La curvatura de la córnea

27 noviembre 2006

Sol de otoño

Sobre la mesilla el preparado salino, un vaso y una jeringa. La respiración gruesa evidenció la nueva oleada de flemas. Desconecté el lector de mp3 y la banda sonora se quedó entre pasos de enfermeras, murmullos de auxiliares y el burbujeó del oxígeno en el agua.
Los ladrillos naranjas del edificio de enfrente ocupaban la ventana, se mecían acariciados por un sol de otoño muy alejado de las páginas sepias de Platero con “flores de vereda, un pájaro de lleno de luz sobre el húmedo prado verde y la mañana clara, pura, traspasada de azul”

***

Una combinación para dejarme KO: Enfermera con aguja en ristre y Platero sangrando por la boca herida de sanguijuela. Caigo de bruces al suelo

***

La facultativa de pelo largo con tirabuzones dorados y pantalón de cuero marrón se apellida como mi pueblo y me resulta extraño llamarla Doctora Utrillas. El médico de Platero se llama Darbon y se alimenta casi en exclusiva de migajón de pan. Lo ablanda con la mano, hace una bola y la revuelve en su boca durante una hora. Me gustaría contarle que debería aplastar la bola de migajón al estilo albóndiga se metamorfosea en filete ruso, después, utilizando un cuchillo, se hacen unas hendiduras longitudinales y transversales dibujando pequeños cuadritos y entonces si, entonces a saborearlo en la boca.

***

Rotonda voy, rotonda vengo, en Dinópolis yo me encuentro.

***
La noche volvió impasible y dejó el pasillo vacío de pasos y lleno de tanta luz que se me antojó un derroche para iluminar el carrito de la limpieza, dos alacenas andantes con empapadores y un buzón vacío de sugerencias.
El triángulo equilátero no dejó lugar a dudas: Bordes negros y rayo rampante del mismo color sobre campo amarillo. Abrí sin dificultad el armario de la distribución eléctrica. Los magneto térmicos alineados en perfecta formación no tenían indicación alguna y eso me ayudó a elegir. Empecé por el primero de la izquierda: Tinieblas y oscuridad.Los primeros gritos de protesta surgieron de la reserva dónde pernoctaban las enfermeras porque el corte de energía había interrumpido el lete nigth televisivo.

6 Comments:

At 28 noviembre, 2006 16:32, Anonymous lamima said...

Mmm me inquietan ese preparado salino y la jeringuilla...espero que estemos hablando de esos recuerdos....
Me da frío leerte.

 
At 30 noviembre, 2006 16:32, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Lamima

Son recuerdos tan cercanos que todavía son realidades.

Si los textos provocan sensaciones reales... eso es una buena noticia.

Salu2 Córneos

 
At 01 diciembre, 2006 08:09, Blogger Paula said...

El recuerdo de los hospitales, siempre hace conectar con alguna visita, con algún momento en el que nos ha tocado estar allí

a mi me trae recuerdos duros, en los que no tenía ni mp3...

¿cómo estás, Javier?

Un abrazo

 
At 02 diciembre, 2006 17:13, Blogger Javier López Clemente said...

hola Paula

Mis recuerdos hospitalarios siempre estan ligados a la radio, como casi todo en mi vida, ahora la tecnologia, aunque este teclado hospitalario no tenga acentos, me trajo el mp3.

Estoy bien miazulada atrapasueños.

 
At 06 diciembre, 2006 00:17, Anonymous Anónimo said...

Demoro mais tempo a ler e tentar perceber mas o que percebo da para dizer que esta maravilhoso...
Um Abraço cheio de COLORES

 
At 08 diciembre, 2006 23:17, Blogger Javier López Clemente said...

Hola lurainbow y bienvenido a esta bitcora

Te pido disculpas por el retrasoen contestarte pero... demasiadolargo para explicarlo ahora. Nos vemos

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home