La curvatura de la córnea

11 julio 2011

La Vaquilla, una fiesta paleontológica

Era la primera vez que visitaba la fiesta de la Vaquilla en Teruel y el Torico ya estaba allí. El Turiasaurus había recorrido los cuarenta kilómetros que separaban Riodeva de la capital para comprobar con sus propios ojos todo lo bueno que se decía de aquellas celebraciones cretácicas. Lo primero que hizo fue cambiarse el ato de saurópodo y se vistió de vaquillero: Pantalón y camiseta blanca, gorrinera negra y pañuelico rojo. Turiasaurus, charangueando por las calles del Óvalo, todavía no sabía que había llegado a su hogar.

Etiquetas:

4 Comments:

At 12 julio, 2011 23:35, Anonymous Anónimo said...

Hola :

Me llamo Roxana Quinteros soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

Si estas de acuerdo hazmelo saber enviando un mail a roxana.quinteros@hotmail.com
Roxana Quinteros

 
At 15 julio, 2011 17:02, Blogger Marcos Callau said...

¡Qué bueno este relato, Javier! Me ha gustado!

 
At 16 julio, 2011 23:44, Blogger Javier López Clemente said...

Yo no se... hola Roxana usted puede poner los enlaces que quiera...

 
At 16 julio, 2011 23:45, Blogger Javier López Clemente said...

HOla Marcos.
Lo vuelvo a leer y si, me gusta. Son esas seis líneas que salen sin pensar y mira por donde... queda la cosa curiosa.
Un abrazo.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home