La curvatura de la córnea

23 abril 2007

De regreso a casa


La madrugada del sábado volvió a ser la misma en la Avenida Cataluña. Las farolas iluminaban la soledad por la que sólo circulaban los restos nocturnos de la maraña automovilística: Los cuatro currantes que regresábamos a casa después del turno de noche, un par de taxis, el búho bus y algún utilitario blanco encarenado de decibelios.
En la puerta de la CAF configuré el controlador de velocidad a cincuenta y cinco kilómetros por hora y activé la función de piloto automático. Las manos una vez liberadas de la esclavitud del volante no supieron que hacer. Tuvo que venir la “La Trova Kung-Fu” y su invitación para tocar palmas para escabullirme de aquella cara de idiota. El coche se comportó de maravilla durante todo el trayecto, ajustó la velocidad para que los colores rojos no nos detuvieran, gestionó con precisión el giro en la rotonda de la Ronda Hispanidad y el puente en memoria a Manuel Jiménez Abad se dibujó al fondo. Los tensores que lo mantienen en pie me recordaron las costillas de un dinosaurio fosilizado mientras cruzaba el Ebro. Para llegar a la altura de los huesos de tan vetusto aragonés hay que subir un pequeño repecho que impedía la visibilidad de lo que acontecía en la margen derecha. Fue al culminar esa pequeña cuesta cuando lo vi.
Un estático rectángulo de luz coronaba la salida hacía Las Fuentes, estaba suspendido en el aire, colgado de la nada. Antes de retomar la conducción manual extraje el disco y dejé en servicio la radio en la banda de la FM porque, si aquello era el OVNI con el que siempre soñé encontrarme, el canal de comunicación que más posibilidades tenía de funcionar era el de las ondas hertzianas. Estaba hipnotizado por aquel majestuoso icono, un faro en mitad de la noche para guiar a los perdidos, la punta de lanza de una nueva religión, un banderín al que seguir, un nuevo estilo de vida.
Ralenticé la marcha hasta casi detenerme. Los espejos retrovisores confirmaron una soledad que empezó a pesarme como una losa. Puse en funcionamiento los intermitentes de avería, detuve el coche, tomé la cámara de fotos de la guantera y salí. Bajo mis pies el río pasaba sin dar ninguna importancia a lo que me estaba sucediendo. Tiré algunas fotos pero me encontraba demasiado lejos para definir con claridad el objeto luminoso. Dejé de temblar cuando entre mis manos apreté el volante. Volví a parar un poco más cerca del objeto, bajé del coche con atropello y más miedo que doce viejas, pulsé repetidas veces el obturador sin mucho criterio mientras caminaba sobre la acera, regresé hasta el coche a la carrera y salí zumbando sin dar ni una oportunidad a que un encuentro en la Tercera Fase cambiara definitivamente mi vida.
A partir de ahí todo fueron prisas para llegar a casa, introducir la tarjeta de memoria en el ordenador y comprobar que extraño artefacto interestelar hacía guardia en la intersección del Tercer Cinturón con Echegaray y Caballero, justo sobre la vertical del azud todavía por concluir.
Mis ojos no dieron crédito y los tuyos, lector de esta bitácora, ¿qué dicen los tuyos?







El próximo mes de mayo IKEA abre sus puertas en Zaragoza y veremos como una marabunta de clientes, paseantes y curiosos se agolpan a sus puertas como si los muebles, el menaje y los complementos fueran los nuevos oráculos del siglo XXI

19 Comments:

At 23 abril, 2007 17:21, Blogger txe said...

ey, delicias! yo vivo ahí!

 
At 23 abril, 2007 17:31, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Txe, patrón de mi planeta preferido que viró hacia lo versos ni aviso a los navegantes abrumados.

Delicias debe de haberlas en todas las ciudades, villas y poblaciones. Madrid seguro que la tiene entre socavones, circunvalaciones y elecciones (Cambiar la "l" por la "r" es optativo)

Salu2 Córneos, co.

 
At 23 abril, 2007 23:19, Blogger Paula said...

Ikea llega a la ciudad, y ya le van precediendo sus carteles

¿que qué opino? Qué quieres que te diga...

me hace falta una estantería para mi dormitorio, y

deseandico estoy de que la abran.

Un beso, maño

 
At 23 abril, 2007 23:51, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Paula.
Mis discos estan alojados en la guantera del coche en una fundas de ikea.
La sorpresa de esta empresa no son sus productos, ni su mercadotecnia, lo que me sorprende es lo que pasó en Sevilla el día de la inauguración: Largas filas de clientes esperando horas y horas para entrar a sus instalaciones. Ese comportamiento social es el que me dejo perplejo y por eso me pregunto que ocurrirá en ZG Z Ciudad el día d a la hora h.
Lo veremos en la prensa.

Salu2 Córneos y un beso de acupuntura ;-)

 
At 24 abril, 2007 02:26, Blogger maite said...

solo alguien que no aprecie su tiempo pierde horas en una cola inútil, uissshhh..que rabia!!!

yo tambien compro en ikea

 
At 24 abril, 2007 09:09, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Maite.

