La curvatura de la córnea

05 agosto 2006

Junto al mar (IV)

Estoy muerto. Me gusta hacer el muerto, pero sólo en el agua.
Estoy con los ojos cerrados, escucho los sonidos acuáticos y respiro con profundidad hasta olvidar mi condición de mamífero.
Estoy en una sosa posición vertical, urbanita y con el agua al cuello. Me encuentro en la piscina.
Estoy con la horizontalidad propia de la vida hídrica, en paralelo al cielo y los dedos de los pies sobresalen del elemento líquido. Me encuentro en el mar.
Estoy sólo a merced del oleaje, navego sin rumbo con todos los músculos relajados y me asusto. Doy un respingo.
Estoy de pie a menos de veinte metros de la playa, junto a una señora con floreado gorro de baño y tras la colchoneta hinchable de un cuarteto de niños chillones.
Estoy empapado, con el agua por las rodillas y recupero mi condición de turista.

Etiquetas:

4 Comments:

At 06 agosto, 2006 09:56, Blogger ana martinez said...

Muy bueno, muy bueno. Me han gustado mucho estas distintas perspectivas de sentir el mar.
Es la descripción de una simbiosis javieradamente marina, que a veces falla un poco, pero que no por ello deja de ser simbiosis, jeje.
Me ha gustado mucho

 
At 06 agosto, 2006 17:17, Blogger Javier López Clemente said...

Hola ana martinez.
¡Javieradamente marina!
Me encanta la expresión.
Esa simbiosis con el mar me cuesta, me cuesta. Siempre entro en él a la defensiva, disfruto pero sin dejarme llevar. Alguna vez nado alocado entre la resaca de las olas que me lleva, me lleva, me lleva hacia dónde no quiero ir. Después tengo que regresar caminado por la playa, cabizbajo, rendido y mamífero.
Jammás podré ser un animal de mar, sólo un visitante a pensión completa con terraza y aire acondicionado.

 
At 06 agosto, 2006 18:35, Blogger Enigmática said...

Me pareció verte flotar sobre el azul, sobre la espuma y las olas que van y vienen...

Me sentí flotando sobre el silencio de las gaviotas, sobre el sonido de la playa, me desperté con la algarabía de la gente, tanta gente que intenta descansar, soy una turista más entre tanta gente y no logro ubicar el desanso, entonces me vuelvo a dormir...

 
At 06 agosto, 2006 19:03, Blogger Javier López Clemente said...

Hola enigmática.
Me viste flotar y sin embargo no viniste a mi vera, ni siquiera a descansar. Olvida las gaviotas, el jolgorio de la gente y el oficio de turistear. No duermas si no es para soñar y nunca te olvides de visitarme en el mar.

Avergonzado y con afecto me descubro ante la poeta.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home