La curvatura de la córnea

03 noviembre 2008

Todo seguirá igual

Siempre ocurre de noche. El gusano indeseable, la culebrilla molesta que asciende hasta la conciencia y te recuerda la escasa estatura moral que te adorna después de tantas palabras baratas, después de soñar con éxitos tan intangibles como aquellas primeras divagaciones que se quedaron en eso, en primeras, en rudimentarias, en delirantes. La serpiente que anida en los recovecos del cerebro para deslizarse por la rampa del ignorante, el tobogán del incapaz que desemboca en la cobardía, uno de esos trayectos peligrosos porque mezcla la baja estofa de quien nunca ha tenido más aspiración que el orgullo por lo mediocre, y la hipocresía de vivir como si nada ocurriera cuando todo esta en llamas, cuando el edificio se viene abajo, cuando todos los ladrillos apilados están dispuestos a vengarse, cuando nada es como uno pensaba que debía ser. Entonces la mierda llega hasta las fosas nasales y dejas de respirar como si ese gesto mecánico fuera una revelación. En contra de la biología mantienes el pulso, sólo tienes que abrir bien la boca y tragar, tragar a boca llena, un borbotón de mierda y otro y otro más, después del tercero se pierde la sensación de asco, incluso se disfruta de un cierto regusto refinado, algo tan sublime que te puede convencer de lo valioso de tu gesto, de la repercusión artística de un tipo tragando mierda, mascando tus propios detritus y los de todos los demás, de todos aquellos que se han empeñado en cagar sus lecciones a tu alrededor, lecciones sin mácula, lecciones de la vida, de la muerte, de la creación, de los chistes malos, de la revolución sobre el jodido taburete de un bar, de las discusiones por el prurito de machacar al contrario, del te voy a dar por culo hasta aburrirme, de la fiesta de los listos, montones de mierda dispuestos para que no respires, para hundirte, para humillarte por el deleite de ver tu cuerpo ahogado en mierda de primera calidad, mierda del alto standing, mierda de barrica, mierda cuidada durante décadas, mierda gran reserva, mierda delicatesen. Pero ellos no cuentan con ese recurso intuitivo de tragar y tragar, desconocen tus ansias por comer cualquier despropósito y más y más y más. Ya no tienes medida o eso crees. Pero una noche, una noche como esta, noche de lluvia, siempre es de noche, una culebrilla te muestra lo indecoroso de tu posición, lo horrendo de un tipo comiendo mierda sin fin. Durante un segundo visualizas la salida honrosa del héroe, el hombre capaz de enfrentarse a su destino, la espada de luz, la velocidad intergaláctica y una princesa con sedas esperando en la alcoba del poder. Pero ese segundo es imbuido por la oscuridad de la noche que te recuerda la única verdad visible, una senda sin retorno, el camino hacia delante, siempre igual, parar o correr; gritar o callar; ser fiel a tu personalidad o el impostor de película; escribir o no hacerlo, da igual porque la lluvia limpiara los desperdicios. Es un paréntesis y tú, y yo, sabemos que la mierda volverá y que para entonces todo seguirá igual.

Etiquetas:

20 Comments:

At 03 noviembre, 2008 07:15, Anonymous laMIma said...

¿Y este momento Kafkiano?...jolín...

 
At 03 noviembre, 2008 13:38, Blogger Javier López Clemente said...

Hola LaMima

El cambio de turno, el otoño y la revelación a veces...

Salu2 ´Córneos.

 
At 03 noviembre, 2008 16:07, Blogger Mamen said...

...todo, todo ¿sigue igual?...no, después de los paréntesis, algo ha cambiado, algo, aunque sea muy muy pequeñico, casi invisible, pero sólo casi... ¿no?
Gracias pues a esos segundos de "honrosa salida" que nos dan fuerza para reirnos de todo y de todos. A veces son segundos eternos ¿verdad?¡¡¡¡a por ellos!!!
Un abrazo

 
At 03 noviembre, 2008 19:35, Blogger AGUSTIN MARTIN said...

¿que ta he pasado? ¿te encuentras bien?. muy literario, pero...
intentas decirnos algo? ¿soy yo el que no lo he entendido?. ¿has hecho alguna promesa?
uff. hala me quedo circunspecto.

saludos sinceros amigo.

agustin

cleripa

 
At 03 noviembre, 2008 22:36, Blogger George said...

Yo te entiendo perfectamente. Yo hay veces que tambien siento esa mierda por todo mi alrededor. Las noches los turnos y ese tufo a... mierda.

Chau Alicate

J

 
At 03 noviembre, 2008 23:17, Blogger Lamia said...

Joder con el otoño...

 
At 04 noviembre, 2008 11:39, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Mamen.

Los cambios infinitesimales me temo que no lo son tanto, tal vez existan, es cierto, pero esas modificaciones a velocidad geológica, no se.