La única vez que he ido a Ikea fue al de Badalona, por cierto, me costó Dios y ayuda dejar la N-II y encontrar aquella montaña convertida en Centro Comercial.
El emplazamiento del que se va a abrir en Zaragoza lo conozco perfectamente, lo he visto crecer desde la solitaria pasarela sobre la Z-40 hasta el día que vi el anorme pirulo con lo logo de la compañía desde el cementerio de Torrero.

Salu2 Córneos.

 
At 24 abril, 2007 10:25, Anonymous Antonio Pérez Morte said...

Confío en que al llegar a la república independiente de tu casa, consiguieses descansar de un viaje tan alucinante.
¡Abrazos!

 
At 24 abril, 2007 10:30, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Antonio.

:-) Muy bueno que las repúblicas de este país comiencen en un felpudo.
Tras el felpudo de la puerta de mi casa no estoy seguro de encontrar una república. Al otro lado de dos vueltas de llave reside una Reina, la Reina de la casa y, la verdad, de casi todo.

Salu2 Córneos y un abrazo.
PD. Los poetas creo que nunca dejan de serlo, hasta cuando transcriben a otros poetas. Yo también estoy estos días con los versos de Lorca.

 
At 24 abril, 2007 14:43, Anonymous lamima said...

Yo tengo curiosidad: no he estado jamás en IKEA.
Sin embargo toda esta parafernalia me tiene un poco mosca y me hace pensar: ¿como hemos podido vivir en Zaragoza sin esta tienda?, digo
Abrazos majo.

 
At 24 abril, 2007 14:44, Blogger Fernando said...

De IKEA al cielo?...un abrazo.

 
At 24 abril, 2007 23:18, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Lamima.

Yo también tenía esa curiosidad que me llevó hasta Badalona, bueno, aproveché un viajecito a Gerona ;-)
Mi toque de atención es para que estemos atentos al primer día de apertura y siguientes... si sucede los mismos que en otras ciudades,la inauguración de un almacén de muebles se transforma en fenómeno sociológico a estudiar.

Salu2 Córneos, majisma.

 
At 24 abril, 2007 23:19, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Fernando.

El cielo esta amueblado de productos IKEA.
Mira, una idea para la publicidad del gigante sueco.

Salu2 Córneos.

 
At 25 abril, 2007 17:10, Blogger Gubia said...

Ikea!!!paraiso de aquellos que desean acondicionar su hogar armando piezas como las de los juegos de Tente.
A mi personalmente me gusta Ikea, pero siempre que no esté abarrotado de gente que me agobie.Y como soy un poco desastre prefiero que me lo monten a montarlo...(que expresión más fea por Dios).
Te leo y me pregunto que habrá sido de esos señores que vendían muebles en sus tiendas, venían a casa tomaban medidas, mandaban presupestos y tenían exposiciones pequeñas de dos o tres dormitorios que rotaban cada poco...me estoy poniendo en plan cuentame, pero lo echo de menos. Ahora somos autosuficientes hasta para comprar. En fin, un abrazo

 
At 25 abril, 2007 23:19, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Gubia.
Yo tuve un Tente de pequeño y eso me recuerda que tengo pendiente un relato sobre ese asunto ¡¡gracias!!

Fui a Ikea en busca de esa panacea de la decoración, el buen gusto y lo barato todo en el mismo paquete. No me sorprendio. Era como alguno de los nuevos almacenes de muebles que hay en Zaragoza pero a lo bestia.
Cuando nos cambiamos de casa encargé una estantería para los discos en una carpintería que hay en frente. Es una delicia, de ella hablé en esta bitácora:

http://lacurvaturadelacornea.blogspot.com/2006/05/una-fiesta.html

jajajaja ¿montar o qué te monten? ese es un buen dilema, eso sí sobre un somier comprado en el Ikea.
jajajajaj

Salu2 Córneos y gracias por tus visitas que fueron de las primeras a esta bitácora.

 
At 27 abril, 2007 00:09, Blogger Clarice Baricco said...

Tendré que ir, cruzaré el charco. Mientras tanto, tú sigue contándome.

Saludos

 
At 27 abril, 2007 10:05, Blogger Javier López Clemente said...

Hola clarice.

Sería todo un record cruzar el charco para ir a Ikea, eso sería digno de contar ;-)

Salu2 Córneos.

 
At 10 noviembre, 2007 12:03, Blogger Marta said...

Si os gusta Ikea os invito a visitar mi blog http://www.piratasdeikea.blogspot.com
En él encontrareis otras maneras de interpretar sus productos.
Espero que os guste.
Un saludo:
Marta

 
At 10 noviembre, 2007 12:22, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Marta.

¡un comentario en noviembre sobre una entrada de abril! Eso es toda una noticia en esta bitácora ;-) así que muchas gracias.

He visitado tu página y estoy alucinado.

Salu2 Córneos.

 
At 10 noviembre, 2007 12:26, Blogger Marta said...

Sí, a veces pasan esas cosas... gracias por tus palabras.Es una buena manera de diferenciarse, ya que muchas veces acusan a Ikea de aborregarnos, teniendo casas clónicas...pues ahí vá eso.
Un saludo :
Marta

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home