La curvatura de la córnea

06 julio 2006

Primer chapuzón

Primer chapuzón del verano. Hoy he ido a la piscina con mi sobrina de seis años. Se le nota los dos cursos de natación, nunca le tuvo miedo al agua pero ahora serpentea su cuerpecito entre el agua con decisión, fluidez y seguridad.
En muchos gestos me ha recordado a su hermano de hace diez años. Eso si, no le ha gustado las denominaciones de las inmersiones acuáticas y las ha rebautizado con nuevos nombres, a saber: La albondiguilla mediterránea, la croqueta giratoria, la empanadilla de agua, además de las tradicionales bombas, espagueti y panzazo. La energía de su niñez se veía desbordada en su verborrea. No dejaba de hablar, y esto es literal, ni debajo del agua.
Hemos buceado para hacernos burlas y todavía no hemos llegado a pelear porque la pequeña no hace pie en los un metro veinte de la zona menos profunda de la piscina.
El mejor momento ha sido cuando hemos cruzado la piscina a lo largo. Lo hemos hecho juntitos y muy despacio. Paula nadaba al estilo perro, apoyaba su mano en mi hombro cuando se encontraba cansada, recuperaba el aliento y seguía nadando. En cada uno de esos recesos me he sentido muy bien, agustito, feliz, muy feliz. Al llegar a nuestro destino su sonrisa fue deslumbrante y no tengo ni la menor idea como compensar a esta niña por esos instantes que me regala.

Etiquetas:

3 Comments:

At 07 julio, 2006 08:45, Blogger Eva said...

Q bonito! La verdad es que los niños nos guardan momentos imbirrables. Yo difruto una barbaridad con mis tres sobrinos y ahora viene un cuarto en camino!!!

Reconforta en primer baño eh?

Besos y buen fin de semana!

 
At 07 julio, 2006 11:02, Blogger Gubia said...

Tener sobrinos es un regalo, verdad? cada día aprendo cosas nuevas de las ocurrencias de Elena y eso que por la distancia no la veo tanto como me gustaría.
Tenemos suerte de ser TIOS!
Un abrazo.

 
At 07 julio, 2006 13:15, Blogger Javier López Clemente said...

Hola Eva y Gubia.
Me alegra leer vuestros comentarios porque algunas veces me he sentido casi rídiculo de tanto presumir de tio, ya ves, y eso que nosotros no tenemos nada que ver en tener sobrinos delicatesen, jajajajajaja.
Lo he estado pensando y, al fin y al cabo, soy tio desde los siete años, toda una vida de experiencia así que ¡¡¡por fin he encontrado algo de lo que presumir!!! jajqajajajajajajajajajaja
Pues si Eva, el primer baño siempre tiene algo de inicial. Cada año me pregunto, mientras recorró la distancia que va desde la orilla hasta el agua, si habré olvidado nadar

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home