La curvatura de la córnea

19 septiembre 2006

Sin remedio

Estaba escuchando las noticias y me quedé atónito. Las modelos que querían desfilar por la pasarela de la moda en Cibeles habían sido pesadas y medidas para calcular su masa corporal. De ese número dependía su trabajo. Si estaban por debajo de 18 sólo tenían dos salidas, engordar en kilos o reducir la altura.
Sonó el timbre de casa. Tras la puerta un señor muy serio con un bigote pintado al estilo Groucho me dijo « Buenas tardes. Soy el endocrino del intelecto y vengo a informarle de su actual estado creativo. Durante las últimas semanas hemos pesado su capacidad narrativa y medido la cantidad de faltas de ortografía por párrafo publicado. Cotejando estos datos hemos concluido que su masa intelectual no llega al mínimo exigido, vamos, que no llega ni a la categoría de junta letras. Ante este lamentable acontecimiento me veo en la obligación de informarle que no tiene derecho a seguir colgando sus palabritas en la red»
Palabritas. Tuvo la osadía, la chulería de usar el término palabritas para referirse a lo que aquí escribo. Estuve valorando la posibilidad de darle con la puerta en las narices o enviarle escaleras abajo mediante una patada en el culo. En ese intervalo de tiempo aún se atrevió a darme un consejo «Debería usted aumentar el peso del intelecto en sus textos, darles un aire erudito. O bien, disminuir la frecuencia de las tildes fuera de lugar, de las haches desorientadas» Y se fue por vino, dejándome un mohín.

Aquí estoy, sentado en la cocina, comiendo fabada a deshoras y dándole al coge pan y moja. Intento aumentar mi masa corporal para lucir palmito en Cibeles porque lo otro, ¡ay lo otro! Lo otro no tiene remedio.

28 Comments:

At 19 septiembre, 2006 14:58, Blogger txe said...

a usted también le visita ese hombre indeseable!?!?!?!

 
At 19 septiembre, 2006 16:08, Blogger Javier López Clemente said...

Hola txe.
¿Alguna recomendación para acabar con él?

 
At 19 septiembre, 2006 17:12, Blogger Carlos said...

Ei! sobre las modelos, me parece bien que se pongan límites ya que muchos y mauchas jovenes siguen los sus pasos. Yo si mi trabajo no lo hago bien me voy a la calle, si no se como tengo que hacerlo me voy a la calle.
Mira, mi opinion en ese aspecto en un poco radical pero la verdad es que representan y son idolos de muchos adolescentes. Nadie les pide que engorden solo que su salud sea buena. Tu me diras si es normal los cuerpos que circualan por la pasarela, todo imagen, fuera de lo normal, por que la gente de la calle no somos asi.
Un saludo!

 
At 19 septiembre, 2006 17:20, Blogger Salva Pérez said...

Mi opinión es un poco radical: mucho ojo con responsabilizar a esas mujeres de la pasarela, víctimas al fin y al cabo, de los excesos de la propia moda, y todavía menos de la plaga que representa la anorexia y la bulímia en nuestra sociedad. ¿No es nuevamente culpar al mensajero? Si tiene tanto efecto lo que vemos en las pasarelas, ¿por qué no veo por la calle a todos con los famosos aros de Ruiz de la Prada, o con un pecho fuera? Es lo que he visto por la tele que pasa en los desfiles de moda.

 
At 19 septiembre, 2006 17:28, Blogger El detective amaestrado said...

Las modelos, siempre me hacen mucha graica cuando oyes a los diseñadores refiriéndose a ellas como a las "niñas"...

 
At 19 septiembre, 2006 17:43, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Carlos.
En todo este asunto, como en casi todas las cosas de la vida, siempre pagan los más débiles.
¿Las culpables son las modelos o la industria de la moda? Esa es la cuestión.
¿Por qué las cinco modelos rechazadas tienen su masa corporal por debajo de 18? ¿Es una decisión propia o se han visto “obligadas” a tener esa tipología, precisamente para hacer bien su trabajo durante todos estos años? ¿Por qué los pases se suelen hacer con tallas como la 36? ¿Has comprobado tu masa corporal? Yo lo voy a hacer en breves, ¿Qué haré cuando compruebe que la tengo fuera de las normas de la salud? ¿Me dejarán ir a trabajar con sobrepeso? ¿Quién tiene la culpa de mi sobrepeso?

