La curvatura de la córnea

30 diciembre 2006

Niebla

Hace una semana que la niebla no me deja ver el sol. Esta mañana me he asomado a la ventana, estaba cansado y triste, muy triste. Los tensores de las antenas del barrio están pintados del blanco que produce la congelación de la niebla, la estampa navideña es espectacular gracias a que anoche acabé con todos los papanoeles escaladores de la margen derecha del Ebro River, y después de tanta masacre tampoco estoy contento.
Esta tarde conduciré en paralelo a la ribera hasta escapar, dirección sur, de este manto que nos congela. Desde la falda del San Just, a más de novecientos metros sobre el nivel del mar, disfrutaré del añorado sol de invierno, el mismo que nos permitía romper los chupahielos de Los Pajares en pantalones cortos, el mismo que deshelaba los charcos del Barranco Malacara, el mismo sol que daba paso a una noche estrellada, la misma noche que veré hoy. La misma noche de hace muchos años, cuando la infancia era mi patria.

15 Comments:

At 30 diciembre, 2006 13:11, Blogger Javier López Clemente said...

Me gusta pensar que lo escrito sobre estas líneas ha funcionado como una invocación: El sol ha vuelto hasta la ribera.

 
At 30 diciembre, 2006 17:36, Blogger Paula said...

Hola Javier
supongo que ya leerás este comentario a la vuelta, cuando el nuevo año nos haya regalado un par de noches más. Yo también creo que tu escrito ha funcionado como una invocación. Claramente creo que tienes ese poder.

En mi calle te dejaste un par de papanoeles, pero no te preocupes, he terminado yo hoy con ellos. Ya no los soportaba ni un instante más.

Mañana voy a recibir el nuevo año al mediterráneo, a las playas olvidadas del invierno, donde un paseo con el agua salada besando mis pies será la mejor manera de empezar a transitar el primer día del 2007

Y ya lo sabes, te deseo lo mejor...

 
At 31 diciembre, 2006 13:16, Anonymous Anónimo said...

La patria de cualquier hombre afortunado es su infancia, bien lo sabes.
Aquí siempre hay sol. El día que nos falla nos preocupamos en exceso.

 
At 31 diciembre, 2006 18:52, Anonymous inde said...

Sé feliz. Haces bien en despejarte de nieblas. Y en retener como un tesoro esa maravilla que es la infancia. Mantenla intacta y soleada un año más. 2007 besos...

 
At 01 enero, 2007 20:32, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Paula.

Contigo tengo muy difícil hablar de casualidades. Lo he pensado mucho y tal vez tenga ese poder invocador, al menos sobre la niebla y sobre los sueños.

¿Pero papanoel no pasaba el 24 por la noche y se iba a Laponia? entonces, ¿qué hace la ciudad repleta todavía de ellos, cientos, miles y de todos los tamaños?

Nunca he estado junto al mar en invierno (el invierno canario creo que no debería contar) y tal vez este años haga una escapada...

Lo mejor sucede entre las olas de Durmiendo a mares.

Salu2 Córneos.

 
At 01 enero, 2007 20:34, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Detective.

Cuando la panza de burra llega es como la debacle :-)

Salu2 Córneos.

 
At 01 enero, 2007 20:36, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Inde.

Creo que es muy complicado mantener intacta la infancia porque nuestra mirada no puede serlo pero lo sigo intentando.

¿Los 2007 besos me los tomo todos seguidos o los dosifico?

;-)

Salu2 Córneos.

 
At 01 enero, 2007 21:02, Anonymous Anónimo said...

deseo que puedas difrutar de muchas de esas noches estrelladas, de ese sol que despeja las nieblas que te cansan y te ponen triste, deseo que despiertes todos los dias en esa patria que es maravillosa. feliz 2007 y 2008 y 200....saludos. Un abrazo
laonza

 
At 02 enero, 2007 12:59, Blogger Paula said...

Hola Javier

te recomiendo encarecidamente que visites el mar en invierno, y te permitas el lujo de pasear por la arena descalzo, sintiendo el frío del agua...

no todos los veranos voy a la playa

pero sí he ido todos los últimos inviernos, desde que descubrí lo maravilloso que era

y... ¡ay, corazón!! te lo puedo asegurar: lo mejor no sucede entre las olas de durmiendo a mares, al menos no últimamente.

Pero tus palabras son como un regalo

un abrazo

 
At 02 enero, 2007 15:53, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Laonza

Al final las noches fueron con menos estrellas de las soñadas y con más copas de las saludables.
En mi abrazo sólo te deseo lo mejor para el 2007... para años venideros más y mejores abrazos :-)

Salu2 Córneos.

 
At 02 enero, 2007 16:00, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Paula.

No prometo nada que siempre soy un desastre en esos asuntos pero... tal vez pueda caminar sobre la arena en el invierno de la Costa Brava.

Y venga de jabón :-)... si mis palabras son un regalo, dormir a mares es una delicia, ¿has vuelto a cocinar?

Salu2 córneos.

 
At 02 enero, 2007 22:15, Blogger Paula said...

hola de nuevo, javier

que seas tú el primero en saberlo: hoy me he hecho un puchero

a fuego lento

y después, me he comido dos platos


(en el trabajo estaba un poco justa, pero no importa, días atrás también lo estaba y no había comido tan bien como hoy...)

Un abrazo de nuevo (¿cuántos llevamos hoy?)

y no te cortes con el jabón...

 
At 03 enero, 2007 07:05, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Paula.

Eso es una alegría (y haré el chiste fácil porque son las siete de la mañana y en un minuto me voy a la cama) mejor cocinar pucheros que hacer pucheros :-)

Ahora es tan difícil cocinar a fuego lento, todo tiene que ir a toda pastilla y en olla a presión (bendigo invento por cierto para los impacientes como yo, aunque reconozco que ultimamente he cocinado con ollas tradicionales lo que solía hacer con la express)

Lo de comerte dos platos si que me preocupa un poco, lo digo por el número par, ¿por qué no uno, o cinco? :-)
Algunas veces me ha pasado que mi mujer ha descongelado ración para dos y, ya ves, tanto deleite me las comía yo sólo de un rechupete y un par de vasos de vino.

¡Y venga de abrazos! Pero este de hoy tiene el aroma a cocina y sabe mucho mejor.

Salu2 Córneos

El jabón para cuando me levante, Ok?

 
At 03 enero, 2007 08:17, Blogger Paula said...

Hola Javier... lo cierto es que hice comida para media calle, con la intención de congelar. Pero estaba tan rico que repetí, y todavía sobró para repetir, al menos, un par de veces más.

Felices sueños

 
At 04 enero, 2007 06:50, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Paula.
Jajajaja, así que media calle oliendo a gloria y la nueva vecina congelando sin compasión jajajajajajaj

Salu2 Córneos

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home