"A por ellos que son pocos y cobardes" jajaja eso es el título de un disco de Loquillo.

Salu2 Córneos.

 
At 04 noviembre, 2008 11:43, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Agustin.

Supongo que utilizar este espacio para esparcir este tipo de arranques ¿literarios? es... en fin. Si no has entendido el problema es del autor, porque tal vez no sea lo suficientemente valiente de ponerlo todo negro sobre blanco y se limite a airear su rabia, sólo airear, nada de identificar, señalar o acusar, no vaya a ser desterrado.

Y no te quedes circunspecto que necesitamos más risas somardas jajajaja

Salu2 Córneos con carajillo eh!

 
At 04 noviembre, 2008 11:44, Blogger Javier López Clemente said...

Hola George.

Bienvenido a la nave.

Salu2 córneos.

 
At 04 noviembre, 2008 11:44, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Lamia

No, no culpemos al otoño.

Salu2 Córneos.

 
At 04 noviembre, 2008 22:32, Anonymous Javier said...

Sí, es cierto; volverá...
Pero al menos hay quien se atreve a meditarlo y a contarlo.

Es un relato tremendamente visual, compañero.

Me hizo ilusión reencontrarte el sábado, aunque fuera en la vorágine de unas bambalinas.
Un abrazo

 
At 05 noviembre, 2008 11:10, Anonymous Anónimo said...

No sabía que había tantas variedades de mierda; me has hecho recapacitar aunque tengo que decirte que me sentía un poco agobiada leyéndolo.
Tu mente y tu imaginación pueden con todas las mierdas del mundo.
Ánimo y un bsk

 
At 06 noviembre, 2008 10:20, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Javier

Pero...¿y cuando vuelva? en fin.

La ilusión fue compartida y aprovecho tu visita para felicitarte por la intro, estupenda y muy radiofónica ¡si señor!

Además leíste el monólogo que me gustaría hacer en la muestra de Febrero, me diste muchas pistas para la entonación y la intención, ya veremos, maestro.

Salu2 córneos

PD. Entre bambalines y sobre las tablas ¡¡¡que compartimos escena!!

:-)

 
At 06 noviembre, 2008 10:22, Blogger Javier López Clemente said...

Hola anónimo

En realidad sólo he recogido alungos tipos de mierda de alta calidad, no todos, así que aún faltarían por catalogar los de una calidad inferior, ya sabes, cosas del mercado.

Si has estado agobiada el texto cumple su función, agobiar y reflexionar son dos verbos que le van al texto, o al menos eso me gustaría.

Salu2 Córnes y bsk (sea lo que sea)

 
At 06 noviembre, 2008 15:16, Anonymous Anónimo said...

Saludos Javier.
Interesante texto, existen mierdas sectarias,mierdas manipuladoras,mierdas que intentan silenciar voces,mierdas repletas de palabras estúpidas(no es tu caso)mierdas acomplejadas que necesitan cariño y reconocimiento.
Pero esas mierdas rebozadas de realismo poético, acabarán en el recodo mas infecto, hediondo, de esa triste cañería que conduce a la fama o al reconocimiento.
Te seguiré leyendo.
Un saludo.
Paco Peco

 
At 06 noviembre, 2008 17:47, Anonymous columna said...

Bueno, creía que había llegado mi comentario pero de cuando en cuando el ordenador falla.
Tienes toda la razón, hay mierdas por todas las partes, pero con esos adjetivos tan poéticos pasan disimuladas.
A las mierdas Javier, hay que ponerles nombre y hacerles DNI para que no pase desapercibidas.
Un besote.
S. Manrique.

 
At 08 noviembre, 2008 01:07, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Paco Peco y bienvenido a esta bitácora.

Sobre la fama y el reconocimiento te aconsejo alguna de las canciones de Violadore del Verso, dónde afirman que, a veces, esa es la consecuencia y no el motivo, pero tranqui, en esta bitácora esa disyuntiva no llegará ;-)

Salu2 Córneos.

 
At 08 noviembre, 2008 01:10, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Sagrario.

El problema de identificar a las mierdas comienza por saber que uno también tiene DNI y un nombre al que colgar sus miserias, así que, con eso ya hay bastante identificación. Del genérico al específico hay una línea que los mierdecillas como yo (hablo de literatura, of course) no nos atrevemos a pasar, cobardía la llaman algunos, supervivencia otros, yo no la llamo, sólo la sufro, ya ves.

Salu2 córneos.

 
At 08 noviembre, 2008 14:58, Blogger Sara Fedrika said...

Un texto buenísimo, pero por unos segundos me he sentido algo agobiada. Eso significa que has conseguido trasmitirme tu asco y tu inquietud.
Enhorabuena.

 
At 10 noviembre, 2008 09:26, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Sara.
Me alegro que te guste un texto tan gelatinoso como escurridizo y agobiante.

Salu2 Córneos

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home