La curvatura de la córnea

01 octubre 2006

De Texas a Monreal

La bienvenida tuvo lugar en el Texas, vestigio de lo que era el antiguo y tradicional tubo zaragozano. Estaba sentada en un taburete. Nos recibió con sus rizos dorados, el moreno perenne de Benidorm y ese peculiar acento mediterráneo que tanto me gusta. Hacía cuatro meses que no nos veíamos y un «Javi, estás más delgado», bastó para alegrarme el día, la noche y la distancia que recorrimos por la calle Libertad peripuestos de lechecillas, madejas, ballenitas, champiñones, huevos rotos y montaditos de jamón. A cada bocado un trago, y a cada trago una nueva veta de conversación entre la crónica de las últimas fiestas patronales de Utrillas con sus mediocres orquestas, hasta la frustración que arrastro desde la noche que esposa y amigos no me dejaron entrar al local que María Jesús y su Acordeón regenta en Benidorm, para ello utilizaron la intimidación psicológica y algunos métodos violentos, demasiada artillería cuando mi propósito era muy simple: Disfrutar del mega éxito de Los Pajaritos en vivo, en directo y acompañado por una ingente cantidad de pensionistas deseosos de marcha palillera, bailes de salón y pensión completa a precios asequibles. Todo un tratado de emociones fuertes del que yo no me reiría porque hacía esa edad de oro nos dirigimos sin prisa pero sin pausa.
La hora empezaba a ser prudencial cuando algunos se fueron al calor de los ritmos house de la Sala Oasis y los menos afortunados nos encaminamos hacia la cama para estar en perfecto estado de revista cuando llegase la hora de cumplir con la maldición divina del bendito trabajo. Y en ese paseo hasta las sábanas no puede evitar recordar el Monreal. Un bar de los de antes. Estaba enfrente del Texas, al ladito de dónde había comenzado la noche. También estoy seguro de mitificar sus mesas y bancos de madera al fondo a la derecha, un rinconcito en el que merendamos todos los días de la semana que Migue pasó en ZaraGoza para oficializar su titulación de costurera bajo la sabiduría del método Vázquez y adquirir la condición de técnica en pediatría que tan buenos resultados le da conmigo. De su barra metálica donde nos reuníamos los inmigrantes de condición estudiantil. De una llamada que hice desde su teléfono público para enterarme que la lotería de Navidad nos regalaba medio kilito que gastamos en arreglar la cocina. De los besos entre raciones de papas bravas, servilleteros amarillos de Kas, cañas y otras dos cañas más.
Dicen que el Monreal yo no existe porque Puerta Cinegia ha traído la innovación al centro de ZG ZCiudad, sólo de pensarlo me da la risa y sueño por un casco histórico moderno, peatonal y festivo que ocupara desde La Madalena hasta el Teatro del Mercado.

7 Comments:

At 02 octubre, 2006 17:42, Blogger El detective amaestrado said...

Cuanto le debemos a ciertos bares y a las mujeres que nos dijeron que no...
Vale, me apunto al apelativo córneo.

 
At 02 octubre, 2006 23:01, Blogger Javier López Clemente said...

Hola detective amaestrado y córneo.
Siempre me ha rondado por la cabeza hacer una guía sentimental de bares y derivados.
Un trabajo improbo :-)

 
At 03 octubre, 2006 08:19, Blogger Paula said...

Hace años que no voy a la sala Oasis. No sabía ni que seguía en pie.

Me gusta tu idea de casto histórico moderno, desde la madalena hasta el teatro del mercado. Lástima que no haya quorum

Un abrazo

 
At 03 octubre, 2006 14:35, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Paula.
Si hace muchos años, pero muchos, te llevarás una sorpresa... ya no hay cabaretereas, al menos de las de antes, ahora bailan gogos.
Ya no hay sillas porque el personal baila y baila y baila.
Se mantiene el pequeño bar que hay en el pasillo de los retretes y el guardaropa, cualquiera que venga a esta ciudad debería visitar ese rincón tan acogedor como histórico.

¿Te imaginas un paseo urbano, cosmopolita y peatonal desde el final de la calle San Pablo hasta desde dónde la calle mayor nos deja ver la torre de La Madalena?

 
At 03 octubre, 2006 15:54, Blogger Paula said...

¿que si me imagino el paseo?

Sería una delicia

 
At 04 octubre, 2006 13:33, Anonymous lamima said...

¿MªJesús y su acordeón en Benidorm?.., Javier que te pierdes!
En cuanto a los cambios en el casco.. mantén esa imagen dentro de tí.Lo de la guía sentimental de bares yo también me lo apunto.

 
At 04 octubre, 2006 14:22, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Lamima
jajajajaj, no, que no me pierdo.
La imágen de "Los Pajaritos" ya es un mito verbenero que, lamentablemente, se ha perdido.
Me lo pasé muy bien con esas canción en cientos de verbenas, con esa y con el Bimbó y si sigo no paro.

http://lacurvaturadelacornea.blogspot.com/2006/01/rumbero.html

http://lacurvaturadelacornea.blogspot.com/2006/01/verbenero.html

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home