 
At 19 septiembre, 2006 17:46, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Salva y bienvenido!!!!!
No, no es una opiinión radical. Creo que estás en lo cierto, es más fácil tirar a dar contra el mensajero que enfrentarse al verdadero problema.

 
At 19 septiembre, 2006 17:51, Blogger Javier López Clemente said...

Hola detective.
Es cierto, se oye mucho esa expresión, peo es que a veces lo son.
¿Qué se esconde detrás de la palabra niña?
Sin embargo estamos hartos de ver como la televisión y los medios se empeñan en "vestir" a las niñas de mujercitas.
¿qué transfondo psicológico hay en todo esto?

 
At 19 septiembre, 2006 19:05, Blogger Paula said...

Yo no sé si esta es la medida más apropiada, pero reconozco que es un comienzo. Dudo mucho que a las "niñas" sean meros objetos y que ellas, por sí mismas, no tengan capacidad de decidir. Por eso, algunas son anorexicas y otras no. Y al final, su imagen es la que llega a las adolescentes que intentan imitarlas, y para conseguir esos cuerpos de vértigo, dejan de comer. Pero no creo que la culpa de la anorexia sea de las modelos. Creo que es un reflejo más de una sociedad enferma e hipócrita, que habla de valores, y luego te invita a mantener una determinada talla, y a vivir constantemente a dieta con productos que están hechos a base de pura química y te mete por los ojos modelos de 20 años para promocionar ¡una crema antiarrugas!!!
De veras que hay que estar muy íntegro para no dejarse llevar por el continuo bombardeo (sostenido evidentemente por todos nosotros) al que las mujeres, y ahora los hombres, con eso de la historia metrosexual estamos continuamente recibiendo.
Y ni la salud ni la belleza se consiguen con no tener arrugas con 40 años y tener una 38 por talla. Ni comiendo donuts light, ni yogures con tonalín, ni haciendo la dieta que consiste en comer dos barritas energéticas al día.

La salud y la belleza tiene que ver con otros temas.

Y sí hay salida para las modelos no tan delgadas: hay desfiles en los que participan chicas de las tallas 40-46. Y de grandes diseñadores.


Uff, igual es un pelín largo el comentario... jiji

 
At 19 septiembre, 2006 19:11, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Paula.
Deseaba ver tu comentario porque me lo temía: Me levanto y me quito el sombrero. Chapeau.

Hay un anuncio de televisión dónde ya se puden ver mujeres normales. Creo que es de una crema que mantine moreno el color de la piel, no estoy seguro. Aparecen un grupo de mujeres de medidas naturales ataviadas con ropa interior negra. Ese es otro paso.

 
At 19 septiembre, 2006 19:33, Blogger Paula said...

Por cierto, Javier, aún me estoy riendo con el "endocrino del intelecto"

Creía que sólo me visitaba a mí, pero veo que varios recibimos su acoso.

Como solución propongo presentarle al adulador a domicilio del Detective amaestrado, que seguro que le ablanda y nos deja de incordiar.

¿alguna otra propuesta?

 
At 19 septiembre, 2006 19:44, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Paula.
Tengo una propuesta copiada del Santiago Tavella, escritor y actor uruguayo.

El adulador de nuestro Detective Amaestrado debería ablandarnos hablando
:-)

 
At 19 septiembre, 2006 22:08, Blogger pies diminutos said...

Hola Javier!
Estoy esperando que venga ese señor endocrino del cerebro a mi casa para decirme que tal estoy yo y si mi blog está a la altura... con el endocrino de las modelos ya no tengo solución, mido 1'57 cm, imposible desfilar!

