La curvatura de la córnea

27 enero 2007

Un par de mentiras

La cuenta cuentos Cristina Verbena nos propuso la mentira como materia de trabajo en uno de sus talleres. Las primeras respuestas fueron timoratas y vergonzosas, pero cuanto más nos adentrábamos en el territorio dónde las sardinas corren por los montes, mayor deleitación encontrábamos en inventar las más truculentos, exagerados e increíbles embrollos.
El ejercicio tenía un requetepequeñísimo truco en forma de tentadora propuesta: Participar en calidad de teloneros en el espectáculo oral de las Noches Inenarrables. Los que aceptamos el reto nos comprometimos a buscar dos mentiras que expondríamos al auditorio a modo de calentamiento, y antes de entrar en el fascinante universo del contador de cuentos japonés Josi.
La invitación parecía sencilla así que me dispuse a seguir la pista a las falsedades en este mundo compuestas por mentiras untuosas, balsámicas, cotidianas, recurrentes, piadosas y de tapadillo. Mentirijillas en los sentimientos, mentirotas obscenas en las bocas de los próceres del poder, auto mentiras como placebo hacía la felicidad. Las mentiras históricas o las peligrosas medias verdades. Mentir con todas las de la ley para disfrutar, sobrevivir o crear la fascinante ilusión de una historia. Inventar algo tan real como los pelos de mis orejas a partir de una invención. Abrir un pasadizo hacía la imaginación que tuviera la más obvia de las falsedades como punto de partida.
La primera mentira llegó de inmediato, como si de un acto natural se tratase, me gustó porque traía la edificante mordiente de la ironía: Las corbatas, las pajaritas y el resto de la ropa de mi armario están de huelga. Afortunadamente han cumplido con los servicios mínimos.
Y tanto me gusto que estuve balanceándome entre sus recovecos con la deleitación de creador, satisfecho y hedonista hasta que reparé en mi olvido. El ejercicio consistía en buscar dos mentiras, no en refocilarse en la primera de ellas.
Pasaron tres días con sus tres noches, llegó la ola de frío con sus nevadas, sus cadenas y sus cortes de carreteras, pero yo no había encontrado mi segunda mentira. Tuve que esperar hasta el viernes por la tarde a las 19:45 horas, quince minutos antes de subirme al estrado de la biblioteca María Moliner y declamar ante los presentes un par de trolas.
Ocurrió, como tantas otras veces, mientras cruzaba el Parque Bruil. Aterrizó en mi coco con rotunda alegría, como si llegar tarde y por los pelos fuera la cosa más divertida en el mundo de las engañifas y los enredos. Decía así: Los tres cerditos están instalados en el salón de mi casa desde el día que el lobo feroz derribó sus tres soluciones habitacionales de protección oficial.
Me gustó mucho porque tenía las hechuras de la primera frase de un cuento hipotecario o del corolario a una aventura especulativa. Y una aventura he venido a proponerte ¿Te atreverías a dejar en esta bitácora un par de mentiras?
Prometo cuidarlas, mimarlas y darles de comer tres veces al día hasta que crezcan, se desarrollen y sean capaces de inspirarme la mejor historia que las yemas de mis dedos puedan construir.


28 Comments:

At 27 enero, 2007 17:03, Blogger El detective amaestrado said...

No me gusta como escribes, tío. Tu estilo me parece artificial, lleno de impostura.
Odio leer. Siempre me ha parecido una pérdida de tiempo. Lo hago porque un día cree un alter ego y juré alimentarlo hasta el fin de mis dias. Pero odio hacerlo
(¿Valen así?)

 
At 27 enero, 2007 22:32, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Detective.

Dos mentiras de la misma moneda. Escribir y leer.

Excelente y gracias.

Salu2 Córneos

 
At 28 enero, 2007 00:12, Anonymous goulds said...

1-. No es lo que parece.
2-. Puedo explicarlo.

 
At 28 enero, 2007 09:44, Blogger Paula said...

No me pareces un tipo de fiar, así que nunca te confiaría un secreto

Y si te encontrara por la calle, cosa que espero no ocurra, echaría a correr con tal velocidad que practicaría el jesuistombe en el aire. Bien sabes que puedo hacerlo

Un abrazo

 
At 28 enero, 2007 14:54, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Goulds
Demasiado tiempo sin aparecer y eso se nota.

Dos respuestas que están muy asentadas en el imginario masculino de tener todas las respuestas preparadas en caso de emergencia... y no puedo evitar una duda ¿cuantes veces las has utilizado? jajajajajajajajajajajajajaja

Salu2 Córneos.

 
At 28 enero, 2007 14:56, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Paula.

Entrañable mentira. Me ha gustado mucho y estoy engordando de satisfacción.

Salu2 Córneos.

