La curvatura de la córnea

08 marzo 2011

Recuerdo

Llevo un par de horas buscando un libro para encontrar un recuerdo. Ahora recuerdo que en el último traslado guardé ese libro dentro de una caja de Mudanzas Azor que coloqué en el altillo del trastero, junto a las raquetas playeras que nunca usé. Me da mucha pereza bajar a media noche y remover el trastero, pero al menos he descubierto dónde guardo mis recuerdos.

Etiquetas:

2 Comments:

At 12 marzo, 2011 14:20, Blogger laMima said...

Fíjate, yo tengo presente que hace ya un tiempo guardé un preciado recuerdo tirándolo. Fuera de mi casa. Presente y futura.
Pero es como si siguiera existiendo.

 
At 16 julio, 2011 23:52, Blogger Javier López Clemente said...

Me temo que los recuerdos no se pueden reciclar, ni eliminar, ni destruir. Siempre están ahí, a la vuelta de la esquina.
Salu2

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home