La curvatura de la córnea

16 diciembre 2011

Teatro Indigesto y Luna de Arena peresentan: desnudos

El Teatro del Mercado de Zaragoza acoge este fin de semana “Desnudos”, una producción a cargo de las compañías Luna de Arena y Teatro Indigesto.

“Desnudos” fue escrita por Joan Casas en 1990. Tras obtener el premio Ignasi Iglesies fue editada por el Institut del Teatre en 1992 y estrenada en Barcelona al año siguiente por el Centre Dramatic de la Generalitat. Ha sido traducida a diversas lenguas y, en 1995, el director Kiril Serebrenikov dirigió una versión para un telefilm que ha sido visionado en diversos canales de televisión europeos y americanos.

“Desnudos”, según su autor, es una historia sobre la verdad y la mentira, o el amor y el desamor. Un juego de sentimientos opuestos que tienen como objetivo emocionar a los espectadores. El director de la obra, Félix Martín, subraya que “Desnudos” presenta momentos y pasajes muy fáciles de reconocer por el espectador y que facilitan la integración del mismo en el desarrollo de la trama. J. J. Sánchez, uno de los actores, sugiere la importancia de este trabajo para la compañía Teatro Indigesto, por el cambio de registro que supone pasar del clown o la improvisación, a un trabajo que reclama emociones y busca conmover al público.

Una primera aproximación a “Desnudos” puede llevarnos a pensar en un esquema tradicional de presentación, nudo y desenlace. Eso seria un error. La gran virtud de esta obra radica en que las tres escenas que la componen conforman tres nudos diferentes. Y por ahí, por el nudo, puede venir la primera posibilidad de despistarse.

El título original de la obra en catalán es “Nus”, un término que contiene dos significados a la vez: Nudo y desnudo. En su traducción al castellano como “Desnudo” se pierde parte de la esencia original porque, aunque se trate tanto el desnudo psicológico como el físico, la fuerza y la originalidad de la historia radican en la presentación de tres nudos, tres historias diferentes que, a su vez, mantienen ciertos nexos de unión, hilvanes de una misma y única dramaturgia con algunos objetos y situaciones que ayudan a crear una sensación de historia circular. Tres nudos con precedentes y desenlaces que a veces conocemos, otras imaginamos e incluso, algunos de ellos, los vemos pasar ante nuestras retinas.

El tiempo, en esta arquitectura argumental, conforma tres planos diferentes y adquiere una importancia capital. Es el tiempo, “seis años y poco más”, quien ha modelado la vida de los personajes de una manera inexorable, y determina en cada uno de ellos, el grado de erosión del amor, un fenómeno bien conocido por cualquiera que haya pasado por el trance del enamoramiento.

Y ahora sí. La importancia de los desnudos físicos en “Desnudos” es vital. Cada uno de los desnudos califica el tipo de nudo que une a los personajes. ¿Alguna vez has pensado que la forma de desnudarte ante tu pareja, y viceversa, determina el estado en el que se encuentra esa relación? Hay quienes están dispuestos a desnudarse desde su propia libertad pero, cuando menos te lo esperas, la libertad se esfuma y entonces a la vista solo queda la desnudez de un grave problema.

“Desnudos” puede ser representada hasta por seis actores, dos por cada una de las escenas. Los componentes de Teatro Indigesto han optado porque sea una sola pareja quien nos cuente la historia, una pareja que cambiará en cada pase: Alberto Salvador y Laura Tejero y la otra, la que estrenó en el día de ayer, J. J. Sánchez y Encarni Corrales.

La opción de que cada pase este a cargo de una pareja de actores es una decisión valiente que conlleva riesgos creativos y de construcción de los personajes. Porque los actores, sus cuerpos, vestuarios y voces se añaden a los hilvanes, de los que ya te hablé por ahí arriba, como elementos integradores que persiguen una unidad dramática entre las tres escenas representadas. Sin embargo, los actores tienen que buscar los matices que marquen la diferencia en la percepción del espectador con respecto a los tres nudos-desnudos. En esa búsqueda radicará el éxito de la función. El actor tiene que sobrevolar con su creatividad sobre los elementos unificadores, elevarse por encima de ellos - de su funcionalidad dramática - y conseguir conmover al público En la función de ayer este contacto, al menos con quien esto escribe, se produjo durante toda la representación. Tan sólo un breve instante, el más violento, no me llegó con la intensidad que la situación requería (incluso se escucharon algunas risitas entre el resto del público como signo evidente de desconexión) Pero también hubo momentos deliciosos cuando los límites del teatro saltan por los aires, la vida se instala en el patio de butacas y la realidad, a modo de inventario, se presenta entre las más intimas experiencias en torno al nudo del amor.

Para terminar les confesaré una cosa: Siento una gran curiosidad por ver como la otra pareja del elenco se enfrenta al reto de los tres nudos de “Desnudos” Y tú, lector de esta bitácora, ¿te lo vas a perder?

_
Teatro del Mercado (Zaragoza)

VIERNES 16 A LAS 18:30 H Y 21:30 H
SÁBADO 17 A LAS 18:30 H Y 21:30 H
DOMINGO 18 A LAS 18:30

Si quieres bonificaciones solo tienes que imprimir este tarjetón:



Etiquetas: , ,

2 Comments:

At 17 diciembre, 2011 13:57, Blogger Sally said...

Con esta crítica tan bien hecha dan ganas de salir a la calle a comprarse la entrada. Enhorabuena. ¿Cuándo representarán la obra en Madrid?
Un saludo.

 
At 17 diciembre, 2011 15:29, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Sally
¡¡¡¡¡Tú si que eres guapa!!!!
Según declaraciones en la prensa local el grupo tiene intenciones de girar con esta obra, así que unca se sabe. Desnudos en el Foro suena bien.
Permanezcan atentos a la cartelera de su ciudad, y si van a Madrid y yo me entero, te aviso, GUAPETONA.

Un abrazo.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home