La curvatura de la córnea

09 abril 2009

Los enviados de Dios


El Cristo de la Humildad viene a paso de costalero por la calle Doctor Palomar. A mi lado una señora cacarea y da la espalda a la sección de bombos y redobles que sobrepasa las luces centelleantes de un coche policial. El Cristo llega hasta el Coso Bajo y comienza el giro para enfilar la avenida. Pasan unos zagales atronando reggaeton en sus móviles. La sección de viento de la cofradía consigue sobreponerse al sonidero. El Cristo termina el giro de noventa grados, se detiene un segundo y avanza al trote como si la calle Sierpes estuviera en el Barrio de La Magdalena. El rosario que el Cristo lleva entre las manos aumenta la frecuencia armónica del movimiento. Los aplausos de concurrencia acallan la tontería de la madre y la estupidez de los jóvenes. El Cristo se pierde por la calle Heroísmo. Los aplausos vuelven pero esta vez a mis espaldas, los sigo, van en aumento. La jarana viene de un bar. Negros, gitanos y payos miran en la misma dirección, elevan sus ojos hacía lo que por unos segundos creo que es el cielo. Los aficionados sin pay per view doméstico dejan ver en sus rostros la alegría que les transmite el último enviado de Dios a la tierra:

Etiquetas: ,

14 Comments:

At 09 abril, 2009 23:43, Blogger Lamia said...

Javier, estos días estoy fuera de Zaragoza y, aunque me va a venir muy bien, también lo siento porque me encanta la Semana Santa de Zaragoza: los tambores, los pasos, el gentío, el silencio... Gracias a ti he podido ver un poquito de ello. Gracias.
Un beso.

 
At 10 abril, 2009 10:47, Blogger AGUSTIN MARTIN said...

javier, estos dias estoy dentro de zaragoza, a mi la semana santa, ni fu ni fa. pero gracias a ti he podido ver el gol de messi.
es dificil combinar semana santa y champions league, pero vosotros los artistas haceis que todo quede bien.


un abrazo amigo.

agustin.

amentwi

 
At 10 abril, 2009 13:24, Blogger pepe montero said...

Javier, estos días estoy internado en un bosque, un gran bosque. Por fin me decidí por el que hay debajo de la falda de aquella camarera.

No sé si sabré salir.

Saludos sal-idos.

 
At 10 abril, 2009 16:13, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Lamia

Una semana santa de pasos y goles. Los que nos quedamos en la city guardamos las esencias jajajajaja del trabajo
¡Que disfrutes!

Salu2 Córneos.

 
At 10 abril, 2009 16:15, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Agustín

A mi de la Semana Santa me impresiona la liturgia, en realidad soy un enamorado de cualquier acto que tenga liturgia y solemnidad.

jajajaaaajajaja

Es la vida misma, el miércoles resultaba curioso pasear por Zaragoza y ver la misma, o parecida, devoción en la cara del público que asistía a las procesiones y los que disfrutaban del mejor fútbol que hemos visto en lustros.

Salu2 Córneos, dire.

 
At 10 abril, 2009 16:17, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Pepe

Me alegro de tu querencia hacia los boscoso, unos lugares en peligro de extinción por esa moda del rasurado al límite de las zonas más calientes del placer.
Disfrute de su camarera, que yo desde aqui le envidió y, quien sabe, tal vez intente algún pinito por territorios más áridos en vegetación pero igual de gustosos.
Le cuento en un privado.


Y no salga, que para la que esta cayendo, mejor entre ramas.

Salu2 córneos.

 
At 11 abril, 2009 00:49, Blogger Sara Fedrika said...

Aquí en el pueblo la procesión ha quedado deslucida por la lluvia. El asustado gentío se ha hechado a correr en todas las direcciones cuando el granizo se ha puesto a competir en sonidos con los tambores. Las bolas heladas rodaron por la plaza mientras pensaba que se había cumplido mi deseo, que llovieran chuzos de punta para que la procesión más hortera y bisoña de España no pudiera salir esta noche.
Sólo ha quedado allí, como plantado en medio de la plaza el chaval que hace de Jesucristo, el que debía haber cargado con la cruz en su vuelta al pueblo completando el espectáculo con tres impresionantes caídas. Tras unos segundos de desconcierto Jesucristo ha tirado la cruz al suelo y se ha echado a correr hasta el bar de la esquina, que es donde se habían refugiado los coraceros que lo llevaban preso.
Me he reído de lo lindo. ¿Ves qué poca cosa hace falta para que la noche mejore notablemente?

Pensarás que soy un pájaro de mal agüero.
Me ha venido al pelo contarte esta anécdota, porque acaba de pasar hace una hora aproximadamente.

De fúbol no voy a decirte nada.

Un saludo.

 
At 11 abril, 2009 17:15, Blogger Alejandro Pastor said...

Me quedo con la semena santa, la verdad...auqnue si Messi jugara en el Zaragoza, la decisión sería otra...

saludos

 
At 11 abril, 2009 18:15, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Sara.

La verdad es que nunca he comprendido ese deseo de tantos que consiste en que la lluvia estropee el espectáculo.
Lo que me cuentas es para partirse y una clara indicación de la poca raiganbre de las costumbres. A mi me hubiera gustado, ya ves, que Jesús y sus coraceros aguantaran el aguacero y la representación hasta el final, ¿qué son cuatro gotas ante el maravilloso panorama del drama, la representación y la heróica gesta de enfrentarse a los elementos?

Salu2 córneos

PD: de mal agëro todos tenemos nuestro día.

 
At 11 abril, 2009 18:18, Blogger Javier López Clemente said...

Faltan cinco minutos y par de goles de esos que harán historia para que Messi se asiente en mi corazón. Su sonrisa, sus tarascadas sin protesta y sus correrías por el borde el área es lo único que ultimamente me hace feliz, es como regresar al verano de 1986, y esta vez estaré atento para que el prodigio no me pille medio borracho.

Salu2 Córneos.

 
At 12 abril, 2009 23:00, Anonymous Anónimo said...

He leído tus comentarios man, pero todavía no los tengo interiorizados...supongo que la próxima columna te gustará menos o no...estas cosas de las postmodernidad liberal es imposible concretarlas mediante sistemas cuantitativos...
te contesto en breve de manera minuciosa...
abrazos
o.

 
At 16 abril, 2009 19:17, Blogger Drywater said...

Confieso que me quedo con el segundo milagro antes que con el primero, quizá porque he visto procesiones y giros de paso imposibles durante demasiados años. De todos modos, no estaba en ese momento en ninguno de los dos actos.
Saludos

 
At 18 abril, 2009 00:36, Blogger Javier López Clemente said...

Hola O.

No creo, hablo en serio, que mis comentarios merezcan ninguna interiorización.

Salu2 Córneos.

 
At 18 abril, 2009 00:37, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Drywater.

El segundo milagro es sólo el primero de muchos, ya lo verás, todos acabaremos por ver como el nuevo enviado de Dios nos hace felices.

Salu2 Córneos.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home