 
At 20 septiembre, 2006 07:13, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Pies Diminutos.
En realidad me visitó el endocrino del intelecto, el del cerebro creo que no viene porque hace ya tiempo que la Seguridad Social me envió un dictamen declarandome descerebrado.
Mi consejo es que no lo dejes ni pasar, ni hablarm, ni ná de ná :-)

 
At 20 septiembre, 2006 13:58, Anonymous inde said...

¿Pero le diste la patada en el culo o no? Porque nos dejas con las ganas de verle rodando por las escaleras... El día que des a tus textos un aire erudito tal que agrade a ese fulano endocrino, al que te daremos los demás una patada en el culo será a ti.
Que venga a mi casa ese señor, que venga: yo sí que le iba a decir dos palabritas... Las mismas que les diría a los gerifaltes que gobiernan la moda, y que exigen cuerpos esqueléticos a las modelos (que no tienen capacidad de decidir: o cumples estos cánones de delgadez o no trabajas. Y punto). Ahora, eso sí, un detalle: esas modelos que desfilan con ropa no son las mismas que las que lo hacen con trajes de baño o colecciones de ropa interior: son tan extremadamente delgadas que no sirven. Lo dicen los propios modistos. A los que yo mandaría al endocrino del sentido común, a ver si los centraba un poquito en la vida real, en los cuerpos reales.

 
At 20 septiembre, 2006 16:56, Blogger Gubia said...

El endocrino seguro que sabe lo buen escritor que eres, o por lo menos a mi me lo pareces. Asi que puedes mandarlo por ahí a darse una vuelta.
Sobre el otro tema, yo me pongo bastante mala con ese asunto. Yo mido 1.80 y desde luego para estar sana mi peso nunca será de 55 kgs, ese día estaré muerta.
La calle no es la pasarela y esas "niñas", no digo todas, pero si muchas de ellas no están sanas por mucho que nos lo quieran hacer ver así. Hay mucha gente que idealiza a esas mujeres y sus cuerpos no son saludables en muchos casos. Si a la mayoría las quitas sus nuevos "pechos operados", se ven tablas con piernas mientras caminan.
Un abrazo Javi.

 
At 20 septiembre, 2006 17:13, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Inde.
No, jajajaja, no, no le di la patada. Una cosa es el pensamiento y otra muy distinta la ejecución del mismo y para actos de esa índole, que te diré, soy un poquitín lento. Me apunto tu consejo y velaré por la integridad de mi trasero :-)
Me parece que como el endocrino del intelecto lea los comentarios a esta entrada tendrá que solicitar su baja para reconvertirse en el “endocrino del sentido común”
Es cierto y no me había fijado en ese detalle, las chicas que posan con bikinis y ropa interior son de una tipología distinta de la que se suelen ver en pasarela.
Esperemos, al menos, que toda esta polémica sirva para algo más que para culpabilizar a las modelos de pasarela: Antes no trabajabas si estabas normal y ahora no trabajas ni estas muy delgada.

 
At 20 septiembre, 2006 17:26, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Gubia.
Me alegra verte por aquí porque tenía que plantearte una duda. Desde hace varios días no puedo conectar con tu bitácora, ¿ocurre algo o es sólo mi torpeza o la de mi ordenador?

Gracias por los piropos que no veas como le suben a uno la moral, si es que eres tan amable siempre conmigo que ay ay ay, ¡¡¡¡te cantaría una bulería!!!
Un metro y ochenta centímetros !?!?!?!?!?!?! Eso es una señora altura. Seguramente es cierto lo que dices pero lo que a mi me ha molestado es esa utilización de las modelos como último eslabón de una cadena en las que ellas son las más débiles. Lo ha dicho muy bien Inde, ellas no tienen capacidad de elegir, al menos las que no son super-famosas, o extrema delgadez o no trabajas. Seguramente es positivo que se invierta esta tendencia y empecemos a ver cuerpos más naturales pero sin esta campaña en contra de las modelos.
Siempre el tiro se lo damos a los más débiles, ¿Qué pasa con los diseñadores? ¿Qué pasa con los organizadores de años y años promoviendo esa imagen antinatural de la mujer? ¿Qué pasa con las publicaciones especializadas? ¿A ellos no los juzgaremos?
Un abrazo

