La curvatura de la córnea

15 mayo 2006

Pese a la talla 46

La talla 44 no estaba en la percha.
Se lo dije al tendero y se fue hasta el almacen.
No había talla 44 y me trajo la 42.
Era evidente que aquella prenda tan exigua no me cubría esta tripa de noventa kilos.
No me atrevía a pedirle la 46, que si estaba en tienda.
Fue Migue quien me la trajo.
Aquello era otra cosa, sobre todo porque podía respirar.
Salí del probador convencido de encontrarme con la mirada acerada del dependiente, al contrario, «¿le gusta el pantalón?» me preguntó con amabilidad natural, nada del resabio baboso de algunos dependientes.
Le contesté con un triste "si", cuando me hubiera gustado contarle que tengo una camisa de cuadros marrones que le va espupéndamente, y que voy a ir a la comunión de María hecho un pincel y que..., en fin, que no le dije nada.
Pague con tarjeta y tras la firma me volvió a sonreir.
Una compra de la que he salido muy agustito, pese a la talla 46.

Etiquetas:

6 Comments:

At 16 mayo, 2006 20:19, Blogger Ana C. said...

Hay almas tan grandes que no entran en menos talla. :-)

 
At 16 mayo, 2006 23:02, Blogger Javier López Clemente said...

jajajaja. Muchas gracias por tu amabilidad pero esta cosa que se agranda y que tiene como centro el ombligo...¿es mi alma?
Dios mio, ya sabía que tantas pirolas en la clase de religión me acabaría costando caro. :-)

 
At 17 mayo, 2006 01:13, Blogger Ana C. said...

Esa cosa de la que hablas es la curvatura de la felicidad, ¿o crees que sólo la tiene la córnea?

 
At 17 mayo, 2006 11:40, Blogger Javier López Clemente said...

Ya veo que tu afición por estrujar las palabras esta en plena forma
:-)
Lo de la curva, que no curvatura jejejeje, de la felicidad creo que es un mito, una leyenda, la peor excusa que he escuchado.
La forma geométrica ahí esta pero no creo que la produzca la felicidad.
La felicidad yo la conozco a raíz de otras curvas por las que derrapo y de las que no me olvido, ya sabes, ejem, las curvas.

 
At 17 mayo, 2006 21:21, Blogger Gubia said...

Curvas, curvas, curvas..las mías han aumentado estos días y no precisamente donde más favorecen... habrá que poner remedio a esto sin prisa pero sin pausa. Las curvas que más me interesan ahora son las que enmarcan unos ojos al sonreir, esas pequeñas arrugas curvadas, esas no deben desaparecer, yo lo he prometido y espero que tú también.
Viva la talla XXL en curvas sinuosas de alegría. Besos!

 
At 18 mayo, 2006 16:38, Blogger Javier López Clemente said...

Prometo entrenar mis curvas sonrientes :-)
Gracias Gubia

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home