La curvatura de la córnea

28 febrero 2007

Tartufo

Moliére escribió El Tartufo a mediados del sigo XVII en su habitual línea satírica. La obra fue prohibida por el arzobispo de Paris por impía cuando en realidad, esta comedia es una descripción de los hipócritas, esos personajes que fingen ser buenas personas cuando lo único que les importa es aprovecharse del panolis de turno.
La representación teatral de textos clásicos parte con un peso de partida. Muchos espectadores tienen grabado a fuego que este tipo de literatura sólo tiene tres adjetivos posibles, a saber y elijan ustedes el orden, pestiño, muermo y pesado.
Con esta advertencia comienza el folleto que se reparte al público que asistió a la versión que Noba Producciones Teatrales y el Centro Dramático de Aragón presentó en el Centro Cívico Escartin Otin de Huesca. Alfredo Sena, director y autor de la versión representada, nos muestra el camino sembrado de dudas y chinchetas para culminar explicando con sencillez cual fue el planteamiento para trabajar El Tartufo :”Reivindicar el teatro como un juego del actor consigo mismo, con sus compañeros y con el público” Alfredo Sena condensa en esa frase el magnífico trabajo que ha llevado a cabo para imbricar una acción moderna y actual dentro del texto clásico de Moliére. El reto es superado con acierto de tal manera que ambas tramas se retroalimentan y empastan en un desarrollo argumental sólido, convincente y con altas dosis de comicidad.
La Pisa-bien en Luces de Bohemía de Valle-Inclán le replica a Max Estrella aquello de: “Venga el parné, y tenga usted la suerte” En el mundo de la farándula teatrera suele faltar el parné y tal vez ese sea el motivo final que explique el reparto de once personajes entre cinco actores. Este problema entronca con la ciencia matemática de definir cuantos divisores entran en un dividendo para calcular el cociente y el resto. La solución a este dilema nada tuvo que ver con la matemática, fue la magia del teatro y llegó por la brillantez del excelente elenco de actores y el delirio en el último acto, dónde los personajes, los actores y el público se pusieron del revés.

6 Comments:

At 28 febrero, 2007 07:28, Anonymous lamima said...

Desde luego los "clásicos" pueden resultar áridos para gente no acostumbrada a esa forma de hablar, pero puesto en manos de GENTE DE TEATRO de verdad, brilla porque cuenta, muy bien, muy buenas historias. Solo hace falta ese "juego", y por lo visto aquí se ha logrado.
Enhorabuena.

 
At 28 febrero, 2007 11:35, Blogger Javier López Clemente said...

HOla Lamima

Permanezcan atentos a sus carteleras para la próxima temporada en el Principal, este Tartufo de producción aragonesa.

Salu2 Córneos

 
At 28 febrero, 2007 15:42, Anonymous Anónimo said...

Soy Gubia, pero no puedo hacer comentarios desde mi blog,algo ´va mal pero no podía dejar de hablarte aunque sea desde este falso anonimato.Da envidia leer el entusiasmo en esas letras, así que verlo ha de ser mucho mejor.
Un abrazo

 
At 28 febrero, 2007 19:44, Blogger Fernando said...

El teatro es un magnifico lugar donde estudiar la cultura de un pueblo. Ahora mismo no hay teatro sin subvención, sin la ayuda publica…bueno eso esta bien pero tiene el inconveniente que los actores y sus proyectos viven del soplo del viento y según vaya el país va su teatro…escuelas y universidad debían de ser el germen tanto de actores como de obras clásicas y modernas…algo parecido pasa al cine pero en el teatro es más palpable y duro…Ah si levantará la cabeza Valle nos iba a poner a todos a caldo!...en fin viva la play y el cine americano, el gran hermano, la casa de los capullos y su puta madre (perdón), pero es una necesidad que tanto el teatro como la música y el cine nos llegue a todos como lo hace el fútbol…aquellos Estudios1 de mi infancia…abrazos.

 
At 28 febrero, 2007 20:35, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Gubia.
A veces no entras con tu nick a la primera y hay que intentarlo una segunda, eso a mi me pasa con cierta frecuencia.

El teatro creo que ayuda a aprender a mirar.

Salu2 Córneos y un abrazo anónimo ;-)

 
At 28 febrero, 2007 20:40, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Fernando.

¡ay las subenciones! Sueño con un país capaz de mantener con su inquietud cultural todo tipo de expresiones artísticas, ¿suena bonito verdad? dónde la temática venga marcada por la exigencia de un público entendido, exigente y amoroso con los titiriteros de su país, en ese caldo de cultivo podremos ver muchos más animalarios para despertar nuestras conciencias, animar el body y reirnos de nosotros mismos.
Creo que los Estudios 1 fueron el germen para muchos de nosootros, eso y un teatro ambulante que llegó un buen día a mi pueblo.

Salu2 Córneos y abrazos.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home