La curvatura de la córnea

19 agosto 2007

Pelitos

Media docena de osados pelitos brotaron en la punta de mi nariz. Eran diminutos e inofensivos cuando los descubrí en el espejo del baño, pero bajo el foco exigente de mi esposa se revelaron como un terrible comando entrenado para alterar nuestra vida conyugal hasta el anatema. Migue surgió con valentía entre las tinieblas en ciernes, llegó decidida a terminar con aquella exigua representación peluda y se encaró con decisión ante tamaña afrenta a la estética de mi napia.
Fue hasta la retaguardia y regresó con un sobre de bandas depilatorias faciales de cera fría que incluía toallita con aceite. Venía eufórica, henchida de contento mientras yo estaba apocado, asustado y temblando como un corderito. Ella intentó tranquilizarme con arrumacos «Es cera fría cariño» Rasgó el sobre de plástico «No te asustes, ya verás como en un periquete termino con esos cuatro pelos» Calentó un par de tiras de papel cebolla entre sus manos «Tranquilo mi cielocariñotesoromiamor será un segundito» Separó las hojas con sumo cuidado «Ya verás, es muy fácil y no duele nada, mi rey» Aplicó la banda humedecida por la cera sobre la zona a depilar. El papelito quedó colgado de mi nariz y allí estuvo un par de interminables segundos «Ahora si que vas a estar guapetón» Su mano izquierda tapó mi boca y con la derecha tiró de la banda con decisión y a contrapelo. Fue un movimiento muy rápido y complejo que se inició en el hombro, continuó por el codo y terminó con giró de muñeca acompañado por una extensión longitudinal de los dedos. El dolor fue punzante, breve pero muy intenso.
Me enseñó orgullosa los cuatro pelos sin apartar la mano de la boca, supongo que temía mis alaridos. «Espera, espera que faltan dos» Esa fue mi perdición. De la media docena de pelitos asentada en mi nariz, sólo cuatro tuvieron a bien desprenderse en el primer intento. Migue se tomó aquello como un desafío y no paró de repetir la coreografía depilatoria hasta que se acabaron las bandas impregnadas de cera.
No me pregunten cuanto tiempo duró, ni cuanta munición fue utilizada en el embate porque desfallecí a las segundas de cambio, sólo tenía fuerzas para dejarme hacer. Los dos pelos resistieron con el valor de la infantería todo el bombardeo y Migue sentenció con un tono marcial que hasta entonces yo desconocía «Los eliminaré con las pinzas» Así fue. Un par de tirones terminaron con el último reducto de pelitos insurgentes
La batalla había terminado victoriosa pero me inquietó un incipiente escozor en la punta de la nariz «Eso pasa siempre» me dijo Migue «una ligera rojez y una pequeña sensación de irritación, ¡ay si te depilaras como las mujeres verías lo que es bueno!, mi quejica»
Han pasado un par de días y el escozor, lejos de desaparecer, se incrementa a cada hora. Migue sigue sonriendo. Ahora cada mañana embadurna la punta de la nariz con una crema verde y por la noche con una blanca. A cada minuto me da un beso en el área afectada pero aún con todo la cosa no mejora. Estoy preocupado porque una mancha bermellón ha aparecido en el campo de batalla y tiene muy mala pinta.
¿Alguna sugerencia al respecto?

17 Comments:

At 20 agosto, 2007 13:16, Blogger bloc- era said...

dicen que le remedio para todo es el Aloe Vera... ¿Pero como es posible que se te haya puesto tan rojo? jejejej

 
At 20 agosto, 2007 14:37, Blogger closada said...

Jajajajaja, perdona que me ría, pero es que la historia es realmente ¿desproporcionada? Seis pelos... ¡cera! Espantado me he quedado, de verdad.

¿Sugerencia? Pues la paciencia. Con unos días la nariz volverá a adquirir su tonalidad.

En cuanto a lo del aloe vera, pues quillo, es verdad, ahora se utiliza pa' to'. Pon una aloe vera en tu vida, ya verás que cambio...

