La curvatura de la córnea

30 junio 2008

Refriega doméstica

LaMima habla de su padre en la entrada titulada “El niño grande” Allí nos cuenta una refriega doméstica entre nieta y abuelo. Una historia que sirve de detonante para mi melancolía. Sólo yo se las veces que he soñado con una escena entre el padre que ya no tengo y el hijo que no tendré.

Etiquetas:

4 Comments:

At 30 junio, 2008 08:50, Anonymous laMima said...

No se que decirte ante esto.
Supongo que cada dolor tiene su espacio: el que ves marcharse y el que nunca ha llegado.
Un beso.

 
At 30 junio, 2008 12:56, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Lamima.

Lo bueno que tiene el dolor es que puedes enfrentarte a él. El dolor por algo que nunca va a ser, ¿es dolor?

Salu2 Córneos y un beso.

 
At 30 junio, 2008 16:46, Blogger Gubia said...

Cada situación es diferente y se sufre de formas distintas. No sé qué decir ante la situación porque no la he vivido pero desde luego la melancolía si la entiendo.
Supongo que cuando a uno se le niegan ciertas vivencias, se disfruta de otras maravillosas, de eso sí estoy segura. Y estas otras "cosas" pueden ser tan importantes o más, depende de cada uno y de cada situación.
Un abrazo.

 
At 01 julio, 2008 14:25, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Gubia.

Supongo que la tendencia es a magníficar lo imposible y a olvidar lo real, lo cotidiano, cuando tal vez la fórmula de enfrentarnos a los sentimientos debería ser la contraria.

Salu2 Córneos y un abrazo.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home