La curvatura de la córnea

17 marzo 2011

Los Ogros de Javier Ercilla


Matar es algo natural. Stalin asesinó a tres millones de personas, algo habrían hecho pensará alguno de ustedes. Las cabezas de la nobleza francesa pasadas por la guillotina fue un mal menor que abrió el camino para la democracia, opinaran otros. La muerte, algo tan cotidiano, modifica con su presencia el devenir histórico. Sin embargo, hay una enorme cantidad asesinatos que no varían el devenir histórico, tan solo consiguen abrir el informativo de Tele 5 o se introducen en las rotativas de los periódicos gratuitos. Cualquiera de ustedes podría protagonizar una de esas noticias. Es suficiente con dejarse llevar y abrir paso al ser que llevamos dentro de nosotros, ese íntimo inquilino que nos asusta y que habita un pasito más allá de la cordura. No se preocupen por el miedo que sienten al pensar en ello, es el miedo de la persona cuerda que se sabe al borde del precipicio.
Javier Ercillas ha construido este espectáculo de monólogos a partir de personas como usted y como yo que, tras enfrentarse a uno de los cruces que nos propone la vida, toman el camino del canibalismo, el parricidio o la presidencia del club de fans de Jack el destripador. Son historias que llegaron colgadas en un perchero y accedieron al proscenio del espacio Gromelo para hacerme reír a mi, que consumo las horas prime time de la televisión para disfrutar con el parloteo de unos sádicos que cortan la realidad en cachitos muy pequeños hasta convertirla oscura realidad criminal. Pero no me crean un depravado, el resto del público también se divirtió con las multiples mutaciones de Javier Ercillas en un sin fin de personajes que atravesaron su cuerpo con matices en el gesto, movimientos independientes en cada una de sus cejas, un parche en el ojo, desvaríos en la voz y en la intención, momentos estáticos y de aquí para allá, una pamela, un sombrero, el odio y siempre la muerte como protagonista del espectáculo.
“Ogros. Monólogos de Humor Sangriento” es una función que te deja frente a un terrible dilema ¿Cuánto tiempo me queda antes de convertirme en uno de ellos?

Etiquetas: , , ,

3 Comments:

At 17 marzo, 2011 17:00, Blogger roberto said...

Tú eres un monstruo, Javier, pero de los buenos.
El monstruo de las croquetas...

 
At 17 marzo, 2011 17:04, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Roberto
jua jua jua jua
A mi las croquetas, además de hacerlas por exigencias del guión, me gustan del plato a la barriga

Un abrazo y nos vemos mañana en el lio que ha montado el Jasso.

 
At 18 marzo, 2011 17:09, Anonymous Anónimo said...

el mundo va de pollo en pollo

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home