La curvatura de la córnea

18 diciembre 2008

La Tortuga de Darwin

Mi padre tuvo dos derrames cerebrales. Después del segundo sus funciones motrices quedaron muy mermadas. La fase de recuperación fue lenta y necesitó de la constancia de todos. Durante aquellas sesiones siempre intentaba hacerle hablar para que la conversación lo distrajera del esfuerzo físico. Una tarde soleadita de otoño en el Parque Torre Ramona le pregunté como se sentía después haber vivido un salto temporal de varios siglos. Él pensó que le vacilaba y sólo sonrió.
Mi padre nació en el año 1919 en la localidad turolense de Torrelacárcel, un pueblo a la ribera del Jiloca rodeado por extensa planicie dónde mi padre roturó las tierras tirando de las bestias con la misma tecnología que usaban los romanos. Se marchó a una guerra en la que descubrió, entre otras muchas cosas, la taza del váter que permitiría al españolito abandonar los corrales como lugar para depositar los desperdicios propios del sistema digestivo; y aún tuvo que pasar otra guerra para ganarse el frío crónico que se le quedó adherido en los dedos de los píes. Un profesional del camión que aprendió a conducir en un asiento de madera y se jubiló con la dirección asistida. Que vivió en una cuadra con su mujer y dos criaturas en el pueblo minero de Utrillas, y terminó pagando un pisito a plazos en un barrio obrero de Zaragoza. Un hombre que durante su vida pasó de trabajar con los aperos de labranza propios de la Edad Media a la contemplar la comunicación global del siglo XXI.
Me gusta pensar que Mayorga hizo una reflexión parecida a la mía cuando leyó una noticia dónde se contaba que una de las tortugas que Darwin había traído a Europa — tras su viaje alrededor del mundo a bordo del Beagle, — había sido trasladada al Reino Unido como objeto de estudio tras cumplir 175 años. Ese suelto en un diario llevó a Mayorga a escribir un fabuloso texto titulado “La Tortuga de Darwin” una dramatización en la que cedió todo el protagonismo a una tortuga, un animal altamente evolucionado para los de su especie que ha vivido en primera persona siglo y medio de la historia europea y además esta dispuesto a contarlo. Ciento cincuenta años que comienzan en 1883 con el caso Dreyfus y todo el trasfondo antisemita del affaire, para culminar en 1989 con la caída del Muro de Berlín.
“La Tortuga de Darwin” es Carmen Machi. La actriz da una lección de cómo se tiene que estar sobre un escenario. Su transfiguración en el personaje es perfecta, domina la escena de principio a fin de su actuación, un ejercicio sobresaliente, tanto en las facetas dinámicas del personaje como en los momentos estáticos en los que mantiene una imponente presencia, la gesticulación esta trabajada hasta en los más mínimos detalles para que el espectador sienta la presencia real de una tortuga la articulación corporal es el camino que nos lleva hasta el alma de un personaje del que nos enamoramos desde que pisa el escenario. Carmen Machi en esta función abandona el estado humano y se transforma en un quelonio, un lugar idóneo para mirar la hombre y juzgarlo, para recorrer con libertad creadora los matices de figuras históricas como Stalin, Lenin y Hitler, o momentos que no deberíamos olvidar como el bombardeo de la población civil de Gernika o el Holocausto Nazi, es todas esas situaciones el texto consigue hacer reír al patio de butacas, hasta que sus crímenes se asientan en la garganta de Carmen Machi y todo se vuelve sombrío, y de nuevo una lección magistral del trabajo actoral en el uso de la voz, de la palabra aliñada con giros, con modulaciones diferentes para situación diferentes, hasta llevarnos a los terrenos de la emoción, la diversión y la reflexión, cada cosa en su justa medida y el momento preciso.
Pero para que todo no fuera perfecto, me tocó en el asiento de atrás el adolescente de turno que hace comentarios tan susurrantes como estúpidos mientras Carmen Machi daba una lección sobre las tablas del Teatro Principal de Zaragoza. Le machaqué con la mirada varias veces pero el efecto intimidante duraba escasos minutos. A la salida, en la calle, le dije un par de cositas bien dichas y con muchas educación y él, él me miraba alucinado, como no dando crédito. Una pena.
“La Tortuga de Darwin” es una obra imprescindible por al menos tres motivos: El primero es un repaso histórico que siempre viene bien en estos tiempos del ahora, el mañana y la velocidad. El segundo es una nueva verificación sobre la baja ralea y la alta villanía del ser humano, pero no sólo de los poderosos, también de nosotros, los ciudadanos de a pie con sus pequeñas miserias. La tercera es desclasificar a Carmen Machi del papel televisivo que la lanzó a la fama y dejarse deslumbrar por el brillo de una actriz en estado puro. Ahora tengo cuatro días para encontrármela en alguna calle de Zaragoza, postrarme a sus pies y besarle la mano.

