La curvatura de la córnea

08 mayo 2006

Interrogarme

La Agencia Tributaria envió el borrador de la declaración de la renta con la presteza de los tiempos informáticos, con la misma celeridad y vía Internet formalicé mi conformidad con las cuentas que la Administración me proponía.
Eso fue hace más de una semana y ayer me dispuse a guardar los documentos en el archivador de papeles, facturas y demás zarandajas administrativas. Abrí el armario de dos puertas. Allí estaba. La carpeta de plástico verde tentó a mis manos que, temblando desde las muñecas hasta las yemas de los dedos, se aproximó hasta rozarla. Fue un leve segundo o alguna de sus fracciones. Escuché perfectamente como los folios allí contenidos me susurraban desde las riberas del Shuma, las laderas del Mesei y la carpa del Circo Mangani.
Quizá sea una locura pero sentí como todos los personajes que abandoné hace meses reclamaban mi la atención que durante largo tiempo no les he prestado, me suplicaban que finalizará su historia.
No sé que hacer. Los documentos fiscales se han quedado sin archivar, soy incapaz de volver a abrir las puertas del armario por temor a encontrarme con Zacarías, con Doña Rafaela o con Ataulfo y me preguntó… ¿estaré preparado para retomar esa historia? ¿Podré llegar hasta el final de una puñetera vez pasando por encima de todos mis estúpidos miedos? Aunque sería más correcto interrogarme sobre si seré capaz, más que de terminarla, de empezar.

Etiquetas:

4 Comments:

At 10 mayo, 2006 02:41, Blogger Ana C. said...

Hmmmmmm puedes empezar por el final.

 
At 10 mayo, 2006 11:30, Blogger Javier López Clemente said...

Pocría, querida Ana C, podria pero, no sé, me parece una pequeña traición porque ¿qué pasa si durante el desarrollo de la historia el final deriva hacia un lugar diferente del que yo he soñado?

 
At 11 mayo, 2006 01:20, Anonymous Anónimo said...

Lo importante es escribir, porque hay algo que contar y sobre todo algo que aprender. Pero los personajes también tienen vida propia y te llevan hacia un destino. ¿Es el tuyo? ¡¡Ah!!
Agustín

 
At 11 mayo, 2006 22:47, Blogger Javier López Clemente said...

Hola de nuevo Agustín.
Es cierto, y a veces lo olvido, lo importante es escribir.
Lo olvido seguramente porque me dejo agobiar demasiado pronto por lo que sueño, eso que esta tan lejano de las primeras líneas que consigo escribir, entonces debería comenzar el reto: Lo importante es escribir.
Gracias por la visita y el comentario.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home