que hace que esta reseña empiece muy mal, porque ahorita mismo no tengo ni idea de . por qué le habían dado el Nobel a Krugman en el año 2008.

La imagen más popular del economista tiene que ver con su confesión de sentirse keynesiano y su apasionado enfrentamiento con las leyes neoliberales, de hecho, como escribe Estefanía, su último libro titulado “Contra los Zombis” expone un buen número de ideas neoliberales que se deberían desterrar de la realidad, pero que se niegan a morir y siguen haciendo mucho daño. Son “las ideas zombis que van dando tumbos, arrastrando los pies y devorando el cerebro de los ciudadanos, pese a haber sido refutadas por las pruebas.” “Krugman dice que la más persistente de estas ideas tiene que ver con los impuestos: la insistencia en que gravar a los ricos es destructiva para la economía en su conjunto y que las rebajas fiscales a las rentas altas dará lugar a un crecimiento económico milagroso.”

El profesor Escribano Francés se alegraba en noviembre del 2008 de la concesión del Nobel a Krugman porque, además de poner de relieve el espíritu keynesiano y su interesante capacidad teórica, se premiaba a un gran divulgador. Por su parte el profesor García Verdugo añadía el valor de la intuición de Krugman a la hora de tomar ideas poco formalizadas de otros autores para hacerlas más tangibles. En ese sentido, López Cabia afirma que la gran aportación de Krugman al mundo de la economía fueron sus trabajos en el campo del comercio internacional y las relaciones que establece entre geografía y economía y como, mientras las teorías clásicas del comercio internacional hacían hincapié en que eran los factores productivos como la tierra, el trabajo y el capital los que facilitaban la especialización de los diferentes países en aquello que los hacían más eficaces, de manera que en el mercado todo el mundo salía ganando con el intercambio internacional, Krugman rompió esa tesis con una “nueva teoría comercial” que demostraba como el comercio se producía “entre productos del mismo tipo y entre países del norte”, y por lo tanto los “beneficiados del comercio son las economías más industrializadas.”

El profesor Escribano Francés resalta la importancia en este nuevo marco del concepto de “Economías de escala” en la que los costes de producción se reducen por un aumento de la misma gracias a la reducción del coste de fabricación unitario. De esta manera las empresas se reducen y la competencia se genera en unos mercados imperfectos mediante oligopolios internacionales con empresas que colonizan un bien determinado hasta conseguir que la competencia no sea entre estados, sino entre esas empresas que, cada vez más grandes y muy integradas en el comercio mundial, terminan siendo predominantes. En este tipo de economía la escala y el espacio son importantes e influyen en los motivos por los que los países comercian más allá de las ventajas absolutas de vender lo que uno hace mejor y comprar lo que uno hace peor. En ese sentido, Krugman defiende la necesidad de detectar un sector estratégico de la economía para que sea apoyado por el estado y sin embargo, subraya en profesor Escribano Francés, las suspicacias con esta tesis tiene que ver con la implantación práctica dentro de una economía política que precisa definir con claridad y objetividad qué industria es estratégica y cuáles no, para implementar ayudas estatales de manera transparente y sin motivaciones perversas.

García Verdugo subraya la incoporación que Krugman hace del espacio como factor económico a la importante reducción de costes en los transportes que favorece las transformación de los países que si en el pasado  eran puntos económicos con diferentes características pero sin aludir a cuestiones espaciales de espacios regionales porque no se consideraban más allá de cuestiones descriptivas. Las teorías de Krugman añaden factores como la historia de saber quién llega antes y por lo tanto quien hace antes las explotaciones planteando una realidad más próxima a lo que sucede mediante el concepto de desigualdades regionales, grandes concentraciones y la importancia de entender que cuando en un país se produce un desarrollo económico no se reparten los efectos por igual, con un coste social de las zonas que se quedan por detrás.

La Fundación Nobel anunció el premio con un comunicado en el que se recordaba que si bien el comercio y la geografía siempre habían sido cuestiones clave para el debate económico, Krugman las había reformulado para responder a preguntas como: "¿Cuáles son los efectos del libre mercado y de la globalización?“ Krugman parece contestar a esa pregunta en un artículo publicado por el FMI en 2016 cuando afirma que aunque el comercio tiene más beneficios que efectos negativos, el proceso globalizador se encuentra “sitiado” por los populismos políticos de izquierda y derecha para sostener que los perdedores del comercio internacional no parecían numerosos, en gran parte porque ese flujo comercial era intraindustrial y entre países similares y, por lo tanto, con efectos mínimos en la distribución de ingresos. Sin embargo, la evolución histórica ha sido muy diferente porque la caída de los costes del transporte y la revolución de los países en desarrollo han provocado un creciente comercio Norte-Sur “entre países con niveles de desarrollo muy diferente” Esa polarización, defiende Krugman, tiene un efecto muy importante sobre el empleo industrial y la distribución de los ingresos entre asalariados y capital. De manera que exportaciones chinas desplazan a trabajadores norteamericanos del sector industrial. De esta manera el proceso globalizador ha cambiado la distribución de la renta en el mundo y a Krugman le sorprende que “la reacción haya tardado tanto en llegar y que sus efectos sean tan comedidos” Su solución huye de las propuestas Trump y otros populistas que buscan una guerra comercial, para él la solución es retocar el comercio internacional con una reducción de su importancia y detener el proceso liberalizador “tan fuerte y rápido como el que se ha perseguido desde 1990” y yo me pregunto ¿es posible que estás propuestas de Krugman en el año 2016 se vean favorecidas por la era post pandemia Covid-19?