 
At 28 enero, 2007 21:18, Anonymous Fernando said...

No hay mentira que una buena verdad...esta mañana iba por la calle y todas las rubias me cucaban un ojo...y se relamian los labios...que humedad!..y yo iba vestidico que hacia frío...;);)...abrazos.

 
At 29 enero, 2007 01:31, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Fernando.

La lubricida esplicita me gusta (ahora Goulds estará lamentándose de no haber sido mucho más explicito jajajaja)

Salu2 Córneos y no te olvides de protegerte del frío con una buena bufanda, unos guantes gruesos y un condón con certificado de seguridad.

Salu2 Córneossssssssss

 
At 29 enero, 2007 16:01, Blogger Gubia said...

No hay nada que me guste más que madrugar cada mañana y tener que ir a trabajar, a pesar de ser una rica y millonaria heredera...

Y otra cosa,si algún día vienes por Palencia no te enseñaré ni uno solo de los lugares de los que hablo en el blog y mucho menos esos caminos en los que las piedras te hablan.

Y tengo alguna más por aqui...mañana firmaré algún ejemplar de mi premiado libro en el Corte Inglés. Y sin más por ahora diré que el novio de Ana Obregón salió conmigo hace un par de años y no es para tanto,jaja.

Un abrazo.

 
At 29 enero, 2007 20:08, Anonymous Pilar Manrique said...

Miento todos los dias cariño, en el trabajo, en mis relaciones afectivas, en todo.
Y cuando más lo hago es cuando escribo. No se puede vivir con la verdad, es demasiado cruel, demasiado sucia.
¿Que te parece esta mentira?.
Puedes continuarla tú si quieres.

 
At 29 enero, 2007 20:16, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Gubia.

Supongo que los tres primeros puntos suspensivos están ahí para que nos imáginemos ese trabajo esclavizante y monótono.

Palencia es como el alter ego de mi Teruel natal. Si pienso en dos lugares que nadie recuerde siempre aparecen en mi mente estas dos provincias y... otra que no me acuerdo.

¿Ana Obregón un novio, no me lo creo? jajajaaj

Salu2 Córneos.

 
At 29 enero, 2007 20:19, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Pilar Manrique y bienvenida a esta bitácora que se viste de gala para recibirte. Gracias por la visita.

Pues... me parece que no son mentiras :-))))

La invitación en realidad era eso: un truco para pillar ideas narrativas y un personaje mentiroso complsivo puede ser muy interesante.

Salu2 Córneos.

 
At 29 enero, 2007 21:31, Anonymous retruecano said...

Soy la manzana reineta que golpeo a Newton pensando que era un simple poeta cargadito de apestosos sonetos.

Soy el pene del David de Miguel Angel, que todos los dias se pone firmes al ver pasar las rollizas turistas americanas.

 
At 29 enero, 2007 21:37, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Mister Retruécano.

Exclentes ejemplos.

En el primero me gusta mucho la mezcla ciencia-literatura, tal vez tenga algo que ver Do Santiago, ya me entiendes... ...
El segundo me tiene preocupado por esa fijación erectil con las mujeres del Imperio. Tendría que indagar en posibles respuestas psicológicas y admito opiniones ajenas :-))))

Salu2 Córneos, amigo.

 
At 30 enero, 2007 09:15, Anonymous inde said...

Hace un tiempo, fui con un amigo a un bar y pedimos dos empanadillas un poco solitarias y medio viudas que había en la barra. El camarero cogió el plato lentamente, nos lo acercó más lentamente aún... y cuando estaba a punto de dejárnoslo delante frenó en seco, dijo "¡no!", se giró y lo tiró a la basura. Fue sincero en el último momento. Imagínate qué hubiera pasado si hubiera seguido adelante con la mentira; más que por nuestra salud, por su mala conciencia.
A ver si no tardo tres días y 17 horas en pensar la segunda...

 
At 30 enero, 2007 15:10, Blogger Javier López Clemente said...

Hola inde.

jajajajajaja.

Excelente idea: Una verdad dentro de una mentira, sinceridad en medio del engaño.
Si la segunda es tan sabrosa como la primera la espera de 86 horas valdrá la pena.

Salu2 Córneos.

 
At 30 enero, 2007 20:20, Blogger Tamaruca said...

Me encanta Manu Chao (aunque me apedreen algunos, me parece muy original)

Caramba con el post... ¿me va a servir incluso de terapia?

Allá van mis mentiras:
1- estoy muy bien.
2- ya no siento nada por tí.

Besicos!

 
At 30 enero, 2007 21:49, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Tamaruca.

Manu tuvo en la Mano Negra (muy pronto en La Mirada de la Córnea) la posibilidad de hacer una mezcla genial de estílos y lo hizo con maestría.

