La curvatura de la córnea

23 mayo 2007

Campaña electoral

Érase una vez un lugar llamado Pellejos de Arriba que había cambiado considerablemente a lo largo de los últimos ocho años, su perfil de población tranquila y solariega había sufrido un cambio evidente con la construcción de edificios sin ton ni son, recalificaciones al tanto por ciento y la inauguración de un macro centro comercial para el esparcimiento, el ocio y el consumo de la marabunta de usuarios diarios que dejaban sus sueldos mileruristas a lo largo y ancho de sus instalaciones refrigeradas en verano y caldeadas en invierno.
A este brillante presente se le unía el destello de las promesas electorales que hablaban de un apeadero de alta velocidad, una playa portátil con chiringuitos para los fines de semana y una reata de sin papeles que se hacinarían en las antiguas parideras, tan alejadas del casco urbano como de la solidaridad, con la sabuesa intención de ser titular en los noticiarios televisivos y poner el nombre de Pellejos de Arriba en el mercado de la información.
Antonio Malversador había sido el artífice de todo aquel emporio. Ocho años en la política consistorial le habían acarreado suficientes querellas, imputaciones y citaciones judiciales como para dar el salto a la política nacional. La decisión fue tomada al margen de la ortodoxia del partido, tan lenta y burocrática como la de cualquier Ministerio. El asunto se zanjó un jueves de cinquillo, putas y porrón. La estrategia se completó con la brillante aportación de una de las chicas de compañía, que entre risas y bromas, propuso a la esposa del Alcalde como la mejor candidata para sustituir a su marido en la dura tarea de llevar el cetro consistorial.
La campaña fue un desparrame de pasquines con la photoshopgrafía de Antonia Melollevo junto al lema “Antonio nos deja en las manos de Antonia” Una frase que, sobre todo al principio, produjo algunos mal entendidos entre los ciudadanos que pretendieron colocarse físicamente entre las manos de la candidata para ser abrazados, masajeados, incluso abofeteados.
El último mitin se celebró en el recién inaugurado pabellón polideportivo que lo mismo servía para jugar al fútbol sala, como para organizar los café-conciertos de los Otoños Musicales de la Villa de Pellejos de Arriba. La idea de Antonia era celebrar una gran fiesta amenizada por la coral local dirigida por Sor Batuta, alguno de los descartados en Factor X, la disco móvil consistorial capitaneada por su hijo Dj Malversador Jr y una arenga como broche final.
Antonia Melollevo se había destapado como una brillante oradora, capaz de enardecer con su verborrea populista a todo quisqui con suficiente paciencia para aguantar cantos corales, frikis de todo pelaje y los ritmos más calientes del reggaeton.
El último discurso de la campaña electoral empezó con un repaso a los logros atribuibles al gobierno de su marido, continuó con un repaso a la leal, atormentada y pusilánime oposición para terminar con un inesperado sainete en forma de declaración de amor.
— No os voy a contar, — dijo Antonia — ningún defecto de mi marido porque no los tiene. Todos conocemos su magnífica gestión que aquí ha sido glosada y de la que tanto he aprendido en estos ocho años junto a él. Porque yo, además de vivir con nuestro actual Alcalde Malversador, me acuesto con Antonio todas las noches y estoy segura de que contaré con su inestimable ayuda tanto en lo municipal como en lo nupcial.
Los asistentes al mitin irrumpieron con una salva de aplausos que poco a poco fue sustituida por el clamor popular al grito unánime de «Hurra, hurra, hurra, Antonio la tiene dura» El actual Alcalde Malversador fue instado a que se dirigiera a las masas enardecidas, se situó ante el micrófono y agradeció de esta guisa las palabras de su esposa
— Estoy orgulloso de ser tu marido, estoy encantado de haberte conocido y hasta aquí he venido para echarle los tejos a la futura Alcaldesa de Pellejos.
Tras aquella declaración de principios, el avispado publicista responsable de la campaña hizo sonar el jingle del partido a todo volumen. Aquello fue el acabose y no se sabe si fue la música, los vítores o la pasión propia de la política, el caso es que el Alcalde saliente Antonio Malversador y la candidata a la Alcaldía Antonia Melollevo se fundieron en un lúbrico, intenso e interminable beso de tornillo.
Aquel arrumaco ferretero brilló como un faro entre la concurrencia que a los pocos minutos repitió el gesto como si de un oficio religioso se tratase. Las gradas del polideportivo de Pellejos de Arriba contemplaron con perplejidad como los besos de tornillo se adueñaron del ambiente con profusión de lenguas enroscadas y labios entrelazados.
Los primeros intercambios salivares se produjeron entre las parejas estables de cariz heterosexual, pero la revolución del morreo era incontenible y muy pronto afectó a las personas en su individualidad. Los besos se combinaron de manera aleatoria con permutaciones y sin miramientos de género o condición.
Los científicos aún andan buscando una formulación matemática que explique la fuerza amorosa que se generó y como la onda expansiva rebasó el recinto deportivo para inundar todos y cada uno de los últimos mítines de la campaña electoral. Una avalancha imparable que contagió a líderes políticos del ámbito local, comarcal y nacional, a las bases de los partidos, a los votantes y a todos los ciudadanos. El deseo carnal de dar y recibir un beso de tornillo se extendió como un maná a diestro y siniestro, y la política dejó por un día el guión de las puñaladas, las deslealtades y los insultos para transformarse en dulzura de labios contra labios.


Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

18 Comments:

At 23 mayo, 2007 23:02, Blogger Paula said...

ya podía ser cierto, ya...

yo estoy de suplente el domingo, vive dios que vuelvo a rezar para que me pueda ir a mi casa a las ocho y diez de la mañana

en fin, ya te contaré

un beso, algo desanimado por las elecciones

 
At 24 mayo, 2007 07:26, Anonymous lamima said...

¡Eres magnífico Javier!.
Esto es lo mejor que he oído/leído/visto en estas elecciones, por su puesto.
Ay, que se acaben de una vez, que no puedo más....(es que lo del macrobeso final mitinero no lo veo muy factible no, y para soñar despierto mejor cambiamos de tercio)
Saludos.

 
At 24 mayo, 2007 13:12, Blogger Mamentxu said...

Me ha gustado. No sé si será. Ya veremos.

 
At 24 mayo, 2007 15:43, Blogger Gubia said...

Ojalá, yo estoy de la campaña un poquito harta. Que llegue pronto el domingo, por favor.Un abrazo.

 
At 24 mayo, 2007 23:26, Anonymous inde said...

Cognio, ya que los políticos tienen tanto cuento... ¡podría ser como éste!
Por cierto, ¿Antonia Melollevo tenía el mismo cuerpazo que la Duval? Porque en fin, supongo que eso habría sido un estímulo para la concurrencia...

 
At 25 mayo, 2007 16:33, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Paula.

¡¡Tu nunca será suplente de nada, mi alma, siempre titular!!

Un día de mesa electoral puede dar para muchos relatos, yo estoy pensando uno, a ver si lo puedo terminar antes del lunes...

Salu2 Córneos y un beso, que los míos no se desaniman ni por las elecciones ni por ná!!

 
At 25 mayo, 2007 16:34, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Lamima.

Gracias por el elogio y no te pases que en los períodicos mucho se ha escrito de la elecciones.

En los cuentos todo es factible, esa es su belleza.

;-)

Salu2 Córneos.

 
At 25 mayo, 2007 16:36, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Mamentxu y bienvenida a esta bitácora.

Me alegro de que te haya gustado. Los cuentos nunca tienen porque ser, a veces, si no son es mucho mejor :-)

Salu2 Córneos y espero que vuelvas.

 
At 25 mayo, 2007 16:37, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Gubia.

Creo que es la campaña que menos he seguido.

Salu2 Córneos.

 
At 25 mayo, 2007 16:40, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Inde.

Certera conclusión pero ya sabes que en el mundo de los cuentos todo es posible y en la política casi todo son intereses.

El cuerazo de la Duval no tiene parangón y su carrera en la revista tampoco.
La concurrencia, ay la concurrencia, siempre tan atenta a los estímulos ;-)

Salu2 Córneos

Por cierto ¿cognio, quiere decir coño?

 
At 25 mayo, 2007 23:39, Blogger Ana Muñoz said...

¡Hola Javier! Ais... qué cansadita estoy. He tenido sesión doble de teatro esta tarde. Primero ensayo, luego he ido con una amiga a ver "La venganza de la Petra".

Ponte en contacto con La Caja Nocturna y ellos te dirán cómo conseguir el magazine, ¿oki?
http://lacajanocturna.blogspot.com/

Que vaya bien el finde. Yo mañana veré a mi padre y a mis tatos después de varios meseeeees!!

 
At 26 mayo, 2007 18:10, Blogger Fernando said...

JaJaJa....no tengo palabras...un abrazo...

 
At 26 mayo, 2007 19:51, Blogger El detective amaestrado said...

Vaya historia para la jornada de reflexión...Reflexiono y me doy cuenta de que me hizo sonreír. Tienes mi voto, candidato córneo

 
At 27 mayo, 2007 17:01, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Ana y gracias por la orientacion.
Ya he dejado un mensaje en La Caja Nocturna.
"Tatos" ¡que hermosa palabra.

Salu2 Córneos.

 
At 27 mayo, 2007 17:02, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Fernando.

Nada mejor que la risa, aunque a veces uno rie por no llorar :-)

Salu2 Córneos y un abrazo.

 
At 27 mayo, 2007 17:03, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Detective.

Si hubieras leído mi programa electoral...: Todo mi reino por una sonrisa.

Salu2 Córneos, maestro.

 
At 28 mayo, 2007 00:23, Anonymous Anónimo said...

Algunos amigos me han hablado de tu relato de San Valentin que yo descubrí por casualidad, por si no lo conocía.
Me encantaría que te pusieras en contacto conmigo. Saludos.
Mariángeles Guerrero
mariangelesguerrero@auna.com

 
At 28 mayo, 2007 22:08, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Mari Ángeles.

Es una gran noticia que esta bitácora sea uno de los argumentos para las conversaciones entre amigos.
Me pondré en contacto contigo a través de mi correo personal y te recuerdo que esta bitácora tiene un mail de dominio público: sonolopez@tiscali.es

Salu2 Córneos y hoy me has alegrado el día.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home