La curvatura de la córnea

03 abril 2009

Al final del pasillo


El quiosquero de la calle Doctor Iranzo esquina Batalla de Lepanto mercadeaba con sospechosas bolsas de deporte que siempre repartía entre los mismos clientes: El mecánico del taller de la esquina, el camarero del bar Arizona y un señor con un traje muy caro para el barrio de Las Fuentes que aparcaba en doble fila un BMW metalizado, recogía el botín y se escabullía pisando zapatilla.
Una tarde, cuando el mecánico me había anunciado la defunción de mi Seat Ritmo, el trajeado y el barman aparecieron en el taller de la esquina con sendas bolsas de deporte. Los tres traficantes hicieron un círculo y ejecutaron una engrasada coreografía que me pareció mil veces repetida: El mecánico entregó una bolsa de deporte al tipo del coche, que a su vez cedió la suya al camarero, que hizo lo propio con el mecánico. El círculo se cerró y los dos visitantes se largaron sin mediar palabra. El mecánico introdujo la mano en la bolsa que le había tocado en suerte, rebuscó entre un montón de sobados libritos y eligió un ejemplar en cuya portada se veía a un vaquero que desenfundaba su revólver nacarado. Unas letras rojas anunciaban título y autor: Arizona de Marcial LaFuente Estefanía.
“Al final del pasillo” es una colección de relatos seleccionados por Octavio Gómez Milián y editados por Comuniter en la recién inaugurada colección “Voces de Margot”. Un libro que nace con vocación de cultivar la literatura de género. “Terror, ciencia ficción y literatura pulp en Aragón” El término pulp proviene de las novelas o tebeos manufacturados con papel de de baja calidad, dudosa calidad literaria y en las que se destilaban historias de suspense, acción y fantasía, y que Tarantino convirtió en paradigma del cine con la aclamada película “Pulp Fiction”. De una manera instintiva, y sin ningún tipo de criterio academicista, relacioné aquellas publicaciones anglosajonas con las tradicionales novelas del Oeste que había visto trasegar por el barrio y en los vestuarios de varías factorías zaragozanas.
Con estas premisas personales, y antes de abrir las páginas del libro, me encontré con una aparente contradicción entre el uso del término “pulp” (tal y como yo lo entiendo) y el peso específico que suman la nómina de autores que completan esta antología de cuentos: Ángel Gracia, Daniel Gascón, Eva Puyó, Ignacio Escuín, Juan Luís Saldaña, Magdalena Lasala, Manuel Vilas, María Frisa, Miguel Serrano, Óscar Sipán y Patricia Estaban Erles. Una interesante lista dónde la transversalidad de estilos y edades se pone al servicio de la literatura de género. Cada uno de los once autores ha utilizado un personalísimo filtro literario para concebir once relatos que nos muestran diferentes facetas del terror y la ciencia ficción.
1 La manía generalizada de volver una y otra vez sobre las mismas ideas, esa obsesión tan de viejos, o de jóvenes, redundar una y mil veces las mismas historias para, tras caer envueltos en la monotonía de la repetición, hablar de multitud de asuntos como el cansancio de la pantomima del Gran Hermano, la deleitación cibernética de los placeres, la gerontofilia y el instinto autodestructivo como preámbulo a la propia muerte. La ciencia ficción esta aquí, entre nosotros. 2 Siempre existe la posibilidad de que la parrilla televisiva sea el reflejo de los que la producen. La vida a veces regala la posibilidad de convertirte en un asesino, sólo tienes que llegar a siguiente curva. 3 El miedo cotidiano cruzó por la pasarela que salva el cauce del río Ebro. 4 Una conferencia sobre el miedo o la exégesis del miedo no se elige, “o lo tienes o no lo tienes” Se precavido, tus miedos sobre la nunca, mira a tus espaldas porque quizás te ha llegado la hora. 5 La obsesión por los espacios cerrados, contenedores de hombres que son seleccionados por los caprichos de la fuerza mecánica de los fluidos, la hidráulica de la agonía. 6 ¿Quién no ha barajado la posibilidad de saltar las tapias de un cementerio? 7 “Algún día lo conseguiré, conseguiré vincular dialécticamente la existencia del demonio a la revolución, a la izquierda revolucionaria” 8 No te mires al espejo, toda precaución es poca. 9 Planta un olivo para darle sentido a la vida. 10 Mira bien a tu alrededor porque el mundo esta lleno de micromalajes: “Los oigo copular a todas horas, tras la pared de mi habitación. Quizás debí emparedarlos por separado” 11 Selecciona tus compras porque en el joyero de la bisutería guardas piedras que vaya usted a saber.
“Al final del pasillo” es una exquisita edición que empieza por el sugerente trabajo gráfico de Álvaro Ortiz y Víctor Montalbán para la portada, Emilio Cebrián para la contraportada y Octavio Gómez Milián en esa ardua labor del editor en busca de los autores, convencerles de lo apropiado de esta antología y conseguir que una editorial especializada en libros de historia abra una nueva puerta que da acceso al final del pasillo.