Si esta bitácora sirve también de terapia me quito el sombrero y saludo a la grada.

Durillas las mentiras Tamaruca. Sencillas de escribir y tan duras de soportar.

¿Ha funcionado la terapia?

Me muero por conocer la respuesta pero... en algún post dónde sólo se puedan decir verdades como puños.

Salu2 Córneos, mi corazón, tu corazón, alabin, alaban, alabin bomban.

 
At 31 enero, 2007 07:52, Anonymous lamima said...

1. Resolví hace días el "enigma" que me planteabas en "La montaña de Arcilla" pero no te lo digo porque me estoy haciendo la interesante
2. Soy infalible, como el papa

 
At 31 enero, 2007 23:09, Anonymous inde said...

No sé cuántas horas han pasado desde el comentario anterior, pero sólo se me ocurren dos temas más:

1. La gente que trabaja contando mentiras (un cura descreído, como el "San Manuel Bueno, mártir" de Unamuno; una teleoperadora cuya misión es dar largas a los clientes; un vendedor de libros que asegura que te los regala y que sólo tienes que pagar unos "pequeños gastos de envío"; un político nefasto), o sea, gente que se pasa ocho horas diarias mintiendo a sabiendas.

2. Le han dicho que es bueno hablar a las plantas para que crezcan más lozanas, pero sólo le salen mentiras: ¿qué les pasa a esas plantas?

 
At 01 febrero, 2007 22:37, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Lamima.

De tanto hacerte la interesante me han dado ganas de darte otra pista. Otra pista: Tiene mucho que ver con uno de los componentes de Héroes del Silencio.

Y yo que pensaba que el papa era aleman ;-)

Salu2 Córneos.

 
At 01 febrero, 2007 22:42, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Inde.

Catapún.
Sobre mentirosos profesionales es mejor no decir ni mú, nunca llegaremos a su nivel.

Pero tu segunda propuesta es fantástica. Estamos acostumbrados, al menos los que recordamos al Padre Mundina, a imaginar confesiones, dudas pero nunca mentiras a las plantas. Recuerdo a La Lupe y como cantaba sevillanas a los geranios rojos del Barrio del Piojo y olé!

Desde luego, no creo que la vida de los geranios de La Lupe tenga nada que ver con la de las plantas de alguno de esos mentirosos profesionales pero dime...¿qué les pasa a esas plantas? tal vez ya lo cantó Stevie Wonder.

Salu2 Córneos.

 
At 02 febrero, 2007 03:25, Anonymous alberto said...

Media España sufría un temporal de nieve. Yo estaba saturado de atender a los medios de comunicación. Improvisadas entrevistas en directo sobre la previsión meteorológica. Siempre por teléfono. Desde la centralita, cuando me encontraban comunicando, les decían que llamasen luego. Y en la radio mantenían la expectación de los oyentes con cuñas que tenían a su alcance. Ellos mintieron primero. Dijeron "en cuanto el experto finalice su conferencia acudirá a nuestros estudios". Yo no estaba en ninguna conferencia, sino atacado de los nervios en mi despacho. Ellos también, al parecer, pues alguien se hizo un lío con las cuñas y me llamó.
Pendiente de la información que llegaba a mi ordenador, no presté atención a la presentación. De repente, me preguntaron:
—¿Confirma los rumores sobre su dopaje en el campeonato del mundo?
Dije que sí.
—¿Entonces, asume las consecuencias? Perderá la medalla y será apartado de las competiciones.
—Lo sé. He arruinado mi vida. Ahora mismo no puedo hacer más declaraciones. Pido perdón a todos, sobre todo a los que confiaron en mí.
Colgué el auricular. Al día siguiente me compré todos los diarios deportivos para ver de qué iba eso. Había siete noticias sobre escándalos anti-doping. Desde entonces, todos los días, rastreo minuciosamente en la prensa ese tipo de noticias. De aquellos siete, tres ya son inocentes, pero ahora han salido cinco casos más. Todavía no sé a quién le jodí la vida.

