La curvatura de la córnea

03 noviembre 2006

Los Apaches


Anoche soñé con una película de vaqueros y un plano secuencia exterior día. Mi cara ocupaba toda la pantalla, una pantalla de los cines de antes, de cuando el negocio todavía no era vender palomitas y nachos, una pantalla como la del Coliseo Equitativa. Una tienda de modas ha ocupado su lugar en el Paseo de la Independencia y si te atreves a escuchar una Dj Session de electro dance (o algo parecido), esquivar maniquíes de rasgos adustos y al fondo, muy al fondo, más al fondo, detrás de un atasco de perchas sobre ruedas cargadas con vestidos imposibles de la talla treinta y poco más. Allí, al fondo, pervive la enorme pantalla de cine dónde visioné por primera vez La Guerra de las Galaxias.
El plano secuencia abrió foco muy despacio, con la lentitud del spaghetti western. Era una escena muy difícil de rodar porque tenía que mantener la cara de malo, una cara de malo de los malos de antes, de cuando ser malo significaba que pertenecías a la tribu de los indios Apaches y tenías que dejar sin cabellera a los Confederados, eso sí, cuando los soldados eran de tu misma calle un par de trasquilones eran suficiente castigo.
Aparecieron muchos actores y actrices en el sueño. Reconocí a todos y me entretuve etiquetándolos en función de sus obras cinematográficas. Después de un rato clasificando entre comedia, drama y españoladas me di cuenta que todos eran compatriotas. Fue entonces cuando el zumbido del reloj interrumpió el sueño. Las imágenes, hasta entonces en technicolor, volaron de mi recuerdo hacia el sepia, los grises y terminaron por diluirse entre los recovecos del despertar y el territorio de la ilusión. Acerté a levantarme para buscar lápiz y papel donde apuntar los nombres de todos los personajes de mi película de vaqueros. Fue inútil y ahora sólo puedo recordar a dos de ellos.
Sancho Gracia sonreía bajo un enorme bigote mejicano. En el sueño, su mostacho me parecía igual de ridículo que la estrella de sheriff prendida del chaleco. No comprendía porque había abandonado el oficio de bandolero en las estribaciones de Sierra Morena.
Fernando Esteso apareció barbilampiño, con papada, boina y gayata. Cantaba la Ramona es pechugona tié dos cántaros por pecho. Creo que nadie vio jamás los cántaros de la Ramona que siempre imaginé de miel hasta que llegaron a mis manos las primeras revistas de tías en pelotas. El Confi se jugaba la vida descuidándolas de los anaqueles de la librería de sus padres. Los Apaches fue nuestra primera peña. La fundamos en el lugar destinado a la corte del cerdo que mis papás no criaron porque conmigo tenían bastante. En aquel cubículo, las revistas pasaban de mano en mano con la misma lentitud que el plano secuencia de mi sueño. Devorábamos cada milímetro de piel couche y nos rendíamos ante la deslumbrante belleza de los muslos, las tetas y los pezones duros como nuestras pililas adolescentes.
Nunca pusimos una de aquellas chicas en la pared. Lo intentamos con un tríptico de la revista Diez Minutos y tres jovencitas en bikini de talle alto. Mi madre lo descolgó al día siguiente y lo sustituyó por un póster de la plantilla del Atlético de Madrid. Fue el año que estuvieron a punto de ganar la Copa de Europa.

14 Comments:

At 03 noviembre, 2006 10:41, Anonymous lamima said...

Alaaa, cuanto he disfrutado yo en las "peñas" (en Sangüesa le decíamos "pipetes").
Eso del póster me ha recordado que en la que tenían mis amigos de Tauste habían colgado uno de la Cayetana Fitznosequé que estaba, como no, horrorosica.
Un día aterrizó por allí un chaval alemán que salió destrozado al comprobar en que había quedado la maravillosa Duquesa de Alba de Goya.
Y mira,muchos de mis sueños me parecen peliculas, sí.

 
At 03 noviembre, 2006 12:07, Anonymous Fernando said...