Etiquetas: , ,

10 Comments:

At 03 abril, 2009 08:06, Blogger AUTOR DE LA PIEDRA HABBAASSI said...

Si te gusta la literatura sobre ciencia ficción no te pierdas la última novela de Juan M. de la Serna titulado LA PIEDRA HABBAASSI que podrás adquirir a través de Amazon cuyo resumen es "Un descubrimiento casual sobre una cultura ancestral en Perú, los “Paracas”, es el origen de un interesante relato de viajes que conducirá al protagonista por tres continentes, a lugares llenos de encanto donde tendrá que hacer frente a las dificultades que irán surgiendo, a la vez sigue un camino de descubrimiento personal con numerosas experiencias que le conducirán a un crecimiento interior más allá de su imaginación. Una novela que mezcla a partes iguales información sobre los últimos descubrimientos científicos en neuroanatomía y psicología, con la tradición milenaria de pueblos desaparecidos."

 
At 03 abril, 2009 12:08, Blogger entrenomadas said...

A ver voy por partes.
Mañana compro el libro, tengo pensado llevármelo estos días de descanso con mucho pasillo.

Javier, con ese cumpleaños feliz tan jovial no hace falta hacerse un lifting ni nada parecido.
Se lo paso ahora mismo a la reinona Miñana.
He intentado subirlo y se me queda colgado. Debe estar como yo, de viernes tontarras.

Un abrazo,

Marta

 
At 03 abril, 2009 13:20, Blogger Octavio Gómez Milián said...

Man, muchas gracias por pasarte y por tus palabras. Un abrazo fuerte
o.

 
At 04 abril, 2009 15:08, Blogger pepe montero said...

Ronchas, me ha levantado ese video.
Es clavadito al que tenía pensado para la Casa de Zitas, pero bueno, inventaremos otro.
Gran crónica, monsieur, y con seguridad, no hacen falta quites.

Ne me quite pas.

 
At 05 abril, 2009 10:16, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Juan y bienvenido a esta bitácora dónde no cobramos por las cuñas publicitarias ;-)

Salu2 Córneos

 
At 05 abril, 2009 10:17, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Marta.

Descanso con pasillo, libro y butaca. Eso me recuerda los veranos en casa de mi hermana.
¡Que el descanso sea terrorífico!
ajajajajajaja

Salu2 córneos

 
At 05 abril, 2009 10:19, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Octavio.

En esa bitácora admiramos a todos aquellos que generan eventos interesantes, y esta nueva línea de Comuniter tiene buena pinta, suerte y ya estamos esperando la segunda entrega de "voces de margot"

Salu2 Córneos y un abrazo.

 
At 05 abril, 2009 10:21, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Pepe
jajajja
No te preocupes, te voy a ofrecer otras imágenes, seguro que te gustan.

Algunos pipiolos siempre estamos atentos a los lances de los diestros consagrados, y nos gusta vernos observados, sin necesidad de quites ;-)

Salu2 Córneos.

 
At 05 abril, 2009 22:00, Anonymous Anónimo said...

Salvo dos o tres cuentos, el libro es mediocre, bastante mediocre. Igual que los integrantes de Casa de Zitas. Son mediocres, bastante mediocres. Lo siento.
Enrique

 
At 05 abril, 2009 23:06, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Enrique y bienvenido a esta bitácora.

No deberías disculparte por expresar tus opiniones, sin embargo, me gustaría que las acompañases, tus opiniones, de algún tipo de argumentación, es la mejor manera de enriquecer, ya sabes de Enrique jejejeje(un chiste malo nunca viene mal), de enriquecer el debate, así aprendemos todos.

Además tengo que recordarte que en esta entrada se habla de "Al final del pasillo" por lo tanto me parece una buena aportación que digas lo que piensas, me gusta y me halaga que lo hagas en este foro pero, en lo tocante a personas, así en genérico y sin mediar obra literaria o de otra índole artística, te rogaría no hicieses juicios de valor o calidad.

Espero que entiendas mi postura como anfitrión de este lugar al que espero vuelvas con asiduidad y con toda la libertad.

Salu2 Córneos

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home