La curvatura de la córnea

22 octubre 2008

El guitarrista, de Luís Landero



“El guitarrista” de Luís Landero se mueve en los territorios de la vida y sus alrededores con el Madrid de posguerra como telón de fondo, un paraje dónde colgar descampados, pensiones y un futuro incierto.
Emilio es un adolescente que nos guía a lo largo de la narración, un aprendiz de mecánico, sus primeros pasos por la vida y un camino que comienza en las escaleras de un taller de automoción. Un descenso que le atrapará en un cono de arena por cuya pendiente caerá con la íntima sensación de que la huída siempre terminará por hundirle, y le convertirá en una de las presas que la hormiga león captura en su portentosa maquinaria de caza.
La vida esconde un sin fin de hoyos por lo que caer, aunque también nos regala la posibilidad de levantar tiendas de campaña junto a personas que compartirán nuestro trayecto durante algún tiempo para, poco más tarde, desaparecer definitivamente, afectos más o menos breves que influirán en nuestro ánimo hasta alimentar sueños de futuro y modificar perspectivas de vida.
La novela se sirve del deambular de Emilio entre estos dos tipos de relaciones; las que te precipitan al fondo de un hoyo, y las que levantan sus tiendas para iluminar el camino. El compromiso con los estudios, la vida cotidiana e insulsa, la esperanza de la creatividad musical, el escenario con sus luces, la fama y el arte por bandera o la magnífica experiencia de contar historias en forma de novela. La dicotomía entre un insulso trabajo manual con horarios prefijados, o la excitante turbulencia de la vida artística dónde las experiencias vitales y la carretera forman parte fundamental, esas son las coordinadas en las que se mueve nuestro protagonista, y aunque al principio parece que un mundo separa ambas opciones, poco a poco descubrimos que los dos territorios esconden luces y sombras, un contexto que se complica con el merodear inseguro de nuestro protagonista sobre las peligrosas arenas movedizas del amor.
Luís Landero hace gala de su excelente narrativa para crear ambientes y situaciones que siempre resultan interesantes. Los personajes se encuentran en un cercano primer plano que deja sitio a las descripciones dinámicas de los lugares por los que transitan. La experiencia de escribir, sus recovecos, la exigencia de tener otra mirada sobre los acontecimientos vuelve a formar parte de la trama en lo que termina siendo un manual para escritores noveles.
“El guitarrista” nos muestra que las decisiones siempre son lo más difícil de la vida y en ese ejercicio nos jugamos el futuro. Entrar en la rueda de la fortuna rutinaria o apostar en la mesa del arte y la farandula son posibilidades que están a la mano, sólo tenemos que elegir.

Etiquetas: ,

10 Comments:

At 22 octubre, 2008 06:38, Blogger Conciencia Personal said...

"La vida esconde un sin fin de hoyos por lo que caer" cuán sabias palabras, muchas veces esos hoyos los mal remendamos tratando de seguir...

Trataré de conseguir la novela.

Besos otoñales, Javi.

Monique.

 
At 22 octubre, 2008 18:40, Anonymous unjubilado said...

Gracias por tu consejo en mi blog, lo tendré en cuenta.
Acabo de leer este post y el anterior, me han gustado.
No prometo dejarte comentarios ya que no soy de letras, pero te voy a leer siempre que actualices, te acabo de enlazar en Bloglines.
Un saludo.

 
At 23 octubre, 2008 00:14, Blogger George said...

OLE OLE Y OOOOLEEEEEE.

No hace falta decir nada mas.

J

 
At 25 octubre, 2008 10:10, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Monique.

Me abrumas con la responsabilidad.
Ya sabes, mis reseñas son las de un aficionado medio a la lectura, sin embargo, las tuyas, las tuyas, las tuyas son escepcionales.

Espero que te guste tanto como a mi y lo espero ver escrito ;-)

Salu2 Córneos y si, otoñales.

 
At 25 octubre, 2008 10:11, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Unjubilado y bienvenido a esta bitácora.

En esta zona de comentarios no pedios acreditación, así que siempre tendrás las puertas abiertas. Me alegro por el enlace, yo hace tiempo que te tengo en el "avisador" de novedades.

Salu2 Córneos.

 
At 25 octubre, 2008 10:12, Blogger Javier López Clemente said...

Hola George

¿Y esa pasión futbolera por el cántico?

jajajaja

Salu2 Córneos.

 
At 29 octubre, 2008 09:54, Blogger Sara Fedrika said...

Tu grabación es genial.
No he leído nada de Luis Landero, por lo que bien podría comenzar por el guitarrista.
Mil gracias por la ésa ilusión que no pierdes y nos consuela e ilumina a los demás.
Lo dicho, has estado genial.

 
At 29 octubre, 2008 16:26, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Sara.

Descubrí a Luis Landero en la presentación de su última novela en Zaragoza. Desde entonces me quedé maravillado con él y us forma de escribir.
Esta es la tercera reseña que hago de alguna de sus novelas. Ahí abajo te dejo el enlace de las otras dos por si te interesa, ya sabes, copiar y pegar:

http://lacurvaturadelacornea.blogspot.com/2007/08/hoy-jpiter.html

http://lacurvaturadelacornea.blogspot.com/2008/02/media-novela.html

Salu2 Córneos.

 
At 31 octubre, 2008 14:27, Anonymous Anónimo said...

He cogido en la biblioteca el único ejemplar de Landero que en ese momento surtía las estanterías. "Juegos de la edad tardía" es su título.
Ya te contaré.

Un saludo.

Sara Fedrika.
(no me deja meter este nombre abajo, pone que la URL contiene caráctares no permitidos) ¿No será que me has vetado?

 
At 31 octubre, 2008 15:26, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Sara.

Ese es un libro maravilloso, como enreda la trama, las extensas convesaciones vía telefónica que te llevan a un sinfin de lugares, ya me dirás, ya.

He consultado con el administrador del sistema tu problema. Me ha dicho que ha sido en problema neumático con la alfombra roja. Le había dicho que cuando "Sara Fredika" accediera a esta zona de comentarios, se extendiera una alfombra roja, pero al parecer algún mecanismo ha fallado al ponerse en marcha. Me ha prometido que todo estará solucionado para tu próxima visita.

Salu2 Córneos.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home