Etiquetas:

10 Comments:

At 18 diciembre, 2008 13:07, Anonymous Anónimo said...

Creo que por mucho que sepa la tortuga y por muchos años que haya vivido., en todas partes a la vez no estaria ni ella, ni ninguno de nosotros. Por tanto solo podemos dar fe y testimonio real de lo que ha nosotros en primera persona nos acontece.
Es mi opinión.Gracias

 
At 19 diciembre, 2008 08:15, Anonymous laMima said...

Me ha dejado sorprendida la Machi en este video: es cierto que está muy encasillada y probablemente no lo merezca.
Veo que te ha emocionado mucho, eso ya es suficiente para felicitarla ¿no?
Besos

 
At 19 diciembre, 2008 13:29, Anonymous Anónimo said...

En el master series de Madrid, se la vió con Almodovar en un partido de Nadal, los dos solos y no creo que sean pareja.¿PELICULA?
En 7vidas se comió a todos, veasé Paz Vega, Santi Millán etc...
Bueno, Amparo Baró es Amparo Baró.
Por cierto que Guillermo Toledo ex 7vidas hará de Jaime Gil de Biedma en la pelicula sobre su vida, que se estrena en 2009. Que error, no se parece en nada al original y como actor pues que quieres que te diga.
Es qué nadie del casting le hizo una prueba a Antonio Resines, no es buen actor pero es clavado a EL POETA.
Se me olvidaba, tengo blog: El blog de Paco Peco.Por si te quieres pasar.
Cuídate.

 
At 20 diciembre, 2008 00:49, Blogger Javier López Clemente said...

HOla Anónimo

La convención teatral permite hablar a la tortuga y en fin, Mayorga se preocupa mucho a lo largo del texto de justificar, creo que lo consigue, el ir y venir de la tortuga por Europa.

En cualquier caso, eso no es lo importante, ya te digo, eso sólo es una convención teatral, lo imporante es como podemos vernos reflejados en el espejo de la historia.

Y claro, yo estoy encantado y agradecido de que vengas hasta aqui para dejar plasmada tu opinón.


Salu2 Córneos.

 
At 20 diciembre, 2008 00:51, Blogger Javier López Clemente said...

HOla LaMima

Al menos tuve tres momentos de emoción elevada durante la función, de ponerse los pelillos de punta. Eso es para felicitarla y tirarle unos cuantos "bravos" al final de la representación.

Salu2 Córneos y besos.

 
At 20 diciembre, 2008 00:54, Blogger Javier López Clemente said...

Hola PacoPeco

Lo primero mándame un enlace a tu blog a sonolopez@yahoo.es

Gracias.

La última peli de Almodovar está en fase de montaje y, la verdad, no se si Carmen Machi interviene.

Había leído que Guillermo Toledo iba a hacer de Gil de Biedma.
Y si, es cierto que hay cierto parecido entre el poeta y Resines jajajajaja.

Salu2 Córneos.

 
At 20 diciembre, 2008 04:22, Anonymous columna said...

Que haría yo sin tí, pues poe ej. no enterarme de la obra de teatro que me parece un encanto.
A ver si no me la pierdo.
Bueno, ya ha nacido LA CASA DE ZITAS, no damos la dirección todavía porque hay que darle una pintadica por dentro y dejarla en condiciones para que paseis por ahí todos los que querais.
S. Manrique.

 
At 21 diciembre, 2008 20:26, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Sagrario

Si vas a ver la obra me gustaría conocer tu opinión. Gracias

Me gustará ir de visita porque yo nunca había estado en una casa de Zitas.

Salu2 córneos.

 
At 22 diciembre, 2008 21:44, Blogger George said...

Simplemente dar las gracias a esta bitacora. Sin ella me habria perdido una de las actuaciones mas trabajadas que he visto en directo.
Dos horas de función en la que Carmen Machi se convirtio en tortuga de los pies a la cabeza.

Solamente felicitar a esta bitacora, otra vez mas, por este trabajo y otra grandisima felicitación a Carmen Machi, que cuando la vea por la calle no dudare en ponerme a sus pies.

J

 
At 23 diciembre, 2008 11:28, Blogger Javier López Clemente said...

Hola George.

Cuando esta bitácora sirve para que alguien lea un libro, vea un peli, o se acerque al teatro, entonces se produce la mayor de mis alegrías.
Más si es tu caso y con un trabajo actoral desde la humildad y el buen hacer, durante esas dos horas de representación se aprenden muchas cosas compañero.
Y cuando veamos a la Machi, además de ponernos a sus pies, ¡le vamos a dar un achuchon por grande, por muy grande por lo enorme actriz que es sobre las tablas! Esas tablas que nosotros soñamos con dominar.

Salu2 Córneos.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home