Saludos "bermellonados"

 
At 20 agosto, 2007 16:08, Blogger Fernando Sarría said...

;);)..no coment...abrazos

 
At 20 agosto, 2007 16:49, Blogger Gubia said...

PArece que te ha picado un bicho, madre mía. Remedio para eso? paciencia y los cuidados cariñosos de Migue, que me recuerda a mí con la paranoia de los pelos,jajaja.
En fin todo sea por amor. Un abrazo...no seas quejica.

 
At 20 agosto, 2007 22:35, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Bloc-era

¡Es verdad! ¡Mi lavavajilas favorito tiene Aloe-Vera para cuidar la piel de mis manos!

¿Y si pruebo a ponerme lavavajillas en la punta de la nariz?

¡¡¡VAya cacho de idea, hasta lueguito!!

Salul2 Córneos.

 
At 20 agosto, 2007 22:36, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Closada.

Temía que la historia podía parecer desproporcionadad, por eso he colocado la foto del asedio, para certificar que el evento fue tal y como lo cuento.

Salu2 Córneos.

 
At 20 agosto, 2007 22:37, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Fernando.

Sólo un consejo: Cuando los pelos del vecino veas depilar...

Salu2 Córneos.

 
At 20 agosto, 2007 22:39, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Gubia.

jajajajaajaj ¿Estás llamando a mi señora bicho? jajajajajaja

"La paranoia de los pelos" es un excelente título para un relato.

Bueno, las quejas, si son quejicas, también pueden entrar dentro del amor ¿no?

;-)

Salu2 Córneos.

 
At 21 agosto, 2007 00:29, Blogger George said...

G g g es que me parto g g g, dios que hombre. Si con 6 pelos en tu mente, montal tal batalla, si tuvieras que contarnos la guerra de los 100 años, g g g me parto. Eres la po... y eso si tu piel es sensible y delicada, pero te confieso, que esa rojez de tu tocha no es nada comparada a la rojez que padeci yo un dia tal, tras una limpieza de cutis, g g g, eso si que era de escandalo, podia hacer clow sin mas aparejos que mi rojez. g g g me parto

 
At 21 agosto, 2007 00:49, Blogger Javier López Clemente said...

HOla George.

Los seis pelos no estaban en mi mente, por Dios, estaban en la punta de la nariz. Mi piel es sensible y delicada porque la unto con las cremas adecuadas a mi edad... porque sobre limpieza de cutis, con ese tema todavía no me atrevo porque yo pensaba que el cutis era una referencia a la cara, y no amigo mío no, el cutis es mucho más amplio que todo eso.

Salu2 Córneos y menos cachondeo coño, que estoy todavía convaleciente.

 
At 22 agosto, 2007 21:42, Blogger pies diminutos said...

Jajaja! No puedo imaginar qué hubiese sido de ti si te hubieses depilado con cera todas las piernas... ;-)

 
At 23 agosto, 2007 16:10, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Pies Diminutos.

Me temo que con la experiencia en el apendice olfativo, el asunto de las piernas va a tardar mucho tiempo en producirse ;-) no con cera ni con ná.

Salu2 córneos.

 
At 24 agosto, 2007 22:20, Anonymous Queralt. said...

