La curvatura de la córnea

01 febrero 2008

Buenas noches

El invierno ha vuelto a darse el piro, será porque el hombre del tiempo no consulta el calendario laboral del cierzo. Dos y once minutos. El turno terminó a la diez de la noche. En “El Puerto” me esperaban los paisanos, no piensen en embarcaciones, ni en romanos surcando el Ebro, eso lo dejamos para la Expo. “El Puerto” es un restaurante del Paseo La Mina (mina, una palabra que nos unía a todos los comensales). Leí la carta presuroso, como siempre, tan presuroso que sólo memorizé las primeras líneas, por eso pedí “Chanquetes con huevos fritos” Un mitómano de mi tamaño no pide es plato cuando ha llorado por la muerte de Chanquete (y para entender esta particularidad mental es obligatorio ser natural de este país llamado España y que la fecha de nacimiento este situada en la década de los sesenta del siglo pasado ¡Dios mío!)
La elección fue un acierto y desde entonces, desde que me comí los chanquetes con huevos fritos la noche fue una delicia: Pablo que quiere hacer un curso de clown ¡y yo con él! la clases de salsa, merengue y yoquesé de Wilmar, las copas a siete euros hasta que el IPC de un par de calles las puso a diez euros y el frío, el frío de la calle Roger de Tur, un frío de primavera porque Prince, que antes fue the artist before call Prince, y un poco antes se llamó Victor, vaya, que mi adorado Prince puso todo el genio del funky en mis orejas para llevarme hasta el barrio sano y salvo mientras el gremio del taxi se perdía los habituales seis euros del ala, nada que objetar a esos conductores que tantas veces me han dejado, y me dejarán, en el portal de casa, y a los que siempre, con independencia de la emisora sintonizada en sus radios, les deseo un buen servicio.
Conecto el ordenador por puro instinto y para aplacar el sabor amargo que me invade porque hace unos días que no escribo en este blog, y no tengo nada previsto a corto plazo, tan corto como mi…, y me agobio, y me pongo un chupito de, un chupito de…, un chupito de DYC y a tomar por culo el glamour. Lo siento pero soy incapaz de hacer brotar la leyenda que me gustaría brindar a los bizarros lectores de estas líneas. Menos mal que ha venido Carita Boronska:


7 Comments:

At 01 febrero, 2008 21:23, Blogger Evan said...

Chanquete!!

Ese nombre me recuerda al querido personaje de "Verano azul", no sé, si es de él de quien hablas, pero yo también lloré tanto su muerte!

Un beso, Javier!

 
At 02 febrero, 2008 01:38, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Evan.

La muerte de Chanquete se ha convertido en una coña, una coña injusta porque fue un símbolo de una generación, pero el uso y el abuso de esa imágen la ha terminado por deteriorar.
Yo no lloré, entonces los chicarrones no lloraban pero si que me gustaría agradcer a Antonio Mercero la gran ventana que nos abrió, una ventana al mar. Yo había ido muy pocas veces al mar por aquellas fechas y seguramente le debo a "Verano Azul" una mirada melancólica, a la vez que hedonista.

uy, parece que me estoy enrrollando.

Salu2 Córneos y un beso.

Me estoy acostumbrando a tus visitas y eso me gusta :-)

 
At 02 febrero, 2008 12:21, Blogger Gubia said...

Bueno, pues yo brindo también con un chupito desde aquí. Me gusta cuando escribes sobre tí y lo cotidiano, al final es lo que nos acerca más a los demás, la normalidad. Un abrazo

 
At 02 febrero, 2008 14:28, Blogger Evan said...

Mirá, te cuento que en un principio pensé que hablar de ese "Chanquete" era un disparate mío y casi me voy del blog sin dejar mi huella, pero tu post me llegó tanto, que no podía irme sin hacer alusión a ese personaje tan querido.

Un beso desde este "verano azul" argentino ;)

Yo también me estoy acostumbrando y venir y también está gustando...

 
At 02 febrero, 2008 23:13, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Gubia.

¡Qué bueno que vengas a brindar! Escribir sobre lo cotidiano, ay, nada más difícil.

Salu2 Córneos y un abrazo.

PD: Me he ido a por un chupito, pero dudo entre guisqui o hierbas, orujo de hierbas, no pensemos mal jajajajajaja

 
At 02 febrero, 2008 23:16, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Evan.

¿No es milagrosa esta conexión más allá del océano? "tu post me llegó tanto" has escrito y con esas cinco palabras me haces el hombre más feliz del mundo, y además de dejas un beso azul, ay,

Salu2 Córneos y, aprovechando el invierno que allá no tienes, un beso de cierzo.

 
At 02 febrero, 2008 23:46, Blogger Evan said...

Ay... :)

...es lindo hacer feliz a un hombre con tan poquito...

Besos azules!

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home