La curvatura de la córnea

19 octubre 2009

Cabareteros


Teatro del Astillero ofreció durante el pasado fin de semana en el Teatro de la Estación su espectáculo “Cabaret Eros”, un garito donde dan el cante dos transformistas que recorren los territorios decadentes y mugrientos del vilipendiando universo de las varietes.
“Cabaret Eros” nos muestra dos espacios. El escenario sobre el que desfilan las rutilantes estrellas de la noche, un mundo acotado por las líneas rojas de los sueños, la atalaya que espía el patio cautivado de butacas. El camerino representa la cárcel de la realidad, un lugar opaco dónde reinan los aditamentos para maquillar una vida que se presenta solitaria y anodina. Un asquito.
Nuestros artistas, pese a todas las visicitudes con las que se enfrentan, alcanzan el mayor de los objetivos: El espectáculo debe continuar. Lo consiguen a duras penas, luchan contra profundas (o no tantas) convicciones, olvidan traiciones, desavenencias y discusiones para conseguir su objetivo: Lo único importante es volver al calor de focos, al aplauso del público, a la mirada de quienes te hacen inmortal.
Intenté adentrarme en esa doble ficción teatral que representaba la vida orgánica de lo real y los tacones altos de la ficción. Era fácil desde la comodidad de mi butaca, sólo tenía que dejarme llevar por la excelente escenografía. Metido en faena recordé mi propia condición. La misma que representaban los actores. Yo también tengo que maquillarme para salir del mundo real. Abandonar el cobijo de lo propio es una obligación para conseguir el mismo objetivo que los artistas: El espectáculo debe continuar.
Cada mañana me preparo delante del espejo, rasuró mis miedos (que volverán) y me enfrentó al mundo de ahí fuera, una selva dónde representó un papel, o ciento. El obrero con guirnaldas que disfruta de su contribución al decaído Producto Nacional Bruto. El marido siglo XXI con carrito de la compra, conocimientos básicos cocina y la habilidad del malabarista para centrifugar mocho, bayeta y cunilingus. El cejas altas (Agustín Martín dixit) que visita teatros, conferencias y saraos literarios. Alimentos culturales engullidos a matacaballo para conseguir la pátina artística, erudita y elevada del comprometido con la Cultura (con mayúscula) de su tiempo.
Las candilejas se apagan. Da igual que estuvieran diseñadas para iluminar a otros. El escenario se queda a oscuras. El actor vuelve en silencio al camerino. El público regresa al gris pálido de sus vidas, al horario, al peaje de la autopista. Ese es un momento decisivo. La realidad no perdona, se empeña en repetir el ciclo de los sucesos y los fotogramas virados al sepia. Pero siempre queda una esperanza, una rendija por la que escapar, es fácil. La escenografía no importa. Sólo tienes que calzarte un par de botas con plataforma, enfundar las piernas en unas medias de rejilla, renacer bajo un traje de lentejuelas, sucumbir al glamour de una peluca platino y gritar en la pescadería del Carrefour: El espectáculo debe continuar.

Etiquetas: , ,

13 Comments:

At 19 octubre, 2009 13:40, Blogger SUE said...

Estuve viéndolo el viernes, y no me gustó. Pero no voy a escribir los motivos porque no quiero pasarme con la crítica, prefiero contartelo en persona.
Además no sé por qué intuyo que a tu acompañante tampoco le acabaría de convencer.
Besostessss!

 
At 19 octubre, 2009 14:45, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Sue.

No eres la única. Al crítico del Heraldo tampoco le gustó, aunque hizo referencia a los calurosos y abundantes aplausos con la que fue despedida. Es lo que tiene, hay público para todo, querida.

Como ya has comprobado este entrada tiene poco de reseña, digamos que la obra de teatro es la excusa para hablar de otras cosas, y en fin, a mi no me gusta que la gente que viene a comentar aqui se corte en sus opiniones. Esta ventana esta abierta para experesar lo que quieras. Y mira, creo que a mi acompañante, ese aire decadente y pseudoglamuroso si que le gustó. Pero eso deberías preguntarselo a ella.

Salu2 Córneos.

 
At 19 octubre, 2009 16:22, Blogger LUIS ROSER RODRIGUEZ said...

Pues yo estuve a punto de ir el viernes y al final nos quedamos en casa...aunque me da la impresión de que no era para tanto.

Un saludo Javier

 
At 20 octubre, 2009 17:26, Blogger columna said...

No puedo opinar pues no la he visto, pero un par de besos para tí por ponernos al día de lo que se mueve.

 
At 21 octubre, 2009 00:03, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Luís.

ejejeeejeje es lo que tiene estar en casa, que todo lo demás no parece para tanto.

Salu2 Córneos.

 
At 21 octubre, 2009 00:04, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Sagrario.

Gracias por los besos. Tecleando tus labios todo es rojo.

;-)

Salu2 córneos.