jajajajajajaja
Bueno, ¡qué fuerte! jajajajaja
¡Mi alma gemela!
Yo soy como tú, de esas personas que han tenido seis pelos en donde no debían estar y, medio acomplejada, decidí que me los quitaran haciendome la depilación eléctrica pues, según decían, era casi definitivo. Hace muchos años de aquello y las técnicas han avanzado así que, te puedo asegurar y garantizar, que tu pequeño escarceo medio pacífico no tiene nada que ver con la mundial que se montó en mi bigote... ¡te lo juro! Una rojez extrema y una sensación como de no tener piel, fueron las primeras consecuencias; casi simultáneamente, empezaba una especie de picor o de escozor (nunca supe distinguirlo) que hacía que tus manos te defendieran de todos los insectos y nimiedades varias que pululaban por el ambiente y que eran atraídas sin saber por qué, desde que salías de la depiladora. Para seguir con el relato siendo fiel a lo que pasó, te contaré que a las pocas horas, mi bigotín se llenó de granitos y los granitos estaban llenos de agua, ¡muchos granitos de todos los tamaños y amontonaditos! Y así estuve, escondiéndome del mundo hasta que se curó el último de los granos producidos por la última de las sesiones a las que tuve que ir para que mis imbéciles y estúpidos pelos dejaran de salir...
Menos mal que pagué las sesiones por adelantado y, como eran caras, me ví obligada a tener que ir rigurosamente a que me agredieran con aquella aguja tan fina que se hincaba en la carne de mi labio. Cuando la aguja había llegado muy adentro, la chica del bazooka apretaba un pedal con el pie y acto seguido se oía cómo quemaba mi interior e incluso, se olía en el extertior...
Cuando he leído lo de tu lágrima, casi me parto de la risa pero en seguida se me ha torcido el rictus... ¡he recordado las mias propias! Las que me caían sin poderlas controlar cada vez que la del bazooka pinchaba al borde el labio... ¡agggggg! Ni te imaginas... con tu escasa experiencia, ¡no puedes! ¡Dios que dolorrrrrrrrrr! jajajjajaaja
En mi cuerpo no se podía producír un movimiento tipo ola ni nada de eso porque, desde el primer segundo que me tumbaba en la camilla, me iba encogiendo, minimizando y casi desapareciendo para quedar minutos después, las marcas de mis uñas clavadas en mis propias manos y brazos y, horas más tarde como ya te he dicho, gotitas de agua hechas grano en cada uno de los delicados sitios donde había entrado para quemar, aquella delgadísima aguja...
Nada más. Puede que te preguntes qué coñ estoy haciendo: "¿Me está contando su vida esta desconocida?"
No, sólo un recuerdo regado en lágrima... jajajjaja

Me has hecho reír en un día duro. Gracias.
Besos y cerezas.

Queralt.

 
At 25 agosto, 2007 17:25, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Queralt y bienvenida a esta bitácora.

¡Dios santo que experiencia! Al menos eso pensaba hasta que en las líneas finales me he dado cuenta de que eres una chica, ¡¡¡eso es todavía mejor porque rompe el tópico de chicas sufridas que tanto me han contado dentro de este post y en mi bandeja de entrada!!!

Me alegro un montón de tu entrada con avalancha de palabras que siempre serán bien recibidas en esta bitácora.

Y si te he hecho reír, como tú lo has conseguido conmigo, pues de lo bueno lo mejor. Gracias.

Salu2 Córneos y más cerezas:

http://www.youtube.com/watch?v=Xnx9QJLG5u4

 
At 27 agosto, 2007 00:21, Blogger Ana said...

Dos opciones:

1)unos toques de maquillaje para tapar el rojo bermellón.
2)si "los seis" se atreven a salir otra vez, prueba con unas tijeras y pelillos a la mar.

:-D

 
At 27 agosto, 2007 22:38, Blogger Javier López Clemente said...

¡Hola Ana C!

Cuanto tiempo sin tu visita... estoy muy contento, al menos, clausurada.... ¿o ya no está clausurada tu bitácora? en fin, ahora me paso para comprobarlo. Lo importante es que vengas hasta estos comentarios, veamos, veamos

1. ¿Maquillaje? jejejejeeje Mejor lo dejamos para otra generación, además no sabría como friccionarlo, extenderlo, untarlo ?????? demasiadas preguntas :-))))

2. Hasta ahora a esos pelillos los afetitaba con mi maquinilla de triple hoja, pero ya ves con los adelantos estéticos.

Salu2 Córneos. Me he alegrado mucho de tu visita.

 
At 26 enero, 2011 14:10, Anonymous viagra online said...

yo tenia el problema de los pelitos en el bigote y eso se ve muy mal en una mujer. Y a raiz de mi complejo un dia decidi hacerme un tratamiento con hilos y laser

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home