 
At 20 septiembre, 2006 20:49, Blogger Carlos said...

si, son muy buenas esas preguntas. Yo no digo que sean ellas las culpables de su físico, claro que la sociedad es la que marca los estereotipos, y está claro que los diseñadores desean maniquis de zara, pero lo que vengo a revindicar es eso mismo. Es la propaganda de figuras "tipo" a la que miles de jovenes se ven atrapados....
Saludos amigo!

 
At 21 septiembre, 2006 15:50, Blogger Gubia said...

hola Javi, pues si tienes razón en todas tus preguntas y desde luego no son las modelos las cumpables de esto, en todo caso víctimas.
Por cierto mi blog ha desaparecido y no puedo hacer nada para entrar, estoy disgustada y sin saber que hacer.
Un abrazo.

 
At 21 septiembre, 2006 17:42, Blogger gaia56 said...

Escuché estos días a un neurosiquiatra que el límite de masa corporal para considerar la enfermedad la anorexia nerviosa está en 17,5... o sea muy cerca de ese 18 que pusieron como límite en la pasarela Cibeles. De todas formas pienso que la medida es una estrategia comercial más, simplemente eso y claro la salida es la venta de una imagen más saludable..
Estoy con Paula que la belleza es otra cosa más interior y mucho más complicada en este intringulis de mundo que habitamos...
Con lo que me quedé preocupada de veras es con la visita del endocrino intelectual, estoy preparando la estrategia... Jo, yo que ya tengo bastante con mi autocrítica que acallo algunas veces...

 
At 21 septiembre, 2006 17:59, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Carlos.
Seguramente la verdader apuesta tenga que ser de órdago.
¿Qué hacer para que nadie quede atrapado en ess tipología?
Gracias por regresar.

 
At 21 septiembre, 2006 19:14, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Gubia.
Tal vez tu blog haya sido secuestrado por alguna red de duendecillos cibernéticos
:-(

 
At 21 septiembre, 2006 19:16, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Gaia.
Uno de los mejores ejercicios es ejercer la autocrítica, eso nos ayuda a valorar mucho mejor la crítica que viene de fuera.
Un abrazo de ola

 
At 21 septiembre, 2006 21:29, Anonymous Anónimo said...

el tema no me interesa...No lo tengo muy claro para opinar.

Pero...Veo que vas consiguiendo un auntentico foro...¿O se dice Blog?

Ya estas mas cerca Javier.

Enhorabuena, te lo has currrado.

Retruecano

 
At 24 septiembre, 2006 03:52, Blogger Cleo said...

Y qué se ha figurado ese sabihondo doctorcillo?
Máh, finalmente veo que a todos nos ha visitado alguna vez. En mi caso particular (y desde ya pido disculpas por la autorreferencia), la última vez que me visitó, estuve a un tris de bajar la cortina.

La patada en la raja, bien merecida se la tendría!!!

Cariños,

La Reina del Nilo indignada.

 
At 30 septiembre, 2006 22:34, Anonymous lamima said...

El endocrino ese del intelecto debe vivir conmigo, no creas.
En cuanto a lo de Cibeles... el tema es serio. ¿Discriminación?, hasta ahora estaba prohibido desfilar con la talla 40 y, no nos engañemos, las tallas que se quedan para rebajas van siempre por debajo. ¿En que penderá?

 
At 01 octubre, 2006 12:07, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Lamima

Visitar el consultorio médico, también el del endocrino del intelecto, no esta mal de vez en cuando, pero sin abusos.
Más que discriminaciòn, que también, es la injusticia de hacernos ver a las modelos como las culpables.
Por cierto, mi número de la suerte era la semana pasada el 25.26

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home