 
At 25 octubre, 2009 19:57, Blogger AGUSTIN MARTIN said...

me has matao del todo , con lo del malabarista del centrifugado,mocho y cunilingus...
brutal javi..
abrazos

el director..

 
At 27 octubre, 2009 09:43, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Agustín

jejeejjjeje

Los electrodomesticos aliviaron el trabajo doméstico de la mujer y ahora, ya ves, nos beneficiamos nosotros.

Salu2 córneos, dire.

 
At 30 octubre, 2009 12:07, Blogger chiknorris said...

Hola!
Efectivamente hay público para todo, y algunos con muchos perjuicios.
Ya sé que esto no es una crítica al uso, pero me encantaría que expresarais vuestra opinion sin ningún tapujo.
Sé que es una obra que está creando opiniones muy extremas, pasando de me ha encantado, a es horrorosa.
Gracias por hacer esta pequeña reseñita.
Un saludo de uno de los actores!!

 
At 30 octubre, 2009 13:38, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Chiknorris y bienvenido a esta bitácora, dónde acostumbramos a recibir de pie y destocados a los artistas.

Conincidimos en lo de las opiniones y los tapujos.

Es cierto, por lo que pude textar, hay opiiniones muy extremas con respecto a esta obra. No creo que sea cuestión de prejuicios. Tal vez influya, en el caso zaragozano, el título de la obra y me explico. La ciudad sufre una cierta fiebre cabaretera con la reinauguración del Plata y alguna que otra reconversión de garitos hacía el mundo cabaretero. Así que tal vez, y más siendo las fiestas del pilar, el personal esperaba un cabaret "de verdad", es sólo una teoría.

Por otro lado, también es cierto que hay ciertos aspectos de la obra que con otro enfoque quizás conseguirían hacer la representación más eficaz de cara a los espectadores. De eso no se habla en mi "reseñita" porque para eso en esta bitácora las reseñas no suelen ser al uso, aunque a veces lo intento ;-) y además, para eso esta el periódico local. En este caso preferí destacar lo que me gustó y caminar por las veredas a las que me llevó la representación.

En cualquier caso el objetivo final de este tipo de entradas es fomentar la asistencia al teatro y, si es posible, incentivar el criterio de los espectadores.

Salu2 Córneos

PD: Y nos vemos el año que viene!

 
At 30 octubre, 2009 14:09, Blogger Javier López Clemente said...

Ah Chicknorris que lo olvidé!

He leído mi primera contestación y he visto que puede llevar a error, esa mención de "hay público para todo" es, presisamente, una ironía para hacer reflexionar a quienes,como Sue, no les gustó nada la obra. Vamos que a ella no le gustó (hay público para todo) y a los que aplaudieron calurosamente si que les gustó.

Es que leído ahora y desde fuera me ha parecido que el "hay público para todo" puede entenderse al revés de mi intención, ves, eso no le pasa al redactor del periódico local jajajajaj

Salu2 córneos.

 
At 02 noviembre, 2009 19:27, Blogger chiknorris said...

Hola Javier!
Gracias por el recibimiento y por rápida contestación.
Me comentaron algo de la creciente auge cabaretera y puede que tengas razón.
En cuanto al tema de los prejuicios(perdón por mi ortografía en el anterior comentario, se me fue la "r"), hacía referencia a ellos porque así lo han expresado algunos espectadores en otras funciones, (no en Zaragoza) con comentarios variopintos como "es solo para maricones" y actitudes como marcharse de la función por simplemente dirigirse a un espectador.
Agradezco de verdad tu opinión en esta reseña (lo de "reseñita" espero que no te sentara mal, solo era porque es pequeña) y siempre las críticas (las buenas y las malas) nos sirven para reforzar nuestro trabajo y seguir mejorando.
Gracias otra vez.
Un saludo.
Ójala volvamos el año que viene!

 
At 04 noviembre, 2009 11:34, Blogger Javier López Clemente said...

Hola de nuevo Chiknorris

Supongo que cruzar "la cuarta pared" tiene sus riesgos, pero desde luego, el espectador que se siente molesto por una indicación desde el escenario es que no... en fin, lo dejo, no vale la pena.

jajaja Cuando en mi anterior contestación me refiero a mi "reseñita" lo hago con un emoticono ;-) vamos que esa sonrisa te dice que todo va bien jajajaja

Si algo me gusta hacer desde este rincón es medir las críticas, aunque sólo sea por todo el trabajo que lleva montar una obra. Por eso me empeño en resaltar lo que me gusta, las sensaciones que me provocan determinados aspectos, esta bitácora no tiene responsabilidad con los lectores, como le ocurre a un crítico tradicional, aquí se escribe lo que a mi me da la gana ;-) por eso los actores y el teatro siempre son tratados con cariño y desde la admiración por un trabajo tan importante para la vida como el aire (y me paro que se me va la mano) jajajaja

Salu2 Córneos y nos vemos en cualquier escenario.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home