La curvatura de la córnea

13 agosto 2006

Bip, bip

Bip, bip. Lo ignoré aunque ya lo sabía, tendría que levantarme. Bip, bip. Desuní los dedos de las manos, los noventa kilos giraron ciento ochenta grados y abracé la almohada. Bip, bip. Saqué los pinrreles de la cama para mover con gusto los dedos, esta vez de los pies. Bip, bip. Abrí un ojo. Los números rojos del radio reloj despertador registraban las dos y diez. Resté con insomne desesperación, sólo quedaban tres horas para madrugarme y bip, bip. Abrí el otro ojo, ella dormía con la convicción de todos los días, como si fuera una religión, a pierna suelta. Bip, bip. La miré con detenimiento, desde los tobillos hasta el borde del camisón que dejaba desnudas las nalgas de mis deseos. Bip, bip. La habría acariciado hasta que los gemidos hubiesen acallado el bip, bip.
Bip, bip. Por fin me decidí Caminé a oscuras hasta el comedor iluminado por las farolas gigantes del Puente de las Fuentes. Sobre la mesa los discos de Violadores del Verso, Buika y Casa Limón. Bip, bip. Levanté el periódico atrasado del domingo y nada. Bip, bip. Retiré las latas de Ámbar y Ámbar Greeen y nada. Bip, bip. Aparté las cartas de Ibercaja, El Corte Inglés y la invitación de boda de Dani y Vanesa y nada. Bip, bip.
Bip, bip. Allí estaba, sobre el sofá. El muy ladino se camuflaba entre los mandos a distancia de la televisión, el deuvedé y la tedeté. Bip, bip. Lo agarré con desprecio para llevarlo hasta la otra habitación violeta, el sitio donde debería pasar todas las noches, al acogedor lugar entre el monitor Benq y la estación multifunción de hp. Bip, bip. Fue la mano derecha la que sufrió la vibración mientras la izquierda abría la puerta. La luz artificial y el cierzo se colaban ufanos desde la calle. Bip, bip. El segundo temblor desagradó a los dedos y a algún otro resorte porque, en vez de dejarlo en el cargador, lo tiré por la ventana. Antes de perderlo de vista lo pude escuchar por última vez. Bip, bip.

6 Comments:

At 13 agosto, 2006 22:02, Anonymous Anónimo said...

Muy bueno el ritmo que le das con el "bip, bip" haces el tiempo de la accion casi real. Tambien me gusta que des las marcas comerciales de los objetos que aparecen en la narracion.

Detalles que hacen un buen texto.

 
At 13 agosto, 2006 22:02, Anonymous Anónimo said...

Se me ha olvidado, el de antes soy yo.

Retruecano

 
At 14 agosto, 2006 01:18, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Retruécano.
Gracias por los comentarios. Las marcas comerciales entraron en el último momento, justo después de frimar un contrato publicitario con Benq (como el Real Madrid) y con Hewlett-packard... si es que todos tenemos un precio estimado vate.
:-)

 
At 14 agosto, 2006 16:26, Blogger José Antonio Galloso said...

Bien descrita esta situación por la que todos alguna vez hemos pasado.
Saludos

 
At 15 agosto, 2006 10:11, Blogger ana martinez said...

Pues... que quieres que te diga. Me inspira compasión el pobre aparato. ¿Quién te manda dejarlo conectado?... al menos haberlo dejado en silencio, jeje.
Te está bien por despistado.

 
At 15 agosto, 2006 14:17, Blogger Javier López Clemente said...

Hola ana
Bueno... lo cierto es que yo tampoco estoy especialmente orgulloso de esta reacción violenta pero... él me esperaba en la calle con una sonrisa.
:-)

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home