La curvatura de la córnea

07 julio 2009

Día de perros, una novela de David Jasso


Un corro de niños se enfrentaba a la tarea de crear una historia. David Jasso era el catalizador de las ideas de los zagales, el orfebre que pule ensoñaciones, miedos y algunas tramas descabelladas. La idea me pareció fabulosa: Los niños elegían personajes, los bautizaban y poco a poco urdían una historia que terminó con final feliz, un ejercicio que, además de poner en forma la imaginación, les obligaba constantemente a elegir, en cada cruce una elección y por lo tanto una renuncia.
Meses más tarde, en la presentación del libro “Al final del pasillo”, algunos de los autores que conforman este libro de relatos intentaban tasar que tanto por ciento de literatura de terror recorría las líneas de la antología citada. En medio del debate surgió la voz de Ángel Gracia para afirmar que le daba un poco de vergüenza hablar de literatura de terror cuando entre el público se encontraba David Jasso, al que tildó como el mejor escritor aragonés del género.
Ya no había dudas, las pistas para adentrarme en alguno de los libros de Jasso eran más que evidentes pero aún esperé hasta que todas las alarmas se dispararon cuando lo encontré firmando ejemplares durante la última feria del libro y compré “Día de perros”
El autor me preguntó, mientras rubricaba un ejemplar, si era aficionado a la literatura de terror, le dije que no, que no había leído mucho en ese terreno, él sonrió y afirmó «Pues mejor, porque en esta novela he abandonado el género terrorífico, a lo sumo encontrarás suspense e intriga»


La normalidad de los cotidiano esta suspendida de un ligero hilo, un cable que no podemos controlar, una casualidad, la idea disparatada de un adolescente, el azar desbocado, cualquier cosa puede convertir la tranquilidad de nuestros días en una pesadilla, es algo de lo que no somos conscientes y tal vez por eso, nuestras reacciones son imprevisibles. Esa es la fuerza de la que se nutre “Día de perros”, de cómo el más caluroso día de verano se puede transformar en una persecución a través de la frescura en el lenguaje y el perfecto dominio de los tiempos para que pasar una hoja tras otra sea una necesidad. Los cambios en la voz del narrador provocan pausadas reflexiones sobre la actualidad más rabiosa, o intrépidas carreras por las calles de una Zaragoza reconocible pero instalada en un futuro muy cercano. Ese juego de lo que esta por venir es utilizado por el autor con la ironía propia de los tipos con el ingenio suficiente para pensar en títulos de canciones eurofestivaleras, campañas publicitarias o la moda, aún por venir, del vaquero con micro peto lateral.
David Jasso maneja a la perfección los hilos con los que mueve a sus personajes, esa pandilla que todos hemos tenido con sus juegos de poder y las chispas adolescentes del amor sin aditamentos, colorantes o conservantes, el matrimonio de mediana edad en busca del difícil equilibro emocional y el chico malo. Estereotipos que a la postre no lo son tanto y a los que terminamos por querer. Seres humanos atrapados en comportamientos erróneos que comprendemos, y hasta justificamos. Compañeros de fatigas que verbalizan aquellos sueños que tuvimos y que ya no serán.
Las páginas del libro están trufadas constantemente por términos y situaciones marcadas por la tecnología como hábitat natural donde se mueven los urbanitas que pueblan esta novela. Los capítulos se unen unos a otros con ritmo cinematográfico, la acción siempre hacía adelante, el pulso del texto aumenta página a página, la velocidad de la lectura es trepidante hasta llegar al punto de no retorno cuando la tensión crece y crece y se hace irresistible. Y si te parece poco, el autor se descuelga con una desternillante nota para la segunda edición que, hazme caso, solo deberías leer una vez terminada la novela.
En “Día de perros” encontraras suspense, el aroma de la amistad, el dolor del primer amor y el miedo a lo inesperado. Una excelente lectura para estos días de calor, el complemento imprescindible para la toalla, la sombrilla y la crema solar. Y recuerda que cualquiera puede tener un día de perros.

Etiquetas: , ,

4 Comments:

At 07 julio, 2009 17:11, Blogger Octavio Gómez Milián said...

Una reseña muy interesante, man. Un abrazo
o.

 
At 07 julio, 2009 21:22, Blogger David Jasso said...

Javier, muchas gracias por tu reseña. No es que la novela sea buena, es que tú eres un excelente lector.

Un abrazo

 
At 10 julio, 2009 11:04, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Octavio.

Ah´´i dando ´´animos.

Salu2 c´´orneos.

 
At 10 julio, 2009 11:05, Blogger Javier López Clemente said...

HOla David y bienvenido a esta bit´´acora

Lo de excelente lector jejeje en fin, aprendiendo, siempre aprendiendo.

Salu2 C´´orneos.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home