La curvatura de la córnea

26 julio 2013

El Cid que podría ser aún está verde




El Cid es un personaje histórico que se ha convertido en leyenda. Un personaje que ha sido utilizado por la parcialidad de muchos para darle un significado de presente y convertirlo en el héroe español. El resultado fue una cidofilia que provocó la fuerza contraria de la cinofobia del que ve en El Cid como al mercenario que vende su espada al mejor postor. Pero sin lugar a dudas el mayor monumento a la leyenda lo constituye el Poema del Mío Cid que durante la época franquista constituyó las virtudes de lealtad y grandeza militar. Frente a esta postura, algunos historiadores consiguieron separar al personaje histórico de la leyenda. Pero El Cid, para quienes estas letras escribe, es un señor con calzas que viene muy apuesto de alguna batalla medieval, corretea por las escaleras de un castillo en pos de su amada Doña Jimena, que lo recibe con una bandeja de dulces navideños ¿lo recuerdan? Era un anuncio de los años ochenta y les confesaré que yo no miré nunca los dulces que pretendían vender, mis hormonas adolescentes estaban hipnotizadas por los pechos frescos y lozanos de aquella fermosa criatura.
La Escuela Cómica Suicida ha tomado la legendaria figura con la intención de construir “La autentica parodia para dar una vuelta cómica al personaje.” El pasado jueves 25 de julio asistía un preestreno con público y pagando de la obra de teatro que se estrenará próximamente en Vivar, ciudad natal de nuestro héroe, y que, según se dice desde las tablas, “aún está muy verde” y tanto que lo está, añado yo.
El comienzo de la obra es esperanzador con ese aditamento de hablar del teatro dentro del teatro, un camino que, aunque esbozado en diferentes fases de la obra, no termina de romper a lo largo de la representación porque siempre aparece un poco desdibujado. La función comienza potente colocando a cada personaje en su verdadero rol, un rol de comedia, y señores, la comedia es un asunto muy serio. Atendiendo a la idiosincrasia de La Escuela Cómica Suicida uno se esperaba un giro radical en su propuesta de gag e improvisación que tan buenos resultados les ha dado en el pasado, El Cid como personaje es un territorio ideal para que esta compañía, como hicieron los Monthy Pyton con el Rey Arturo, convierta su figura en una disparatada comedia, una astracanada a la altura del ya clásico Don Mendo. Estas hechuras es cierto que se dibujan al comienzo de la obra con chispeantes diálogos y situaciones que juegan al equívoco, al argumento delirante y al chiste. Y es por ahí, por el chiste, por dónde se pierde la esencia de los primeros compases de la obra. El Cid se debate, con margarita en mano, entre la elección de defender el honor o el amor. Algo parecido le pasa a la función que, de a poquitos y, todo hay que decirlo, con la carcajada del público como cómplice, pierde la esencia de la comedia teatral y elige el camino del chascarrillo hasta llegar al chiste fácil. En ese declive perdemos el pulso del teatro, el ritmo de la parodia y la seriedad que exige la comedia se pierde y se diluye frente a la complicidad con el público y el gag, ingredientes fundacional del grupo que, sin embargo, no son unos buenos aliados en esta ocasión. El Cid es una excelente idea que necesita y pide a gritos otros vuelos de mayor aliento y, si Doña Urraca durante toda la función no deja de solicitar un médico, quizás los personajes de esta comedia, al estilo de los personajes de Pirandello, necesiten buscar un autor, un escritor que aporte cuerpo literario y un texto esencialmente teatral, que sea la historia, sus embrollos y maquinaciones las que nos lleven a la risa, al fin y al cabo los actores que forman parte de este elenco se lo merecen, merecen la posibilidad de crear un producto teatral que vaya un poco más allá de lo que hasta ahora nos habían ofrecido y que, en este caso, solo se queda en un boceto de lo que podría ser.

Etiquetas: ,

2 Comments:

At 26 julio, 2013 17:32, Blogger natalia_paperblog said...

Estimado blogger,
Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Quisiera disculparme por dejarte un comentario en el blog, pero no he encontrado otra manera de contactarte. Tras haberlo descubierto, me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital que, a modo de revista de blogs, da a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos.

Si el concepto te interesa sólo tienes que proponer tu blog para participar. Los artículos estarían acompañados de tu nombre/seudónimo y ficha de perfil, además de varios vínculos hacia el blog original, al principio y al final de cada uno. Los más interesantes podrán ser seleccionados por el equipo para aparecer en Portada y tú podrás ser seleccionado como Autor del día.

Espero que te motive el proyecto que iniciamos con tanta ilusión en enero de 2010. Échale un ojo y no dudes en escribirme para conocer más detalles.

Recibe un cordial y afectuoso saludo,
Natalia

 
At 25 septiembre, 2013 09:51, Blogger José Daniel Espejo said...

¡Hola! Me llamo José Daniel Espejo y hace unos años me diste una alegría creando un videopoema con un texto mío, "Galleta de la suerte". Me he enterado de este concurso de vídeopoesía y he pensado que igual te gustaría participar:

http://fractalfestivalpoetico.blogspot.com.es/2013/07/fractal-30-bases-certamen-videopoesia.html

. Un saludo y gracias otra vez.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home