La curvatura de la córnea

11 noviembre 2007

La mala hora

Es la mala hora de los tropiezos. Ese descubrimiento reiterado de la falta persistente de capacidad. Es la jodida hora de la verdad, cíclica y despiadada. Un vestigio de luz que ilumina toda esta farsa de palabras. Es la mala hora, la hora de la tecnología conectada a un mundo mudo porque los putos drivers - o lo que coño sea - han mutilado el sonido de los altavoces y no puedo escuchar los signos de admiración que Abraham Boba ha puesto en el salón de su casa mientras León Camaleón pincha ye ye en algún garito de Zeta. Es la mala hora sin una Coca-Cola que llevarme a la boca para poner burbujas a este mal aliento de alcantarilla tan inapropiado para una bitácora. He comprado un libro del genial Luis Landero en edición de bolsillo, como si sus tapas blandas fueran a salvarme: Tendrá razón John Comandante Vilas cuando afirma que en los polígonos sólo quedan salarios más IPC, mientras el talento rueda fortuna entre las becas de los cultivados bajo el desarrollismo tecnócrata gris que ignoraba al cateto hasta el rabillo de la boina mientras labraba la tierra tras las mulas devoradas por las moscas verdes de la mierda depositada en los corrales de gallinas más putas que las gallinas y conejos degollados con ensoñaciones de conejitos negros con pajarita. Es la mala hora de los vibradores de colores brillantes desinfectándose en el lavavajillas de las masturbaciones nocturnas y todavía secretas, culpables, sofocadas en las cuerdas vocales mientras el deseo aterriza en el tanga dorado con doce-cascabeles-lleva-mi-caballo-por-la-carretera dónde las putas retan al cierzo que yo sólo escucho soplar contra el tendedor, con la estúpida ilusión de que las pinzas sean las teclas de Chano, o de Chucho, o de Tete, o que la ropa azul, sintética y barata sea el traje de luces, no de un torero que para eso hay que tener mucho arte, si no del Rey cuando aún movía sus caderas. Es la mala hora, condenado estoy.

12 Comments:

At 11 noviembre, 2007 13:37, Blogger scotty said...

Vaya reflexión "Bunburiana"

 
At 11 noviembre, 2007 18:42, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Scotty y bienvenido a esta bitácora.

Aplicar el adjetivo "bunburiana" a este texto es un elogio para mi pero tengo que discrepar. No creo que sea bunburiana, no es su estilo de escritura, la menos eso me parece, lo contrario sería "demasie" para mi. Y la canción, la canción, aunque no lo creas es una manufactura de los años ochenta.

Salu2 Córneos.

 
At 11 noviembre, 2007 19:41, Blogger Conciencia Personal said...

¡Viva México, Viva México! ja, ja....

Agradable domingo.

Besos, Monique.

p.d. excelente lo de Onetti, mi triste soledad muchas veces ha sido acompañada por su narrativa. Gracias.

 
At 11 noviembre, 2007 20:28, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Monique.

¡Qué bueno que llegaste con tus vítores a calentar este domingo de ventarrón y morcillas!

Me alegro que te gustará el envío que te hice de Onetti, conforme lo iba leyendo me acordaba de ti, ya ves, conexión directa.

Salu2 Córneos y besos.

 
At 12 noviembre, 2007 00:48, Blogger Fernando Sarría said...

chico, te dejo unos días y te encuentro en la hora de mandarlo todo a tomar por el culo!!...seamos sensatos coge las cuerdas de tender, abre el frigo , sacate unas birras y toca condenadamente cualquier cosa que suene...y si no a la vecina si su marido duerme o no tiene...haz del estropajo un remiendo de altura y no mezcles cosas raras con las morcillas..Javier...que sigo apreciando mucho tu mirada...un abrazo.

 
At 12 noviembre, 2007 13:16, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Fernando.

(Tercer intento de respuesta, los otros dos han sido suprimidos)

Lo malo de las malas horas son que te pillen descolocado, es entonces cuando se crecen las puñeteras.
Recuerdo las malas horas de resaca donde no tenía fuerzas para pensar, o las malas horas durante el baile y no podía parar, o las malas horas después de después tan propicias a la autocomplacencia o a la culpabilidad, que de todo ha habido.

Lo malo de las malas horas es el insomnio cobarde, pasivo y cobarde.

Sin embargo, lo cojonudo de las malas horas son los poetas como tú y volvamos a cantar una ranchera ¡redios!

Salu2 Córneos.

 
At 12 noviembre, 2007 19:10, Blogger Gubia said...

Dejemos las malas horas y brindemos aunque sea de forma cibernética por las "buenas horas" que te deseo muchas. Un abrazo.

 
At 13 noviembre, 2007 00:27, Blogger scotty said...

Se que no es suya la canción. Lo de reflexion Bunburiana no te lo se explicar

 
At 13 noviembre, 2007 13:37, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Gubia.

Brindemos!! yo levanto mi vasito con tinto de La Rioja y te pego un abrazo... muy poco cibernético y bastante cinético ;-)

Salu2 córneos.

 
At 13 noviembre, 2007 13:38, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Scotty.

Efectivamente "La Mala Hora" es una canción de Radio Futura. y te lo vuelvo a recordar, "bunburiana" es un halago.

Salu2 Córneos.

 
At 19 noviembre, 2007 04:36, Anonymous goulds said...

Es domingo y son las 4:29 malas horas de la madrugada. Es curioso como los ciclos se suelen repetir en una persona, en varias personas, en un lugar, en distintos lugares... Será el reloj biológico.
Y aún falta rato para que vengan los pájaros.

 
At 19 noviembre, 2007 22:35, Blogger Javier López Clemente said...

Hola goulds.

Me alegro que tus madrugadas terminen aqui, siempre es un halago.
Leo tu comentario y sólo se me ocurre cantar un bolero.
¿Los pájaros también llegan en noviembre?

Salu2 córneos.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home