-----------------------------

Había un festival titulado "Cine y Derechos Humanos". Mi mujer había diseñado la publicidad, así que teníamos entradas gratis. Llamé a mi amigo Eugenio para invitarle. Dijo que sí.
Me retrasé un poco. Eugenio había tenido tiempo de desencantarse con la reseña de la película, y además la proyección ya había comenzado. "¿Por qué no vamos al futbol?", me sugirió.
—¿Qué ponen?
—Zaragoza-Sevilla, semifinal de copa.
Luego me enteré de que el Zaragoza se presentaba en cuadro. Entre lesiones y sanciones sólo tenía cinco jugadores. El resto venían del equipo filial. Pero, a causa de los mismos problemas, no habían podido convocar más que a seis de ellos. Once en total. Desde megafonía invitaban al público a colaborar con el equipo. Lo comparaban con una ONG.
Eugenio y yo fuimos a la sala de prensa, intuyendo que nos pedirían firmas para aplazar el partido, o donativos, o algo así. Siempre he sido solidario. Dimos nuestro nombre y DNI y, entonces, nos hicieron una ficha como jugadores del Zaragoza. Aunque no ofrecían sueldo alguno, te podías quedar con la camiseta. Yo llevaba el número 17 y me quedaba ridículamente pequeña.
Ya durante el calentamiento se lesionó otro. Uno que jugaba por delante; de media-punta, segunda-punta, o algo parecido. Víctor Fernández me dijo que saliese con los otros diez y que confiaba en mí. Se ve que tengo cara de buena persona, porque no nos conocíamos de antes.
El Zaragoza ganó 4 a 0. Yo, por cierto, metí tres. No es tan difícil como dicen, aunque me hizo ilusión.
Al día siguiente leí el Heraldo de Aragón. Pese a las adversidades el Zaragoza había jugado un partido magnífico. También mostraban su agradecimiento al 17, pero lamentaban que yo no fuera una joven promesa, a mis cuarenta y dos años.

 
At 03 febrero, 2007 01:33, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Alberto y bienvenido a la bitácora.

Si alguien viene hasta aqui y se pene a hablar de metereologia siempre será bienvenido.

Ha sido una agradable sorpresa encontar estos dos textos.

-Los metereologos siempren joden la vida a alguien, ese es su sino. Ahora bien, he de confesar que este verano a las dos de la tarde con cerca de cuarenta grados escuché a un especialista en la previsión del tiempo que por la noche descenderían las temperaturas de forma brutal. Ja, dije yo, ya han pillado al majara de guardia. Aquella noche tocaba Chucho Valdes al aire libre en el Centro de Historia y este servidor, ja, en panalones cortos, ja, se jodio de frio, ja. Aquel tipo también se llamaba Alberto y me jodio la noche por no hacerle caso.
- ¿Quien no ha soñado con meter tres golitos en un gran estadio? la diferencia es que unos sueñan, otros escriben y algunos lo hemos logrado, marcar los goles, digo ;-)

Salu2 Córneos (los elefantes siguen en la sombra de mi cabeza pero algún día veran la luz)

 
At 03 febrero, 2007 06:03, Blogger Cleo said...

Andamos de jugarreta?
Pues bien, te puedo aportar con las cuatro mentiras más famosas acá en el imperio:

1. "Voy y vuelvo"

2. "Presta una luca, te la devuelvo mañana" (luca es la denominación que se le da al billete de 1.000 pesos)

3. "No eres tú, soy yo" (ésta es más universal)

4. "Di que sí, será la puntita y nada más" (perdón por el doble sentido que ciertamente no se condice con el delicado estilo literario de esta bitácora, pero he de ser rigurosa. Es la cuarta y más famosa mentira del imperio)

 
At 03 febrero, 2007 09:43, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Cleo, mi Reina.

¡Así me gusta! Este subdito pide dos trolas y la Primera Dama nos regala cuatro, si señor :-)

1. Otra variante muy hispánica es: Bajo un momento a por tabaco.

2. ¿Y mi luca, mi Reina? que una cosa es el vasallaje y otra la pasta.

3. Más universal y más tremenda. Creo haberla oido en la peli "Te doy mis ojos" y era la respuesta del maltratador ante su comportamiento.

4. Sencillamente genial. Mentira tipo, actuación del lobo con piel de cordero, ¿doble sentido? no lo veo, sólo aprecio uno muy claro: El tipo se la quiere calzar.

Salu2 Córneos.

 
At 05 febrero, 2007 10:22, Anonymous inde said...

Las plantas acabaron por llevarse bien con su cuidador, que al fin y al cabo se preocupaba por ellas. Eso sí, fueron cogiendo con el tiempo un aspecto de entre trapo y plástico; todo el mundo pensaba que eran plantas artificiales.

 
At 05 febrero, 2007 12:14, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Inde.

Me alegra verte de nuevo por estos pagos mentirosos que se están convirtiendo en eso que Pessoa llamó "mentiras artísticas".

La metamorfosis es transformarse. A veces somos nosotros los que hacemos posibles esos cambios en nuestro interior, en nuestro entorno. Otras veces es nuestra mirada la que hace que cambien las cosas, el modo de mirar, de sentir puede transformar una hermosa flor en un artificio de plástico, ¿y al revés? ¿es posible transformar un muñeco de trapo en un ser mítico?

Yo creo que si, y ese es uno de los retos de la esritura, la transformación del cualquier sueño en un mundo perfectamente real.

Salu2 Córneos

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home