No cuentes los cines que se han ido...se te pone cara de acelga...piensa en Harry "el sucio"
diciendoles a todos los destructores de cines aquello de: "muevete y alegrame el día", mientras les apunta con su magnum...un abrazo

 
At 03 noviembre, 2006 16:06, Blogger El detective amaestrado said...

Cerca de donde yo vivo, hay un poblado que se utilizó para rodar pelis y que luego se reconvirtió en un lugar para que los guiris vengan a sacarse la foto...Sioux City, que nombre tan original...

 
At 03 noviembre, 2006 21:36, Blogger Paula said...

La descripción del traspaso del cine a megatienda de hipermoda de tallas imposibles es tan verídica como demoledora su realidad.

Y qué buenos los años en que peleábamos con las madres por los posters colgados... Por suerte también, ya pasaron.

¿Lo mejor?

Seguir teniendo sueños en tecnicolor

Un abrazo

 
At 04 noviembre, 2006 00:24, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Lamima.

Creo que en algunos pueblos de La Rioja les llaman "bajeras".


Jjajajajaja Fitznosequé no estuvo nunca entre nuestras preferidas.

Salu2 Córneos.

 
At 04 noviembre, 2006 00:28, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Fernando.

A veces me pasa cuando hablo con gentes nacidas en esta ciudad y recuerdan los cines cerrados. Ellos se asombran porque yo conozco muchos de esos cines pese a que vivía a más de cien km. de los de antes.
El caso es que solía venir algunos fines de semana a la capital con mis padres y siempre iba al cine.
Nada que ver con el cine de mi pueblo, en la ciudad podía asistir a los más fabulosos estrenos.

Salu2 Córneos.

 
At 04 noviembre, 2006 00:30, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Detective.

Me temo que siguiendo al pie de la letra mi papel de turista of course, visité uno de eso sitios que citas. La foto que encabeza esta tomada en Almería.

Salu2 Córneos.

 
At 04 noviembre, 2006 00:32, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Paula.

Ya veo que conoces el lugar jajajaja

Tendría que hablar de los poster de mis años de estudiante en el instituto. Ni un milímetro para el estucado.

Un abrazo y salu2 Córneos.

 
At 04 noviembre, 2006 04:39, Blogger mEy said...

Sueños, hace tiempo que no recuerdo que sueño, será porque no sueño o solo porque ¿no recuerdo? jeje... buena tu segunda vida en esa dimensión :).
Un beso de brisa.

 
At 04 noviembre, 2006 10:26, Blogger Javier López Clemente said...

Hola mEy

Creo haber leído en algún lugar que todos soñamos, otra cosa es recordarlo.
A veces ese recuerdo sólo dura un segundo, a mi me ocurre en ocasiones. Nada más despertar recuerdo el sueño con nitidez pero, zas, al momento soy incapaz de hacerlo.

Salu2 Córneos

 
At 04 noviembre, 2006 14:01, Blogger dopel-dobel said...

jejej, yo tenia un amigo con un poster reversible.. por el dia y a para los ojos de su madre era un paisaje de esos bastante cutres de un amanecer y por la noche para sus propios ojos y para sus manos, uno de esos de poca ropa y mucha carne...

por cierto,. muchisimas gracias por la pesia... me ha parecido genial.. ahora estoy sin internet.. pero cuando tenga de nuevo buscaré más cosas del autor..
saludos!

 
At 04 noviembre, 2006 15:31, Anonymous recomenzar said...

Muy lindo tu posteo.
Saludos de una argentina en Miami

 
At 06 noviembre, 2006 00:38, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Dopel-dobel

Muy buena idea la del poster reversible, lástima que llegue un poco tarde :-)

Me alegro que te gustara el poema, era un trocito.
Volveré para dejarte la dirección de una especie de página ofical de la poetisa.

Salu2 Córneos.

 
At 06 noviembre, 2006 00:42, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Recomenzar.

Gracias por tu visita y bienvenida a esta bitácora.

¡Qué bonita frase me dijiste! ¡Qué lindo!

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home