La curvatura de la córnea

19 marzo 2010

Puri y Los Tanys en el Socco Café

El Socco Café esta a veinte minutos de transporte público desde casa. Alejandro llegó un poco tarde y tuve el tiempo suficiente para escudriñar la escenografía: Lenin bajo la tele, la bandera española y constitucional en un cubo de basura, la sartén en los fogones y una boa serpenteando bajo un atril, atril de poeta, de versos. En la tele películas en blanco y negro y corridas de toros de cuando los caballos de picar no llevaban peto.
Puri y Los Tanys salieron a escena a las once de la noche. Puri con bombín y Los Tanys con gorras de chicos malos aunque ellos tiene cara de chicos buenos. El primer impacto fue directo: Energía a borbotones en un escenario de bar, poderío y ganas de ser espectáculo. Puri con garbo, Puri con garra, Puri avasallando, Puri gritando, Puri sin medida pero con encanto. El encanto del que esta encantado de estar, la insolencia del artista, del poderoso bajo los focos, de quien se siente poema, voz y vida. Por ahí transitan los versos de Puri, por el entresijo costumbrista del siglo XXI tan parecido a los entresijos de siempre: Mierda de vida, mierda de trabajo, mierda de canción. La vecina en bragas, la fila del paro y un par de huevos fritos con versos y pan.
La idiosincrasia de Puri es su desmedida, tanta energía merece la dosificación de una dramaturgia, de un hilo conductor que no avasalle, que deje respirar a los poemas, que fluya desde las páginas hasta los corazones. Moldear el formato, dosificar esfuerzos y que no se pierda nada del mensaje entre tanta entrega. Puri tiene la ventaja de sentirse Star, tan sólo necesita parar y templar, contemplarse desde fuera y medir los tiempos y la intensidad de cada entrega, aire para dejarnos respirar.
La potencia de Puri tiene mucho que ver con el trabajo de los Tanys. En la noche de ayer formación de dúo con guitarra y violín. Dos maestros en la ambientación musical, telones de fondo para un cabaret de París, Roma o Berlín. Acento sureño, toque francés, tres chicos sicilianos y el desgarro de la guitarra por soleá.
La simbiosis entre la energía de Puri y la elegancia musical de Los Tanys conformó un espectáculo que circuló entre la iconografía del cabaret y la reivindicación poética de lo más cercano, como si acumular frases, aforismo y sensaciones fuera a darnos una nueva oportunidad. Un show en bruto, sin aderezos ni conservantes, la certeza de encontrar a unos tipos que se suben ahí sin trampas ni cartón, buscadores de talento y agitadores de lo establecido. Versos de garganta, música para la epidermis y el desmedido despropósito de abandonar la mente de diario para soñar un mundo sin vecinas, sin bancos, sin mierda, sólo un par de cuerdas vocales, un sueño y a vivir.



Etiquetas: ,

3 Comments:

At 22 marzo, 2010 21:52, Blogger alejandro pastor said...

Solo puedo decir que sería dificil contar mejor lo que allí paso...Junto con la anterior de Dolan Mor, me parecen dos ejercicios muy, muy interesantes.

Pasados unos días la figura de Tany ha crecido en mi memoria. Es cierto que en momentos fue desmedido, y en general, demasiado extenso de metraje... pero doy gracias al cielo porque existan tipos así:sin medida, tipos con una valentía carente de convencionalismos... tipos que son y se creen artistas en el mejor y más sagrado siginificado de esa palabra...tipos que se citan con el riesgo, con lo indecente...que apuestan por el rock and roll, y aun con errores, salen tremendamente victoriosos...

Le pienso seguir la pista, si señor,ya solo por su ética en escena: se lo merece.

un abrazo

 
At 22 marzo, 2010 21:54, Blogger alejandro pastor said...

Fe de erratas:Donde digo "Tany" queria decir "Puri"

 
At 29 marzo, 2010 15:18, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Alejandro.

Seguiremos la pista...

Salul2 Córneos

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home