La segunda pregunta que lanzaba la Fundación Nobel con el anuncio del premio para Krugman contenía aspectos económicos y de geografía humana ¿Cuáles son las fuerzas impulsoras detrás de la urbanización mundial? Siguiendo la pista de la pregunta llegué hasta Japón como un buen ejemplo de cómo un área geográfica resume la preocupación de Krugman por trazar líneas históricas que expliquen regiones en las que se acumulen industrias y modifiquen la urbanización mundial.

La política aislacionista de la época Tokugawa (1615-1868) impulsó en Japón una industria artesanal que se localizaba en las principales ciudades meridionales y en las regiones donde el crudo invierno no permitía tareas agrícolas y por lo tanto la mano de obra era abundante. Esta industria incipiente abastecía la demanda de los principales núcleos de población.

Durante era Meiji (1968-1912) el país comenzó la occidentalización con una industria económica que se expandió rápidamente gracias a los avances tecnológicos occidentales, a las grandes inversiones privadas estimuladas por la Primera Guerra Mundial y a una cuidadosa planificación económica que aupó a Japón como una de las principales naciones industriales.

El carácter original a la política industrial del Japón fue acelerar el proceso de reconversión de los sectores en declive hacia las nuevas tecnologías como la informática, telecomunicaciones, nuevos materiales y biotecnología.

Todas esta trayectoria económica nos permite trazar una línea histórica que tiene su origen en los zaibatsu de la Edad Media y que llega hasta los nuevos zaibatsu de empresas modernas financieras y plenamente capitalistas que, con un carácter menos familiar, tienen una política expansiva agresiva para racionalizar la producción desde las familias a las sociedades anónimas y que actualmente dominan la economía japonesa: Toyota, Nissan, Hitachi, Toshiba, Nec, Mitsubhisi.

Este desarrollo industrial se ve reflejado en la ocupación del espacio geográfico con gran importancia del fenómeno urbano como una de las características de Japón cuyas ciudades tuvieron su origen en el periodo feudal de artesanos, comerciantes y mercados surgidos junto a un puerto marítimo o en el interior hasta conforma la megalópolis japonesa de Tokaido como la aglomeración urbana de mayores dimensiones del mundo: Un largo eje de 1200 Km entre Tokyo y Fukuoka donde se concentra el 75% de la población del país. El inicio de esta megalópolis se encuentra en el siglo XVII cuando el principal eje de comunicación pasaba por Tokyo y Kyoto hasta que el siglo XX la región se vio reforzada por el rápido proceso de industrialización y equipamiento ampliando su área de influencia hacia el sur.

La megalópolis japonesa es donde se instalan la mayor parte de los centros industriales y grandes empresas que se benefician de una densa red de transportes y que sin duda es el rasgo más sobresaliente de la geografía urbana japonesa.

La geografía y la historia explican el actual desequilibrio demográfico regional que tradicionalmente se había instalado en las llanuras arroceras y por ello cuna de la civilización japonesa. La industrialización reforzó esa situación hasta convertirla en una de las mayores y más espectaculares concentraciones del planeta, desde el punto de vista demográfico y económico.

Para terminar tenemos que regresar a Krugman y retomar las dos preguntas básicas que se le lanzaron en el documento que anunciaba el Nobel de Krugman: ¿Cuáles son las fuerzas impulsoras detrás de la urbanización mundial? ¿Cuáles son los efectos del libre mercado y de la globalización? Tal vez sería interesante situar esas preguntas en el marco de la actual crisis generada por la Covid 19 y recuperar el pensamiento de Brando Milanovic cuando abre la puerta para repensar “las cadenas de valor a escala mundial creadas sobre la premisa de una mercado mundial sin suturas” y si esas cadenas ¿se van a restaurar o por el contrario van a aumentar las barreras para circular entre países? ¿lo harán de una manera diferente o simplemente desaparecerán? En ese sentido, Mónica de Bolle ya está viendo como muchos países “intentan lograr cierta autosuficiencia en la producción” de ciertos “bienes como parte de una estrategia de defensa nacional”, entonces ¿nos enfrentamos a un mundo posterior a la pandemia más proteccionista? ¿se pondrá de moda esa teoría que le dio el Premio Nobel a Krugman sobre el apoyo del estado a los sectores declarados estratégicos?

