La curvatura de la córnea

17 septiembre 2016

La Asamblea de mujeres: Entre la reivindicación de Echanove y la mofa de Aristófanes




La guerra del Peloponeso (431-404 a. C.) fue un enfrentamiento provocado por el temor de los espartanos al crecimiento de sus vecinos los atenienses. Esparta gana la guerra y deja desolados los campos del Ática, de manera que muchos campesinos se vieron obligados a emigrar a la ciudad de Atenas por lo que se rompió el equilibrio que se había conseguido entre la ciudad y el campo. La peste asoló Atenas propició el hundimiento moral de la población, se impuso un régimen oligárquico y el espíritu cívico que venía floreciendo en la ciudad decayó de forma evidente para decantarse, en palabras de Espelosín, “por elementos individualistas que buscaban el beneficio y la salvación personal en prejuicio de los intereses públicos.”
Esta profunda crisis moral y política se ve perfectamente reflejada en la comedia de la época cuyo autor principal es Aristófanes quien consideraba corruptos y miserables a los líderes políticos, y utilizó la parodia, la obscenidad y un lenguaje innovador para mostrar la gravedad de la situación de la ciudad de Atenas y la necesidad de encontrar una solución inmediata a los problemas.
En esta tesitura Aristófanes escribe su “Asamblea de mujeres” una comedia que sirve de espejo para la actualidad porque cuando en ella nos miramos, nos encontramos con los mismos chupópteros y mangantes que la obra denuncia. Esta fase de la obra es recibida por el público entre el asombro y el jolgorio por aquello de que si, la historia con dos mil años de por medio se vuelve a repetir, pero ay! conforme avanza la comedia descubrimos las verdaderas intenciones de Aristófanes que sí, es cierto que denuncia la corrupción pero, a poco que rascas, encuentras que las nuevas proposiciones para solucionar los problemas de Atenas, esas soluciones que tanto nos suenan porque las hemos escuchado en los medios de comunicación como una nueva ola regeneracionista, al final, junto a las mujeres que las proponen, se convierten en chascarrillo y mofa. No olvidemos que las mujeres atenienses del siglo V a.C. es un colectivo marginado de la vida política y social
Y es precisamente ese desfase en los mensajes el que determina la intensidad interpretativa de la obra. Mientras la comedia transcurre entre mofas por las cuestiones económicas, sociales y políticas la función va viento en popa, sin embargo el viento amaina cuando llega la segunda parte y queda desvelada la intención final del autor que no es otra que dejar en ridículo a ese hipotético gobierno de las mujeres y, por lo tanto, dejar en agua de borrajas todo el ímpetu de cambio.
Y a mí me parece que ese es el motivo para que Echanove, como director de la función, haya buscado una salida más airosa a la representación y añada, a modo de chirigota, el grito que a los ciudadanos de este bendito país nos queda por cantarles a los dirigentes políticos: ¡¡Que nos devuelvan las ruinas!!
Esas ruinas morales y económicas que nos están dejando con el culo al aire.
De esta manera podemos situar a cada uno en su sitio, mientras Echanove subraya la pimienta de los conflictos actuales, Aristófanes nos muestra su verdadera cara, la cara de un tipo conservador y tradicional, algo así como lo que ocurrió en las últimas elecciones en España que parecían traer vientos de cambio pero a la hora de la verdad democrática de las urnas todo se quedó en aquello que decía Felipito Takatún en el televisivo “Un, dos, tres responda otra vez” de los años setenta: Yo sigo.

La función también sigue durante todo este fin de semana en el Teatro Principal de Zaragoza.



Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home