Ya ve, improbable lector, este acercamiento a Krugman nos deja varias preguntas a las que usted puede responder, dedicarse a reflexionar o buscar  qué piensan los que dirigen o aspiran a hacerlo la realidad económica, política y social. Tal vez ese sea el mejor ejercicio que puede hacer un ciudadano para defender la democracia.

Fuentes

Azcárate Luxán, Blanca y otros. Grandes Regiones de la Tierra. Naturaleza y Sociedades. UNED. Madrid. 2016: 202-208.

De Bolle, Mónica. “El arriesgado freno de la globalización “ El País. https://elpais.com/especiales/2020/coronavirus-covid-19/predicciones/el-arriesgado-freno-de-la-globalizacion/. 3 May 2020.

El Economista. “Paul Krugman: "Lo raro es que la reacción contra la globalización haya tardado tanto" El Economista. https://www.eleconomista.es/economia/noticias/8046184/12/16/Paul-Krugman-Lo-raro-es-que-la-reaccion-contra-la-globalizacion-haya-tardado-tanto.html. 23 Dic 2016

Escribano Francés y García Verdugo. “Aportaciones teóricas de Paul Krugman, Premio Nobel de Economía 2008” Canal Uned. https://canal.uned.es/video/5a6f142fb1111fd7548b544d 13 Nov 2008

Estefanía, Joaquín. “Keynes explicado a los zombis” Tinta Libre. https://www.infolibre.es/noticias/tintalibre/2020/04/03/keynes_explicado_los_zombis_105551_1042.html. 11 Abr 2020.

Europa Press. “Crónica Nobel.- Paul Krugman obtiene el Nobel de Economía por sus teorías sobre comercio y geografía económica “https://www.europapress.es/internacional/noticia-cronica-nobel-paul-krugman-obtiene-nobel-economia-teorias-comercio-geografia-economica-20081013144244.html. 13 Oct 2008

Milanovic, Branko. “El largo invierno del capitalismo “ El País. https://elpais.com/especiales/2020/coronavirus-covid-19/predicciones/el-largo-invierno-del-capitalismo/. 3 May 2020.

López Cabia, David. “Paul Krugman”. Economipedia. https://economipedia.com/definiciones/paul-krugman.html. [última consulta] 01 May 2020

Etiquetas: ,

27 mayo 2020

El hiriente decorado


La vida es un guión de insoportables jornadas de trabajo

que los parlanchines, esos escudos humanos de encopetadas razones,

desordenan entre revolcones y desconcierto

para cavar trincheras con un velo de alacrán.



La pena más negra, como protocolo de agua clara y calvario,

espera el dulce rumor de un milagro que no llega

y los desfavorecidos, asomados a  la baranda de los sueños,

observan como corre el mal.



Las tripas, que todavía buscan certezas entre astas y caos,

han perdido el miedo al vómito de palabras degolladas

mientras los muertos, olvidados en los aledaños de la realidad,

tan solo son el hiriente decorado de esta oscuridad.

Etiquetas:

22 mayo 2020

Salgo al balcón






Las antenas clavan el espículo radioeléctrico

sobre la conciencia de las tejas rojas que

como milagro de lo cotidiano

se destiñen

se entregan

se infectan con la programación audiovisual que rearma milagros.



Mis dedos buscan la humedad innegable

de la colada semanal centrifugada en prime time

tras un listado de alarmas que confunde

lo cotidiano

lo virtual

lo que se puede cambiar con el electroimán del aprendizaje.



La pinza bicolor de la suerte me recuerda el menú del display

cuando las sábanas blancas goteaban al sol

y el mundo se resumía en una calle

un usuario

una contraseña

un localizador de emergencias y mucho amor. Amor de madre.



La vida sin las camisetas chillonas del Decathlon era más sencilla

sin milagros cotidianos que colgar en las redes sociales

donde cada día rearmo

una familia innegable

una vivienda genuina

y una libertad para malgastar.



¿Qué cambiará el día que no salga al balcón?

Etiquetas:

21 mayo 2020

Los otros no pueden entender

Los otros no pueden entender al paso que vamos.
Sabemos que el amor es un lento discurrir,
un diálogo extraño
el goteo de ejemplos
y una rutina como piedras.
La suma tibia apila milagros,
decisiones, costumbres
y discusiones devastadoras
mientras las conversaciones, como lúdicas intuiciones,
reparan los fatídicos accidentes.
Si, lo sabemos, aunque hayamos llegado
hay que seguir andando hacia la desgracia,
hacia el desastre que marca los cambios
y las condiciones. Y sin embargo
los encuentros son fundamentales.
Entre el paso a paso hacia el cruce de caminos
hay nimiedades que se pueden cambiar,
días de crianza como relámpagos,
pequeños muros o una vida de lucidez
que los otros no pueden entender.

Etiquetas: